FICHA

Título original: The Politician
Título en España: The Politician
Temporadas: 1 (8 episodios)
Duración episodio: 30 minutos.
Año: 2019
Temática: comedia
Subgénero: sátira política
Resumen: Dos candidatos se enfrentan en unas elecciones a representante del alumnado en un instituto de enseñanza media. Los dos son hijos de familias muy acomodadas y aspiran a ser admitidos en universidad de primer orden, pero uno de ellos, Payton, además, tiene la ambición de ser presidente de los Estados Unidos. Para lograr imponerse en las elecciones en el instituto deberán estar dispuestos a ser despiadados y utilizar las peores artimañas del “oficio político”
Actores: Ben Platt, Gwyneth Paltrow, Jessica Lange, Zoey Deutch, Bob Balaban, Benjamin Barrett, Lucy Boynton, David Corenswet, Julia Schlaepfer, Laura Dreyfuss, Theo Germaine, Rahne Jones, January Jones, Dylan McDermott, Bette Midler
Lo mejor: se trata de una sátira política inmisericorde e incluso cruel contra la política en general y los políticos en particular.
Lo peor: el político y la política sale tan mal parado como la juventud en general.
Lo más curioso
: La serie cuenta con la aparición de dos actrices de bandera: Gwyneth Paltrow y Jessica Lange.
¿Cómo verlo?: en Netflix desde el 30 de septiembre de 2019.

Puntuación: 7

PROMO (en castellano)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Netflix)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Netflix)

WEB OFICIAL

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre THE POLITICIAN

En pocas épocas como en la nuestra, “la política” ha sido algo tan aborrecido por las poblaciones y los “políticos” considerados como haraganes, ambiciosos sin escrúpulos o, simplemente, psicópatas por la mayoría de la población. La democracia, poco a poco, ha ido degenerando en “mediocracia” (mando de los mediocres), mientras siguen siendo “plutocracia” (poder derivado del dinero). Realizar una sátira sobre todo esto, siempre es oportuno, aunque no siempre sale todo lo bien que hubiera sido de desear. Tal es la ambición de esta serie de título ilustrativo, The politician, el político…

La serie nos muestra el microcosmos de un instituto de enseñanza media de Santa Bárbara en California, de esos que tantas veces hemos sufrido en series juveniles. Se aproximan las elecciones para representantes del alumnado y se presentan dos candidatos, ambos procedentes de familiar multimillonarias y uno de ellos con la obsesión de convertirse a la vuelta de un par de décadas en presidente de los EEUU. Así pues, deberá de cuidar desde el principio, su carrera política que no podrá cristalizar sin una victoria en esas elecciones, aparentemente intrascendentes para la mayoría. Así pues, “Payton” el candidato, estará dispuesto a utilizar cualquier truco y la bajeza moral más absoluta para imponerse a su rival y a cualquier otro que se le pueda presentar en su carrera hacia la Casa Blanca. Tal es la temática de la serie.

La serie se basa en la actuación de Ben Platt, protagonista de la misma, arropado por dos rostros de estrellas de Hollywood: Gwyneth Paltrox y Jessica Lange, secundarias de superlujo. Platt en su papel de “Payton Hobart” consigue lo que le ha propuesto la serie: encarnar a un político en ciernes que engloba a todos los vicios de la política tal como hoy se entiende. Es superficial, afable y empático en público, pero maquiavélico e incluso siniestro en privado, capaz de explotar orientaciones sexuales, enfermedades, ambiciones y mediocridad de los electores. Éstos últimos son jóvenes, sus compañeros de clase, en su inmensa mayoría desinteresados por el circo de la política. Parece evidente que el guionista está recreando en el microcosmos de un instituto, la sociedad norteamericana.

La serie funciona en clave de sátira política. Sería inútil preguntarse a quién ataca más, si a demócratas o a republicanos: es a la política, a la sociedad norteamericana y a sus ritos electorales contra la que lanza sus puyas. Y resulta extraordinariamente expresiva y eficiente en la crítica. En el fondo de la misma puede percibirse, incluso, un poso de amargura por parte de los guionistas, que deriva hacia ese humor negro que aparece una y otra vez en la serie.

Serie para los que odian la política y quieren confirmarse en los motivos de ese rechazo. Serie, también para los que quieren pasar unos momentos entretenidos. Les recordará algo a Glee, otro producto Netflix. También a los que intentan analizar a la sociedad norteamericana y a sus comportamientos electorales. A los que les gustó House of Cards esta serie les puede permitir intuir como fue el “presidente Underwood” en el instituto.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).