FICHA

Título original: The InBESTigators
Título en España: The InBESTigators
Temporadas: 1 (10 episodios)
Duración episodio: 30 minutos.
Año: 2019
Temática: juvenil
Subgénero: intriga
Resumen: Cuatro niños forman una “agencia de investigaciones” que recibe encargos de sus compañeros de clase e incluso del profesorado para investigar misterios que ocurren en la escuela. En cada episodio, el deportista, la cotilla, la émula de Sherlock Holmes y el interesado, resuelven dos “casos”.
Actores: Abby Bergman, Anna Cooke, Aston Droomer, Jamil Smyth-Secka, James Saunders, Maria Angelico, Hannah Johnston, Clarke Richard, Madeleine Jevic, Eliza Ong, Soraya Briggs, Heidi Arena, Matilda Hardwick,
Lo mejor: el concepto absolutamente original y efectivo.
Lo peor: alguna lección moral poco convincente.
Lo más curioso
: Es una creación de la televisión australiana transmitido por la ABC en aquella isla y por Netflix internacionalmente.
¿Cómo verlo?: Se lanzó internacionalmente a través de Netflix el 21 de junio de 2019

Puntuación: 8,5

PROMO (en inglés)

PROMO (sobre los actores, en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (2ª Temporada, en inglés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Netflix)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Netflix)

WEB OFICIAL (ABC, en inglés)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre The InBESTigators

Reconocemos que esta serie nos pasó desapercibida el día del estreno. Es difícil encontrar una serie protagonizada por niños que pueda interesar a un público adulto. La revelación vino en el momento en el que decidimos verla, casi de manera obligada. La serie es una de tantas que aparecen entremezcladas con material de relleno en los streamming e impiden apreciar su genialidad. Porque, ante todo, esta serie es una buena idea; luego, está bien realizada e incluso es ingeniosa en los “casos” a resolver. Finalmente, porque los trabajos de los actores -todos ellos niños de edades comprendidas entre los 10 y los 11 años- se muestran convincentes.

Estamos en un colegio australiano. Un niño, “Ezra Banks” conoce a una nueva alumna del centro, “Maudie Miller”. Se trata de dos niños con una inteligencia superior a la media. Ella es un cerebro deductivo y él un creativo al que le preocupan las cuestiones prácticas. Entre ambos deciden crear una “agencia de detectives”, The Inbestigators. Pronto se les unen otros dos niños, “Ava”, la habitual cotilla de su edad, y “Kyle”, deportista, grandote y poco dotado para el estudio, pero si para el esfuerzo físico. Entre los cuatro componen un equipo en el que están presentes todos los elementos para que la iniciativa sea un éxito. Y lo es. Pronto empiezan a resolver casos misteriosos que se dan en el propio colegio. Incluso hay alumnos dispuestos a pagar para que se les resuelva algún misterio en el que ellos han salido perjudicados. Tal es la temática.

Si bien la idea no es original del todo (ha habido varios precedentes de adolescentes interesados por la investigación) lo original es la puesta en práctica: casos que tardan no más de 15 minutos en resolverse, agrupados en dos por episodio. Apenas hay tiempo para descansar. Se obliga al espectador a fijar la atención por que todos los detalles y cualquier gesto es fundamental para deducir el final. La serie destila ingenio y buen hacer de los guionistas.

¿Puede ser interesante para los adultos? Si, a la vista de otras ofertas que nos ofrece el mismos streamming y que resultan mucho más inmaduras que esta serie infantil. Hay ingenuidad en los “casos” investigados, pero también humor, comicidad y sorpresas. La realización es buena y el montaje dinámico y pensado para mantener la atención de quien lo vea. Imposible perderse 10 segundos, sin correr el riesgo de no entender el final. La serie, por tanto, tiene, incluso, un contenido didáctico inherente a su montaje: enseñar a los niños algo tan sencillo y que debería enseñarse en la escuela: ser capaces de mantener la atención, al menos, durante los 15 minutos que tarda en resolverse un caso.

La serie es australiana. Si Netflix se ha interesado por ella y la ha lanzado mundialmente, es porque responde a sus estándares “multiculturales”: en efecto, en la clase a la que pertenecen los protagonistas, están presentes todas las razas del mundo. Sin embargo, la serie podría ser acusada de favorecer “arquetipos racistas y sexistas”: abundan las alusiones a la diferenciación entre niños y niñas, el niño de color aparece como el menos dotado intelectualmente y el más fuerte y deportista, la niña anglosajona como la inteligente del grupo y el niño asiático asume el papel de cerebro práctico y aplicativo. Así mismo, otra niña es la cotilla oficial y los niños expresan a veces su alejamiento del otro sexo. Pero, incluso, en este terreno, todo es ingenuo, en absoluto ofensivo y bien articulado.

Serie para que padres e hijos vean al unísono. O para aquellos adultos que quieren recordar el mundo de la infancia. O también para los fanáticos de las series de intriga que quien ver un golpe de tuerca más impreso por la imaginación de los guionistas. La serie es bastante equilibrada, así que cualquier episodio es bueno para decidir si verla o no. Además, la brevedad de los casos, ayuda más a decidir.

 (SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).