FICHA

Título original Mrs. Fletcher
Título en España: Mrs. Flechet
Temporadas: 1 (7 episodios)
Duración episodio: 30 minutos.
Año: 2019
Temática: comedia
Subgénero: problemas modernidad
Resumen: Una madre madura que dirige un geriátrico, divorciada, llega a la edad en la que su hijo debe irse a la universidad. Se trata de un muchacho bastante frívolo que ha practica bullyng con algún compañero y que nota que la universidad es otro ambiente completamente diferente. La madre, al verse sola, siente como revive en ella la necesidad de buscar compañía masculina y eso da lugar a situaciones inesperadas
Actores: Kathryn Hahn, Jen Richards, Owen Teague, Jackson White, Casey Wilson, Domenick Lombardozzi, Erica Nicole Lance, Jasmine Cephas-Jones, Rory Knox, Danny Marin, Kelly Lamor Wilson, Rashad Edwards, Gage Banister, Sallie Bieterman, Cameron Boyce, Melanie Brook, Brian J. Carter, Jim Cleary
Lo mejor: Una visión de la condición femenina alejada de los tópicos del feminismo.
Lo peor:
Lo más curioso
: Se basa en una novela de Tom Perrotta que, ha sido también el guionista y director de la serie.
¿Cómo verlo?: En HBO desde el 28 de octubre de 2019. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 8,5

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (VOSE)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL

WEB OFICIAL

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre MRS. FLETCHER

La serie Vida perfecta nos dejó un sabor entre falso y amargo: abreviando, lo que debía ser el “retrato de una generación” de mujeres, quedó como un churro. Lo que nos presenta Mrs. Fletcher, es un cuadro mucho más afinado y realista de esa misma generación. Los problemas de la mujer moderna de este primer cuarto del siglo XXI, están descritos con una precisión detallista, sin caídas en desvaríos feministas, ni en ideologías de género.

La serie nos presenta a una madre con un hijo terminando sus estudios en el bachillerato, en ese momento en el que va a abandonar la casa para estudiar en la universidad y residir en un Colegio Mayor. Es una mujer divorciada, de buen ver, directora de una residencia geriátrica que hasta ese momento, cuando no ha estado trabajando, ha estado al frente del hogar, sustituyendo a un padre huidizo y poco responsable que lleva años alejado de la familia. El hijo, a todo esto, es un tipo bastante desaprensivo que ha practicado bullyng con algunos compañeros de clase y que ha hecho del sexo su único objetivo en la vida. Pero, al llegar a la universidad, todo ese mundo del instituto que él conocía bien y en la que era respetado se derrumba y pasa a otra realidad en la que le faltan recursos para seducir a compañeras. La madre, por su parte, está presa de sus fantasmas: tiene una vida sexual que se interrumpió tras el divorcio. Ahora que su hijo se ha ido, sola en su casa, empieza a tener fantasías y, sobre todo, necesidades sexuales. Realiza un curso de escritura creativa y eso le permite conocer a hombres de muy diversas edades, entre ellas a un joven de la misma edad de su hijo y… que había sido objeto de bullyng por parte de éste.

Este punto de partida, aparentemente intimista, es utilizado por Tom Perrotta para componer un retrato de la mentalidad femenina y, más en concreto, de una mujer madura en nuestra época. Lo logra con creces y lo hace de manera descarnada, pero sin concesiones a la corrección política ni a las limitaciones dogmáticas impuestas por las ideologías de género. Otro aspecto importante de la serie es la relación madre-hijo, interesante, sobre todo si tenemos en cuanta que el hijo tiene una personalidad conflictiva que la madre se niega a ver.

El resultado es una comedia -más bien, una tragicomedia- agradable, intensa, fácil de ver y en la que lo único que podemos lamentar es el cuentagotas semanas con que la sirve HBO. Es, en cualquier caso, un trabajo convincente y bien articulado cuya responsabilidad íntegra radica en Perrotta que, además de creador, asume la producción ejecutiva.

Ahora bien, esta serie no habría dado el mismo resultado de ser otra la protagonista: el casting debió buscar a una actriz madura, atractiva, pero no espectacular, y que, sobre todo, dominara el oficio. Lo encontró en Kathrym Hahn, de 45 años, cuyo rostro empezó a ser familiar en televisión a partir de su intervención en Crossing Jordan. Desde entonces ha protagonizado dos docenas de filmes, algunos de ellos relevantes (Revolutionary Road en 2008, Spider-Man: un nuevo universo en 2018, etc, etc) y series como I Love Dick (en la que aparece el tema de las fantasías eróticas en la madures) y otras muchas no estrenadas en España. Lo menos que puede decirse de ella es que conoce el oficio y el papel le viene como un guante.

Si no le hemos dado el sobresaliente a Mrs. Fletcher es porque algunos de sus elementos (especialmente, la fotografía) están poco trabajados y aparecen como rutinarios. También, algún papel secundario (las amigas de la protagonista) debería haber tenido mayor rigor y protagonismo. Todo esto no quita para que consideremos que esta serie consigue componer un fresco bien acabado, agradable de ver, entretenido, con giros humorísticos no exentos de amargura y con ribetes de tragedia griega, es decir, de explotación de las contradicciones entre caracteres y de los dramas interiores de los personajes.

Gustará a un público muy amplio, tanto masculino como femenino, si bien interesará particularmente a las mujeres (o a quienes aspiren a conocer a la mentalidad femenina).

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).