FICHA

Título original Dollhouse
Título en España: Dollhouse
Temporadas: 2 (26 episodios)
Duración episodio: 50 minutos.
Año: 2009-2010
Temática: acción
Subgénero: thriller
Resumen: Una empresa privada de seguridad y tecnología pone al servicio de los clientes que puedan pagarlos unos «activos» o «muñecos» a los que se les ha borrado la memoria de su personalidad y se han insertado recuerdos y capacidades adaptadas para la misión que deben realizar. Luego se les vuelven a borrar los recuerdos. Un agente del FBI sospecha de la empresa y está decidido a investigarla.
Actores: Eliza Dushku, Olivia Williams, Harry Lennix, Tahmoh Penikett, Fran Kranz, Enver Gjokaj, Dichen Lachman, Amy Acker, Miracle Laurie, Reed Diamond, Liza Lapira, Summer Glau, Alan Tudyk, Keith Carradine, Mark Sheppard, Alexis Denisof, Felicia Day, Patton Oswalt
Lo mejor: las actuaciones de Eliza Dushku y de Olivia Williams
Lo peor: los primeros episodios son más flojos que los que les siguen
Lo más curioso
: La serie fue clausurada por falta de audiencia.
¿Cómo verlo?: Fue emitida por el canal Fox poco después de su estreno y, posteriormente, por La Cuatro. Actualmente se puede obtener comprando el DVD o mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 7

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en castellano)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL

WEB OFICIAL

COMPRAR DVD

Lo menos que puede decirse sobre DOLLHOUSE

El productor de esta serie dijo que la Fox se desinteresó por la misma cinco minutos después de haberla adquirido. No era raro que se cancelase cuando se estaba filmando la segunda temporada. La serie se filmó entre 2009 y 2010 y tuvo escasa audiencia. Su problema era que era difícil, en aquella época marcada por una crisis económica sin precedentes, promover un producto ecléctico que tenía algo de ciencia ficción, otro tanto de serie de superagentes, algo de temática policial e incluso de romanticismo. No era un mal producto, pero la crítica no lo apreció y la audiencia tenía cosas mucho más urgentes en las que pensar, así que ha quedado en la “nube” destinada a convertirse en serie de culto, o no, en las próximas décadas.

Dollhouse, literalmente, la Casa de Muñecas, es una instalación privada, propiedad de una corporación especializada en investigación científica sobre el cerebro y en aplicar sus hallazgos al sector de la seguridad. La empresa se dedica a borrar las personalidades de los “activos” (o “muñecos”), insertándoles otras adaptadas a los trabajos para los que se les requiere. El “muñeco” es un individuo ingenuo, que no tiene una conciencia exacta de lo que le está ocurriendo, asume una terapia en la que se le insertan recuerdos y habilidades propias de la especialidad para la que se le requiere y una vez completada la misión, se le borra cualquier vestigio de esa personalidad provisional, volviendo a su primitiva ingenuidad. Pero uno de estos sujetos, “Echo” (Eliza Dushku), tiene flashes repentinos de su memoria original y empieza a plantearse problemas de personalidad e intentar comprender que está haciendo en la Dollhouse. En aquel lugar, otros dos “muñecos”, “Sierra” (Dichen Lachman) y “Victor” (Enver Gjokaj), implacables e inmisericordes están incluidos como compañeros de “Echo). A pesar de que la iniciativa es legal y cuenta con todos los permisos del gobierno -reciben “pedidos” para intervenir en casos de secuestro y ante determinados delitos-, la Dollhouse es clandestina y secreta. Un agente del FBI ha oído rumores sobre la organización y se plantea de dónde han salido originariamente los “activos” o “muñecos”, llegando a la conclusión de que se trata de jóvenes que fueron secuestrados.

La serie fue, en su momento, una de las primeras series de “síntesis” de géneros (algo que en los años sucesivos se ha convertido en una práctica habitual de los guionistas). Tiene una buena estética, dosis razonables de acción, está correctamente interpretada por una protagonista que es fría y distante en su trabajo, eficaz e implacable, pero que, cuando se le resta su memoria “laboral” y vuelve a su pureza originaria, resulta ingenua y frágil. No es, por tanto, un papel fácil de asumir, pero Eliza Dushku consigue sacarlo adelante. Es una veterana que empezó su carrera televisiva en Buffy Cazavampiros, siguió con Angel, ha aparecido en algún episodio de otras series (como en The Big Bang Theory) y últimamente la hemos visto en Bull. Igualmente brillante está Olivia Williams en su papel de directora de operaciones de la Dollhouse.

Desde el punto de vista formal, se trata de una serie correcta. El problema es que el primer episodio no deja entrever completamente los giros que va a tener la serie en los siguientes. Hace falta ir avanzando para terminar enganchado a las sorpresas que van en aumento. Si fuera por la segunda temporada, la serie rozaría el sobresaliente, pero en los primeros episodios, falta convicción y decisión en el equipo y especialmente en los guionistas que todavía no parecen tener muy claro hacia donde puede evolucionar.

En cualquier caso, es una serie en el que todos los aficionados al espionaje, la ciencia ficción, la acción, el género policíaco, el drama psicológico e incluso el romanticismo, encontrarán algo que les interese. Se trata, como mínimo, de una serie que resulta entretenida para un público muy amplio. El problema fue que, en su momento, los equipos de marketing de la Fox todavía no tenían muy claro cómo podían presentar este producto para que fuera aceptado por la audiencia afectada por una crisis económica sin precedentes.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).