FICHA

Título original Provent Innocent
Título en España: Proven Innocent
Temporadas: 1 (13 episodios)
Duración episodio: 42 minutos.
Año: 2019
Temática: drama
Subgénero: judicial
Nacionalidad: EEUU
Resumen: Una abogado hija del presidente de los EEUU es obligada a ponerse al frente de un organismo dedicado a revisar casos judiciales en los que existe la posibilidad de que se haya producido un error en la sentencia. Inicialmente, la abogada no está muy interesada pero se compromete por la presión del fiscal y de su madre a comprometerse. Termina ganada por la causa demostrando la inocencia de los casos que asume.
Actores: Vincent Kartheiser, Riley Smith, Rachelle Lefevre, Russell Hornsby, Nikki M. James, Kelsey Grammer, Caitlin Mehner, Candice Coke, Catherine Lidstone, Casey Tutton, Tiffany Dupont, Laurie Holden, David Alpay, Ben Marten, Jeffrey Nordling,
Lo mejor: Es una serie llevadera, rápida y entretenida.
Lo peor: No aporta gran cosa al género y los diálogos son tópicos e incluso sentimentaloides.
Lo más curioso
: La serie fue creada por David Elliot
¿Cómo verlo?: Se estrenó en Fox en junio de 2019. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 7

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE (Amazon Prime)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Fox, España)

WEB OFICIAL (Fox, EEUU)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre PROVEN INNOCENT

Las series de abogados son los que son, como las series policíacas, el interés deriva de tres factores: la historia en sí misma, la forma en la que se cuenta y el perfil de los personajes. Cuando estos tres elementos se conjugan, puede tratarse, incluso de una buena serie. Aunque lo normal es que falle alguno de los mismos. Así puede ocurrir que la historia esté “mal contada”, poco importará que los otros dos elementos rocen la perfección: el resultado será mediocre. O puede ocurrir que los casos tratados sean irrelevantes. En el caso de Proven Innocent, el problema es que la historia está “bien contada”, pero los perfiles de los personajes son increíbles y las historias no destacan precisamente por su originalidad.

Los dos primeros son los emblemáticos y, a partir del tercero, se nos encarrila por lo que será el resto de la serie. “Maddie Scott”, la hija de un improbable presidente de los EEUU es “cogida en falta” y detenida consumiendo cocaína. Un amigo, el fiscal de Nueva York y la madre de “Maddie”, le presionan para que acepte el cargo de dirigir una oficina vinculada a la fiscalía en la que se revisarán casos en los que se ha podido producir un error judicial. La chica no solamente no está muy convencida, sino que, inicialmente, se comporta de manera arisca y díscola con sus subordinados: ni le interesa el cargo, ni su nueva responsabilidad. Sin embargo, lo asumirá y, poco a poco, se sentirá ganada por su causa, no tanto para demostrar la inocencia de los casos que acepta revisar, sino por competir con su madre y con el fiscal. Por otra parte, en su pasado hay algo que le incita a participar en esta aventura judicial: ella misma había sido declarada “falsa culpable” y tuvo que luchar para reivindicar su nombre y exonerarse de responsabilidades.

La serie recibió buenas críticas, pero no pareció interesar mucho al público. Quizás sea por saturación de series sobre abogados y casos judiciales, pero también se debió a que los diálogos son flojos, las situaciones -empezando por los presupuestos de partida de la serie- son débiles y poco creíbles y los casos presentados en cada episodio, no particularmente elaborados.

La protagonista, Rachelle Lefevre, actriz canadiense, que estrenó su carrera en la Saga Crepúsculo y ha protagonizado La Cúpula y Cómo conocí a vuestra madre, hace un buen papel -simpático cuando es necesario y cínico en otros momentos- pero al servicio de un guion poco elaborado. La serie tuvo, prácticamente, un director por capítulo, pero siempre el mismo equipo de guionización, con lo que, salvo los capítulos iniciales, el resto de la serie es bastante similar. Salvo los dos últimos episodios, primera y segunda parte del mismo caso, el resto son autoconcluidos.

No es una serie excepcional, pero gracias al montaje y al dinamismo que se le ha impreso, con cambios continuos de escenarios, escenas cortas, se olvida que los diálogos oscilan entre lo cursi y lo sensiblero y nos muestra a un estilo de abogados que dudamos mucho que exista en EEUU. Serie de circunstancias, de las que pueden verse, a falta de otro producto. Su duración, contribuye a que sea fácil de ver e, incluso, nos entretenga. Fue emitida por la Fox y actualmente puede encontrarse con facilidad mediante programas de intercambio de archivos.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).