FICHA

Título original: All American
Título en España: All American
Temporadas: 2 (32 episodios)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2019
Temática: drama
Subgénero: deporte
Resumen:  Un joven de clase media negra es captado por un descubridor de talentos en un instituto de provincias y le convence para que se traslade al instituto Berverly Hills, para iniciar allí una carrera en el fútbol americano. Sin embargo, desde el principio, la aventura se convierte en una lucha para superar obstáculos, el primero de los cuales es la actitud de sus compañeros.
Actores: Taye Diggs, Daniel Ezra, Jordan Belfi, Bre-z, Cody Christian, Briana Lane, Samantha Logan, Monet Mazur, Greta Onieogou, Karimah Westbrook, Emily Levine, Hunter Clowdus, Danielle Campbell, Sachie Alessio, Bayley Corman, Judy Kain, Chase Kim, Ivan Leung
Lo mejor: el protagonismo dado a los personajes afroamericanos.
Lo peor: ese mismo protagonismo es incomprensible en un instituto de de Beverly Hills
Lo más curioso
: La serie renovó para una segunda temporada que se estrenó el pasado 7 de octubre de 2019
¿Cómo verlo?: En HBO desde el 7 de octubre de 2019, puede obtenerse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 6

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (HBO)

COMPRAR SERIE (Amazon Prime)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (HBO)

WEB OFICIAL (CWTV, en inglés)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre ALL AMERICAN

En los EEUU se está registrando un intento por igualar las cuotas étnicas en televisión. Como se sabe, hasta ahora, existían series “de negros” y “de blancos”, de la misma forma que existía una música para “negros” (rap, hip-hop) y otra para blancos (country, rock). Nunca como ahora, los grupos étnicos en los EEUU han estado tan segmentados (y no olvidemos que otro tanto puede decirse de hispanos y asiáticos). Hoy, EEUU es un mosaico étnico hecho con piezas separadas, no siempre en buena armonía, por mucho que hace 60 años que desapareciero las leyes que segregaban a unos o a otros. Incluso existen series de “superhéroes” africanos para competir con los “superhéroes” de raza blanca.

Lo cierto es que, en EEUU de los años 90, unos veían Friends y otros El príncipe de Bel Air, unos veían Frasier o y otros Cosas de Casa, etc. Aquí, en España, no le dábamos mucha importancia, porque todas nos hacían reír, pero en EEUU cada grupo étnico tenía “su serie” específica. Y así ha seguido siendo. En la actualidad, los hispano-cubanos de EEUU tiene Día a Día, los hindúes el suyo en Brown Nation, y así sucesivamente. En los últimos tiempos parece que se está potenciando de nuevo “la negritud” y abundan las series incorporadas a las plataformas televisivas en la que los protagonistas son afroamericanos. A diferencia de los EEUU, Inglaterra ha resuelto el problema de la presencia africana en las Islas Británicas, de dos maneras: siguiendo a los EEUU en la creación de series solamente protagonizadas por africanos (Top Boy, entre otras, o Ackley Bridge, dedicada a asiáticos) o encajando actores africanos en series como The Spanish Princess, Troya, Boewulf, etc., que muy frecuentemente causan un efecto contrario al pretendido.

Todo esto viene a cuento de la inflación de series de muy bajo nivel que están llegan actualmente, una bolsa de las cuales es solamente apta para el público norteamericano y que parten de la misma falsedad que las series que hemos comentado de los años 90: la existencia de una clase media negra o, incluso de una aristocracia económica de color, que tendería a demostrar que EEUU es el país de las oportunidades. No es exactamente así: la mayoría de la comunidad africana en EEUU ocupa los estratos económicos más bajos, tiene unas tasas de muerte por actos violentos más altas y es mayoritaria en las prisiones, pero no es Beverly Hills o en los rascacielos de Los Angeles o Nueva York. De hecho, en EEUU, todavía se ironiza hoy sobre que el hecho de que uno de los pocos caminos que tiene el afroamericano para convertirse en miembro de la clase media es el baloncesto, el espectáculo o los 100 metros lisos. Algo de esto se reconoce en All American, serie discreta, poco interesante, pero que pone los puntos sobre las íes en algunos temas.

Un estudiante de instituto de raza negra es un prometedor jugador de fútbol americano. Un cazador de talentos le anima a que se traslade a Beverly Hills para estudiar en el instituto de allí e iniciar una prometedora carrera en este deporte. Pero aquella es una zona exclusiva de millonarios que, inmediatamente llega el novato, empiezan a castigarlo con todo tipo de prejuicios, bromas, muchas de ellas pesadas. No obstante, el protagonista, a trancas y barrancas, va saliendo adelante, en medio de problemas de homosexualidad, drogas y violencia étnica, directa o soterrada.

Los primeros episodios de la serie son interesantes y al espectador tiene interés por saber si van a profundizar en los problemas que se plantean. Luego resulta que no, que la serie se estanca y termina siendo una serie “de institutos”. Y de estas hay a cientos y ninguna de ellas destaca particularmente. Esta tampoco.

Para que esta serie guste es preciso tener una irreprimible afición al fútbol americano, ser un fanático de series de institutos o bien buscar ansiosamente datos sobre la situación socioeconómica de los distintos estratos étnicos en los que está fracturada la sociedad norteamericana. Si, usted no está en ninguno de estos tres grupos, olvídela.

 (SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).