FICHA

Título original: Carnival Row
Título en España: Carnival Row
Temporadas: 1 (8 episodios)
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 2019
Temática: fantástica
Subgénero: crítica social
Resumen: Una serie de razas fantásticas (hadas, faunos, demonios domésticos) han huido de sus tierras asoladas por la guerra, hasta la ciudad de Burgo. Poco a poco va creciendo la tensión entre los individuos de estas nuevas razas y los habitantes autóctonos de Burgo. En este contexto se producen una serie de crímenes que serán investigados por Rycroft Philostrate, un inspector de policía que simpatiza con las hadas… excesivamente para sus superiores
Actores: Orlando Bloom, Cara Delevingne, Indira Varma, Waj Ali, Leanne Best, Arty Froushan, Jamie Harris, Anna Rust, Tracey Wilkinson, Dejan Bucin, Cornelius Booth, Dan Cade, Brian Caspe, Ian Hanmore, Issy Stewart, James Beaumont, Stewart Moore, Petra Buckova, Karla Crome, Brendan Douglas, Michael Ford-FitzGerald, Jeff Fritz, Andrew Gower, Gregory Gudgeon, David Gyasi, Jared Harris, Leon Herbert, Logan Hillier, Alice Krige, Denis Lyons, Jamie Marshall, Simon McBurney, Roy McCrerey, Tamzin Merchant
Lo mejor: todo lo relativo a la escenografía steampunk que ha sabido crear un mundo ambiguo a base de filtros, retoques y efectos especiales.
Lo peor: imita deliberadamente a Juego de Tronos cuyo cetro aspira a heredar.
Lo más curioso
: Desde julio de 2019 se anunció que Amazon había renovado para una segunda temporada
¿Cómo verlo?: fue estrenado el 30 de agosto de 2019 en Amazon Prime Video y puede obtenerse mediante eMule.

Puntuación: 7

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL

WEB OFICIAL

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre CARNIVAL ROW

Serie oportunista y bienintencionada, con potencial, y con muchas más ambiciones que potencial, que se queda a medio camino, e incluso en algunos momentos descarrila en su ambición de suceder en los próximos años a la primacía de Juego de Tronos en el mundo de las series. Con ella, un producto propio, Amazon Prime Video quiere adelantarse a sus competidores en streamming y, de momento, ya ha encargado una segunda temporada, aunque los resultados de la primera todavía no han sido concluyentes.

La serie, digámoslo inmediatamente, intenta ser una perífrasis simbólica de uno de los fenómenos de nuestro tiempo: la inmigración masiva. En la serie, no son razas humanas, las que emigran huyendo de guerras y conflictos, sino que son razas fantásticas que han llegado a la ciudad de Burgo. Los protagonistas son dos: un inspector de policía que resulta ser una especie de mestizo entre una hada y un humano se encuentra con un hada que ha llevado en patera y cuyo barco ha sufrido un naufragio sin que estuviera cerca el Open Arms… Este inspector de policía está investigando unos extraños crímenes irresueltos que se han producido en Burgo y que no terminan de esclarecerse.

Así pues, la serie tiene tres vertientes: de un lado la relación entre los dos protagonistas (Cara Delevingne y Orlando Bloom (que, de paso, ejerce como productor de la serie); de otro una crítica social a todos los fenómenos derivados de la inmigración masiva (gentrificación, racismo, xenofobia, odio) y, finalmente, la trama propiamente criminal que conducirá a la investigación de los crímenes.

La presencia de los dos actores centrales es el principal reclamo de la serie. A fin de cuentas, Cara Delevingne, es en estos momentos una de las modelos más famosas del mundo y Orlando Bloom vive todavía de las rentas de Piratas del Caribe. Pero la pareja no resulta convincente, dejando aparte que el rostro de la Delevingne, perpetuamente con cara de cabreo puede encajar en un desfile de moda, pero no tanto como “personaje feérico” (hada, utilizamos estas palabras porque aparecen en la serie, no por pedantería). Hay que añadir que la pareja no termina de parecer cómoda en su relación artística y sus escenas de sexo, por mucho que remitan a los dichosos “seres feéricos” no terminan de hacer volar la fantasía.

Algunas de las situaciones que presenta la serie son simples representaciones abusivas de fenómenos sociales hoy en curso (como el hecho de que un millonario fauno sea rechazado por sus vecinos aristócratas por ser de otra raza… cuando, como todo el mundo sabe, un millonario saudí es bien recibido allí a donde vaya y que rechazos sociales de este tipo solamente se producen cuando los recién llegados lo hacen masivamente en barrios de rentas bajas).

Además, la abundancia de subtramas hace que la serie se disperse y que estos elementos sean colocados para dejar siempre cabos sueltos que permitan prolongar la serie. Desde Tolkien, e incluso, desde Conan el Bárbaro, hemos visto demasiados planos de zonas fantásticas, reinos rivales, comarcas y autonomías en el cine de fantasía. Ver otra más, no impresiona. Si fuera por todo lo dicho hasta aquí, la serie no merecería más allá de un aprobado. Ahora bien, lo que realmente salva la serie es la estética steampunk conseguida mediante efectos especiales de ordenador utilizados masivamente, filtros refinados y retoques a mansalva. Se diría que es un mundo diseñado por C.S. Lewis. Pero el cuento no es apto para niños, solo para adultos. Y, vale la pena no olvidarlo, a parte del pegote de los crímenes y del suspense que genera, se trata de un cuento con una moraleja antixenófoba y un “welcome refugies” evidente que, desde luego, no gustará a todo el mundo, aunque la estética de la serie sí impresionará unánimemente.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).