FICHA

Título original: Prodigal Son
Título en España: Prodigal Son
Temporadas: 1 (8 episodios)
Duración episodio:  minutos.
Año: 2019
Temática: crímenes
Subgénero: asesinos en serie
Resumen: Un especialista en elaborar perfiles del FBI es expulsado de la agencia al dudarse de su estabilidad emocional. Es contratado por la policía de Nueva York e integrado en una unidad en la que nadie conoce su pasado, salvo su jefe: en efecto, se trata del hijo de un famoso asesino en serie que permanece encarcelado y que intenta reconstruir las relaciones con su hijo ayudándole en la resolución de los casos.
Actores: Michael Sheen, Tom Payne, Keiko Agena, Giuseppe Ardizzone, Kenya Brome, Karan Choudhary, Matthew Greer, Frank Harts, Shaw Jones, Ed Moran, Aurora Perrineau, Lou Diamond Phillips, Halston Sage, Brette Taylor, Deborah Unger, Dan Verkman, Lauren Yaffe, Bellamy Young
Lo mejor: las interpretaciones de los dos protagonistas.
Lo peor: algunos de los casos en los que se centra cada episodio son flojos.
Lo más curioso
: La serie completa constará de 22 episodios.
¿Cómo verlo?: Se estrenó el 21 de octubre de 2019 en el canal TNT. Puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 8

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE (TNT, anulada)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (TNT – España)

WEB OFICIAL (FOX – EEUU)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre PRODIGAL SON

Resulta un misterio el por qué las cadenas traducen unos títulos y otros no. Este, por ejemplo, hubiera valido la pena oírlo, o bien en castellano (ya que el canal TNT ofreció una traducción), o bien en versión original subtitulada. Pero el título en inglés y la versión en castellano parece, en cualquier caso, contradictorio.

Preciosismos aparte, lo cierto es que esta serie tiene un punto de originalidad, pero no es totalmente original. Imaginemos que el doctor Anibal Lecter tuviera familia e imaginemos que necesita ver a su hijo para sentirse bien, de la misma forma que Lecter le ponía ver a la agente Clarice Sterling. Imaginemos, finalmente, que a Lecter, las autoridades penitenciarias lo mantienen encerrado en una prisión psiquiátrica, pero, al mismo tiempo, se le permite tener un consultorio psiquiátrico en la celda… Pues bien, esto es una parte de lo que vamos a ver en esta serie, Prodigal Son, que debería haber sido El hijo pródigo.

La trama es, por supuesto, mucho más completa y, en el fondo, termina siendo una serie policíaca “procedimental” con un hilo conductor constituido por el protagonista -un joven psicólogo que trabaja para el PDNY y la relación con su padre, el psiquiatra asesino en serie encarcela.

La serie arranca con el despido del FBI un psicólogo criminalista, especializado en la elaboración de perfiles. Juzgan que es inestable desde el punto de vista psicológico, debido a su pasado. En efecto, es hijo de un asesino en serie que lleva veinte años encarcelado, en otro tiempo un respetado y prominente psiquiatra millonario. El policía que realizó la detención, ahora ascendido a responsable de la unidad de crímenes del Departamento de Policía de Nueva York, lo contrata y lo integra en un equipo cuyos miembros ignoran su pasado y de quién es hijo. Él, por su parte, sufre terrores nocturnos, se medica y sigue estando bajo la presión psicológica de la figura paterna. Incluso, en ocasiones, se ve obligado a realizar acciones que parecen desmesuradas o poco admisibles (corta de un hachazo la mano a alguien que corre el riesgo de que le estalle una bomba bajo la silla a la que está encadenado, o arroja por la azotea a un psicótico sabiendo que unos metros más abajo caerá sobre una terraza). Inicialmente, sus compañeros desconfían de él, cuando conocen su pasado y solamente logra sintonizar con la forense. Sin embargo, poco a poco, se va integrando en el grupo. Su padre le ayuda a resolver los casos en los que está trabajando y esto hace que vuelva a frecuentarlo en la prisión psiquiátrica. Su madre, se opone a esta relación, mientras que su hermana empieza a trabajar como corresponsal de televisión. El joven intenta recordar algunos extremos de su infancia en los que conoció que su padre era un asesino. Poco a poco, su memoria se va aclarando.

Lo más destacable de la serie es el estudio psicológico de los cuatro personajes que componen la familia, es especial, la relación padre-hijo y madre-hijo. Los papeles principales corren a cargo de Tom Payne y de Michael Sheen, elegidos sin duda, por la similitud de sus miradas. En efecto, ambos son capaces de sugerir locura con sus ojos. A Payne lo hemos vitos en buena parte de The Walking Dead, mientras que Michael Sheen filmó la temporada anterior Masters of sex y Good Omens. Lou Diamond Phillips (que ha envejecido bien desde La Bamba, 1987) encarna el papel de jefe del grupo de homicidios.

El tono de la serie no es homogéneo. En ocasiones oscila entre lo dramático y el humor, llegando incluso a situaciones grotescas. La combinación alcanza algunos momentos notables y suele tener interés, especialmente por las interpretaciones y el filón argumental implícito en las relaciones entre la familia del asesino en serie. El resto tiene ya un tono menor (los casos que se investiga en cada episodio no son particularmente elaborados y se diría que existen solamente como telón de fondo para el estudio psicológico de los protagonistas). Por eso la serie debe contentarse con un notable.

Gustará, sobre todo, a amantes de las series desenfadadas con personajes atípicos, a los que disfruten con tramas psicológicas y a los amantes de los planteamientos imaginativos (aunque no completamente originales).

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).