FICHA

Título original: Lykkeland
Título en España: El tiempo de la felicidad
Temporadas: 1 (8 episodios)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2019
Temática: drama
Subgénero: social
Resumen: En una pequeña ciudad de la costa noruega que hasta ese momento ha vivido de la pesca y de las conservas, se inicia a finales de los años 60 la fiebre del petróleo. Una empresa norteamericana ha encontrado la bolsa más grande de petróleo del mar del norte y toda la vida social, económica y política de la zona va a cambiar.
Actores: Anne Regine Ellingsæter, Amund Harboe, Bart Edwards, Mads Sjøgård Pettersen, Vegar Hoel, Pia Tjelta, Per Kjerstad, Adam Fergus, David Menkin, Ole Christoffer Ertvåg, Laila Goody, Anastasios Soulis, Glenn Andre Kaada, Mats Eldøen, Max Fowler, Johannes Joner, Edmund Dehn, Jan Lindwall, Truus de Boer
Lo mejor: un realismo social extremo dentro de una historia sencilla y efectiva.
Lo peor: algunos giros, en la primera parte son excesivamente previsibles.
Lo más curioso
: la serie ha recibido varios premios en 2019 y fue estrenada por el canal NRK1
¿Cómo verlo?: fue estrenado en Filmin el 10 de septiembre de 2019.

Puntuación: 9

PROMO (en inglés)

PROMO (en noruego)

PROMO (en noruego)

PROMO (en noruego)

INTRO

MUSICA

VER SERIE

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL

WEB OFICIAL (NRK, en noruego)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre EL TIEMPO DE LA FELICIDAD

Las series llegadas de Noruega, hasta ahora, solían dejar un buen sabor de boca. Algunas de ellas han resultado, simplemente, excepcionales: Mammon, Lillyhamer, Occupied, Frikjent… Hemos elegido cuatro títulos de géneros diferentes, para demostrar que la producción noruega no se limita al ya clásico “nordic noir”, sino que es amplia. Faltaba una serie de carácter histórico-social que mostrara las cualidades de la cinematografía aplicada a las series de televisión de aquel país. Con El tiempo de la felicidad, emitido por Filmin desde el pasado 10 de septiembre de 2019, la cinematografía noruega cubre ese hueco, llegando, de paso, a su máximo histórico. Es una seria vecina de la perfección.

Estamos en 1969, en un pequeño pueblo de la costa noruega, Stavanger. Se trata de una pequeña sociedad conservadora y muy ligada a los valores religiosos tradicionales, en una época de grandes cambios en las costumbres y de mutaciones económicas (en los países nórdicos y en el Reino Unido se debatía el ingreso de sus países en la Comunidad Económica Europea con todo lo que ello iba a implicar).  La vida económica de la población está vinculada a una conservera, propiedad de una familia, cuyo heredero no está a la altura de las circunstancias y tiene graves problemas familiares y de viabilidad de la empresa. La zona ha sido visitada por funcionarios de una compañía petrolera norteamericana que ha realizado prospecciones en la zona. Algunas de las perforaciones no han cumplido las expectativas de la empresa que está a punto de abandonar Noruega y el Mar del Norte, sin embargo, la última consigue encontrar petróleo. Y pronto se intuye que se tratará de la bolsa más importante encontrada en la zona. A partir de ese momento, la vida del pueblo cambiará radicalmente: todos ellos tendrán un nuevo objetivo, participar en ese negocio, incluso la propia industria conservera se transformará en una empresa de logística para la plataforma petrolífera y este contacto con la nueva “fiebre del oro”, terminará trastornando a aquella sociedad que, hasta ese momento, había sido tranquila, pacífica y sin sobresaltos.

La trama es lineal y se basa en episodios reales que tuvieron lugar a finales de los 60 y principios de los 70 en aquella zona. No hay exageraciones destinadas a lograr mayores efectos dramáticos: el realismo es extremo, despiadado y verificable. Poco a poco, veremos como los sueños de unos, los temores de otros, las ambiciones de algunos y las miserias de muchos, se van convirtiendo en realidad o, simplemente, quedan decepcionados por los hechos que muy pocos podían prever que iban a evolucionar a tal velocidad.

Esto en lo que se refiere al argumento y a la temática. La serie es original y aborda una temática nunca antes trabajada en el mundo de la cinematografía, tan próxima en el tiempo y, sin embargo, tan lejana e ignorada. En cuanto a sus valores puramente estéticos, cabe decir que los intérpretes son, desde el primer hasta el último, geniales y seguramente hubiera sido difícil superar el casting. En particular las interpretaciones de los jóvenes Anne Regine Ellingsaeter y Amkund Harboe, figuran entre lo mejor de la serie, pero el resto de protagonistas y actores de reparto no van a la zaga. El montaje y la fotografía, convierten el producto en visualmente agradable y la historia en lineal, aunque con cambios en las distintas líneas argumentales, imposible de abandonar una vez se ha iniciado su visualización. Para colmo, la banda sonora es particularmente adecuada.

¿Qué impide que esta serie haya alcanzado la puntuación máxima? Quizás la falta de espectacularidad. Simplemente, eso.

Se trata de una serie de presupuesto medio, realizada con la única ambición de contar un episodio de la historia reciente de Noruega y como un pequeño cambio puede producir grandes efectos. La vertiente argumental une cuatro vectores: el político-económico, los cambios sociales, las actitudes tradicionales de la población y el cambio que supuso en los microcosmos personal y familiar de toda la población aquella época.

La serie ha sido premiada en la edición del Festival de Cannes de 2019 y esperamos que su estreno llame la atención en España, donde ha irrumpido a través de la plataforma Filmin desde el 10 de septiembre de 2019. Por el momento no figura en programas de intercambios de archivos.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).