FICHA

Título original The Sleepers
Título en España: The Sleepers
Temporadas: 1 (6 episodios)
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 2019
Temática: espionaje
Subgénero: fin guerra fría
Resumen: Una pareja checoslovaca que reside en Londres desde 1977 vuelve a Praga en el momento en el que se está desencadenando la “revolución de terciopelo” que acabará con el régimen comunista. Poco después de llegar, el marido desaparece y la mujer es arrollada por un automóvil. La policía no parece interesarse por el caso, así que la mujer pude ayuda a la embajada británica. Pronto se desvela que detrás de la desaparición existe un peligroso juego de espionaje.
Actores: Tatiana Pauhofová, Ivan G’Vera, Daniela Hirsh, Roy McCrerey, David Nykl, Hattie Morahan, James Beaumont, Kristýna Podzimková, Jan Vlasák, Lenka Vlasáková, Martin Hofmann, Jevgenij Libeznuk, Martin Mysicka, Tomás Jerábek, Jirí Strébl, Martin Huba, Lubomír Paulovic
Lo mejor: la actriz Tatiana Pauhopfová destaca por la calidad de su interpretación
Lo peor: algunos encuadres políticos pasan con excesiva rapidez para que el espectador no informado sobre como fue la “revolución de terciopelo” los pueda advertir.
Lo más curioso
: está filmada casi íntegramente en Praga con algunos tomas realizadas en Londres
¿Cómo verlo?: Puede verse a través de HBO desde el 17 de noviembre de 2019, o bien obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 9

PROMO (VOS en inglés)

PROMO (VOSE)

PROMO (en checo)

PROMO (en checo)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL

WEB OFICIAL

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre THE SLEEPERS

Muchos son los thrillers sobre la Guerra Fría, pero muy pocos los producidos en países que en aquellos momentos formaban parte del campo soviético y muchos menos los que se ambientan en un momento concreto del final de aquel conflicto larvado que duró 40 años. Por eso, la serie The Sleepers es digna de atención: ha sido producida en Chequia y nos sitúa en los momentos previos al final del régimen comunista instaurado en Praga, el mismo lugar, donde, en 1948, se había iniciado oficialmente el conflicto con la toma del poder por los comunistas mediante un golpe de Estado.

The Sleepers nos muestra a una pareja checoslovaca residente en Londres. Han progresado: él como analista al servicio del Ministerio de Exteriores, especializado en temática soviética y ella como violinista clásica. Su vida reside sin problemas en la capital británica. Él se ha hecho a la idea de que no volverán nunca a su país y que los sucesos que está comentando la prensa sobre la inestabilidad en los países del Este no terminará con la instauración de un régimen democrático. Sin embargo, son autorizados, gracias a la gestión de un funcionario, a realizar un viaje a su país. Poco después de llegar ella sufre un accidente de tráfico y él desaparece. Cuando se restablezca, percibirá desinterés en la policía por aclarar lo que ha ocurrido y conoce que el caso de la desaparición ha sido entregado a otro organismo de seguridad. Al pedir ayuda a la embajada británica, una funcionaria le requisa el pasaporte. Encontrará ayuda en el funcionario que ha facilitado su viaje (una especie de James Bond auténtico, con aspecto de pequeño burgués inofensivo). Pronto se desvela que el marido estaba implicado en algún tipo de actividades clandestinas de las que su esposa es completamente ajena. Espionaje, sin duda, pero ¿al servicio de quién?

Nos equivocaríamos si considerásemos que se trata de una serie de espionaje clásico. De hecho, nada en ella es convencional en este tipo de temáticas. Cuando la serie llega al ecuador nos sentimos sorprendidos y confundidos sobre la temática que se orienta en una dirección diferente a la que habíamos pensado en el primer capítulo y consigue mantener el interés hasta la última toma.

La serie se desarrolla en varios momentos: mediante algunos flash-backs, sabemos que el marido, era un disidente y que resulta golpeado por un policía durante una reunión de intelectuales que discutían sobre la “Carta de los 77” con el que se reagrupó la disidencia en torno a Vaclav Havel a mediados de la década de los setenta. Otro flash-back nos escenificará la fuga por la frontera, en la que la pareja resulta tiroteada. La alternancia entre distintos momentos de los años 70 y la actualidad en la que se sitúa la trama (el otoño de 1989), lejos de romper la trama, contribuye a hacerla excepcionalmente ágil y dinámica.

Cuando vimos Wasteland (Pustina) ya advertimos sobre la perfección a la que había llegado el cine checo. Esta otra serie ha corrido a cargo, precisamente, del mismo director, Ivan Zachariás que ha participado también en la guionización, junto a Ondrej Gabriel. El resultado ha sido una serie que se hubiera podido prolongar por espacio de dos episodios más y que quizás hubiera servido para explicar más detenidamente qué fue lo que ocurrió en Praga entre la invasión soviética que puso fin a la “primavera de Praga”, la disidencia interior durante esos años, y el final del régimen comunista. Sin embargo, los guionistas remiten al espectador interesado a Wikipedia, con el agravante de que, si desconoce lo que ocurrió en aquellos años, se le escaparán algunas menciones y parte del contexto general en el que discurre la trama. Esta es la mínima objeción que se puede poner a esta serie, brillante, entretenida e inesperada -excelente, por tanto- en su conjunto.

El ambiente de Praga en aquellos años es reconstruido con fidelidad e incluso, en algunos encuadres, se pueden ver los monumentos más representativos de la ciudad, a lo lejos y envueltos en una sugerente bruma.

Una serie que encandilará a los amantes de los thrillers de espionaje y a los amantes de series y películas sobre la Guerra Fría. Pero la serie, como todas las que rozan la perfección, gustará a un amplio espectro de público, especialmente a los más exigentes, hartos de ver morralla, incluso en canales de pago y en plataformas en streamming. Hay que alabar, el que HBO, a diferencia de Netflix, sea particularmente selectivo con lo que va introduciendo en su catálogo. Esta serie, a la que prácticamente no se le ha hecho publicidad y de la que solamente sabíamos que se estrenaba internacionalmente el 17 de noviembre, es de las que dará que hablar y dejará huella.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).