FICHA

Título original: Brassic
Título en España: Brassic
Temporadas: 1 (6 episodios)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2019
Temática: humor
Subgénero: negro
Resumen: Un grupo de amigos de clase trabajadora, algunos de ellos bastante colgados -o completamente colgados- están habituados a realizar pequeños delitos para poder sobrevivir. Viven en un pueblo minúsculo de Escocia, pero cada vez más de entre ellos están pensando en abandonarlo e ir a lugares con una vida en los que las condiciones de vida para los jóvenes sean más agradables.
Actores: Damien Molony, Joseph Gilgun, Michelle Keegan, Dominic West, Aaron Heffernan, Ruth Sheen, Tom Hanson, Ryan Sampson, Parth Thakerar, Steve Evets, Ramon Tikaram, Neil Fitzmaurice, Anthony Welsh, Joanna Higson, Steven Hartley, Tim Dantay, Tadhg Murphy, Darren Cahill, Tim Key, John Weaver, Francis Magee, Alex Lowe, Leon Harrop, Gerard Jordan, Deirdre Donnelly, Bronagh Gallagher, James C. Lewis, Carl Rice, Paddy C. Courtney, Jennifer James, Josh Moran, Joe Egan, Archie Kelly, Jack Holden, Naomi Christie, John Mcgrellis, Hugh Simon, Maxine Burth, Nikhil Parmar, Anna Acton, Daniel Coll, Melanie Kilburn, Jude Riordan, Leon Delroy Williams, Tony Nyland
Lo mejor: los personajes, a pesar de ser unos bribones, se hacen simpáticos.
Lo peor: en algunos momentos, las aventuras son excesivamente absurdar
Lo más curioso
: Se estrenó el pasado 22 de agosto de 2019 en Sky One
¿Cómo verlo?: En España puede verse en Filmin desde el 24 de septiembre de 2019

Puntuación: 8

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (VOSE)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Filmin)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Filmin)

WEB OFICIAL (British Comedy Guide)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre BRASSIC

Filmin, siempre atento a las novedades y miniseries producidas en el Reino Unido, ha traído, apenas a un mes de distancia de su estreno, esta miniserie de seis episodios, cada uno con 45 minutos, protagonizado por un grupo de desmadrados del norte de Gran Bretaña. Los parajes y las construcciones de Escocia se reconocen con facilidad en este pequeño pueblo en donde transcurre la trama.

Se trata de una comedia negra que nos muestra a seis personajes completamente desmadrados: un bipolar que ejerce como protagonista y líder del grupo a pesar de sus ideas excéntricas y sus altibajos emocionales, un guaperas que se siente protector hacia el primero y que debe decidir entre el grupo de amigos o su compañera y su hijo de pocos años, un energúmeno asilvestrado, un despistado, un “master” que ha puesto una mazmorra para ejercer la dominación y un mecánico de origen pakistaní que aspira a salir adelante. Cada uno de estos personajes aporta sus particulares locuras. Para sobrevivir cultivan marihuana bajo un campo propiedad de otro desmadrado que les triplica en edad.

En cada episodio, todo este pequeño mundillo que se completa con las novias de unos, las madres de otros y con los “contactos” de todos, se embarca en aventuras, pequeñas estafas, delitos menores, menudeo de marihuana e incluso ejercen como cuatreros en un pequeño pueblo en el que todos los conocen y que, cada vez más, les resulta asfixiante. En cada episodio, se produce una “aventura” del grupo, siempre vinculada a un delito.

El producto “funciona”: los espectadores empatizan pronto con el grupo de desmadrados y con lo que les rodea. A la mayoría les pasa inadvertido el tono final, entre triste y desesperado que muestra la situación: ¿cómo han llegado a ser lo que son? ¿cómo serán sus vidas cuando se cierre el último episodio de la serie? ¿qué les ha hecho embarrancar de una manera tan triste? Hay, por tanto, mucha amargura encerrada en este guion con formato comedia.

Sin duda, el rostro más conocido -y efectista- de los que aparecen en Brassic es el de Joe Guilgun que descubrimos en la serie Peacher y en Ripper Street. Consumado y carismático actor, la serie depende en buena medida de él y de su esfuerzo interpretativo. El resto de actores van a rebufo de Guilgun, y el resultado final es correcto.

Quizás si los actos delictivos que motivan la serie fueran más realistas, la serie hubiera alcanzado el sobresaliente. Existe un pequeño déficit de guionización, justificado seguramente para resaltar las vidas sin sentido de este grupo de jóvenes. Hay que decir que Guilgun, además de protagonista, es, al mismo tiempo, creador de la serie.

Un buen producto, fácil de ver, que no exige esfuerzos del espectador, le hará reír en algunos momentos, y le proporcionará entretenimiento durante los seis episodios. En Filmin. Especialmente aconsejable para los que aman el humor negro británico. Por cierto, “brassic” se traduce como latón y de manera mucho más sofisticada, en argot cockney, como una especie de emplasto utilizado para sanar heridas leves…

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).