FICHA

Título original Lambs of God
Título en España: Lambs of God
Temporadas: 1 (4 episodios)
Duración episodio: 55 minutos.
Año: 2019
Temática: Drama
Subgénero: Religión
Resumen: Tres monjas de la Orden de Santa Inés permanecen aisladas desde hace mucho tiempo en una zona costera del Sur de Australia frente a Tasmania. Viven en un monasterio en ruinas al que el obispado envía a un sacerdote para valorar la propiedad y transformarla en centro de ocio. El joven sacerdote es secuestrado por las tres monjas e iniciado en la orden de Santa Inés como “novicia”.
Actores: Ann Dowd,  Essie Davis,  Jessica Barden,  Sam Reid,  Asha Boswarva, Arianthe Galani,  Emma Lancaster,  Brad McMurray,  Yvonne Rae,  Sarah Woods, Heidi Young,  John Bell,  Daniel Henshall,  Damon Herriman,  Diesel La Torraca, Kate Mulvany,  Caleb Nissen,  Tahki Saul,  Ezekiel Simat,  Sigrid Thornton, Meegan Warner,  Eddie Baroo,  Ryan Bown,  Patrick Dickson,  Henry Hammersla, Huw Higginson,  Adele Querol,  Gael Ballantyne,
Lo mejor: las actuaciones de las tres actrices que encarnan a las monjas.
Lo peor: excesivamente pretenciosa y oscuramente simbólica.
Lo más curioso
: Se estrenó en el canal Foxtel australiano el pasado 21 de julio de 2019.
¿Cómo verlo?: El canal HBO la estrenó en España el 1 de agosto de 2019, puede verse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 7


PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (VOSE)

INTRO

MUSICA

VER SERIE

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL

WEB OFICIAL (Fox, en inglés)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre LAMBS OF GOD

Quizás si esta serie hubiera tenido menos aspiraciones al simbolismo y a la notoriedad, hubiera resultado más interesante. Acaso, si en lugar de dar “lanzadas a moro muerto” (frase en desuso que en otro tiempo indicaba la inutilidad de asestar golpes y mordacidades a instituciones en crisis, en este caso a la Iglesia Católica), se hubiera preocupado de realizar una crítica a la modernidad, el resultado hubiera sido mucho más claro y rotundo. Y, para colmo, si los “cuentos de costureras” que se cuentan las hermanas hubiera sido más elaborados en lugar de no ser más que remedos de cuentos populares, la serie hubiera tenido más originalidad y valor. Concebida para ser una serie “inolvidable”, al estilo del Cuento de la Criada, se ha quedado a medio camino, ha malogrado las actuaciones de tres actrices excepcionales y, además, ha apostado por un fin previsible. La buena noticia es la brevedad del producto, de apenas cuatro entregas.

La serie se inicia mostrando el estilo de vida de tres monjas católicas dejadas de la mano de Dios. Pertenecen a la Orden de Santa Inés y viven entre las ruinas de un monasterio -de un inasumible estilo gótico- en el sur de Australia, frente a la costa de Tasmania. Están aisladas desde hace mucho y cada una de ellas representa a una generación: la mayor, la más joven y la intermedia, casi como madre, hija y nieta, primer símbolo que no es aprovechado por la serie. A la remota abadía llega un sacerdote enviado por la diócesis. Es, como podía pensarse, un tipo atractivo, un tronchamozas con sotana, que causa el natural revuelo entre las monjas. Para colmo, estas logran enterarse del verdadero motivo de la visita del sacerdote: está allí para valorar la propiedad, en vista de venderla para la edificación de un complejo turístico. Las monjas, primero, reaccional hostilmente y luego de manera todavía más agresiva, secuestrando al sacerdote, haciendo desaparecer el vehículo en el que ha llegado hasta allí y enyesando sus dos piernas para que no pueda huir. En la ciudad, la hermana del sacerdote insta al obispo a investigar qué es lo que está ocurriendo. Le presiona, amenazándole con recurrir a los medios de comunicación en un momento en el que en el obispado se han dado algunos casos de pederastia vinculados con sacerdotes. La hermana consigue que el obispado pague un helicóptero para que sobrevuele el lugar al que sabe que ha ido su hermano, pero nada encuentran. A todo esto, las monjas han ofrecido al sacerdote la posibilidad de que ingrese en su orden como “novicia” y, por tanto, se vea sometido al voto de obediencia y silencio. A partir de este arranque desarrollado en los dos primeros capítulos de la serie, se desencadena una trama, bastante lenta, que termina perfilándose y resolviéndose en los dos siguientes.

La serie casi podría ser definida como un “cuenta de la criada”… en sucio. Abundan las referencias a lo escatológico, sacrificios de corderos con efusión de sangre, las monjas embadurnadas de sangre y de suciedad que viven en el mejor de los mundos y, para colmo, el propio sacerdote que intenta huir en la noche tocándose con un orinal en la cabeza. No conocemos la novela original del mismo título escrita por Marele Day y, por tanto, no podemos decir, si la miniserie es fiel o no, al relato, pero lo que sí está claro es que la historia resulta oscura, plagada de símbolos y excesivamente facilona. Tiene similitudes con el relato de Stephen King, Missery que desembocó en la película del mismo título, en la parte más dramática. Pero, sobre todo, es excesivamente retórico, pretencioso y de un anticristianismo propio de la literatura del siglo XIX, que si entonces carecía de calidad literaria (escándalos sexuales en conventos, hijos ilegítimos de curas, monjas torturadas en sus celdas, etc.), ahora es, incluso, socialmente irrelevante a la vista de la crisis de la Iglesia.

El que las actuaciones de las tres actrices sean magistrales, no quita que sus papeles hubieran podido ser puestos a disposición de un argumento más interesante y, sobre todo, más rápido. La serie avanza con una lentitud exasperante y lo que se cuenta en los cuatro episodios, realmente, hubiera podido ser condensado en dos. Por lo demás, la realización es buena, las localizaciones sorprendentes y la fotografía de calidad. Los arcaísmos en el lenguaje y en el guion no se le escapan a nadie y no vale la pena comentarlos.

Recomendable a los que buscan series breves, novedades a valorar y productos atípicos. Si no es el suyo ninguno de los casos, sepa que quizás lo que vea no le convencerá del todo.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).