FICHA

Título original Nyukhach
Título en España: Sniffer
Temporadas: 3 (24 episodios)
Duración episodio: 50 minutos.
Año: 2013
Temática: Intriga
Subgénero: Thriller
Resumen: Un investigador que trabaja para la policía, dispone como instrumento para sus averiguaciones, de un olfato extraordinario. Gracias a él puede detectar cualquier detalle que le llevará directamente a la resolución de un caso criminal. Sin embargo, esta cualidad que le ayuda en sus investigaciones, pesa como una losa en su vida personal y en la educación de su hijo.
Actores: Kirill Käro,  Ivan Oganesyan,  Nikolay Chindyaykin,  Mariya Anikanova, Stanislav Moskvin,  Nina Gogaeva
Lo mejor: originalidad en los guiones y frescura en las interpretaciones.
Lo peor: previsible y algo monótona.
Lo más curioso
: está producida en Ucrania y dirigida por Artyom Litvinenko.
¿Cómo verlo?: Fue estrenada en el canal Energy en julio de 2019 y puede bajarse mediante programas de intercambio de archivos

Puntuación: 7,5


PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Mitele)

VER SERIE (Amazon Prime Video)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Energy)

WEB OFICIAL (de la productora)

COMPRAR DVD

Lo menos que puede decirse sobre THE SNIFFER

El protagonista puede ser considerado como un “sabueso humano”. Olisquea. Este es su mérito y lo que justifica la existencia de esta serie: una cuestión de olfato. En Occidente tenemos todo tipo de superhéroes que realizan las proezas más increíbles, pero, al parecer, los retos del “realismo socialista”, ideología cultural de los países del Este durante un ciclo histórico ya lejano, parece haber dejado sus secuelas: el “superhéroe”, no tiene cualidades sobrehumanas, sino más bien, pre-humanas.

Nuestro protagonista, interpretado por Kirill Käro (que por cierto tiene un «aire» al actor británico Rhys Ifans), tiene un olfato como el que caracteriza a cualquier perro rastreador. Solo que, en lugar de emplearlo para ubicar donde debe orinar y marcar territorio, lo utiliza para resolver crímenes. No está claro si es policía de pleno derecho o un simple colaborador, pero el caso es que trabaja para la policía y lo hace con una eficacia del 100%. En la primera escena del primer capítulo, lo vemos subiendo a un avión. Junto a él pasa un tipo con el aspecto propio para infundir sospechas, incluso a alguien que tenga un olfato del montón: él, sin embargo, lograr descubrir, que oculta en el cabestrillo una bomba, se trata de un terrorista suicida que es detenido al punto. A partir de ahí, todo lo que vamos a ver, son reiteraciones de este tema: ocurre algún crimen, la policía se ve sin pistas y recurren a él; nuestro hombre llega, “esnifa” y resuelve el caso. Eso es todo. Pero, no tiene la mentalidad del triunfador; de hecho, es un hombre torturado interiormente por un hijo, bastante zángano u algo colgado, y una ex esposa que siempre le responsabiliza de que el hijo sea un desastre.

Sobre estas bases se edifica esta serie que va por su tercera temporada. El canal Energy, por el momento, ha estrenado las dos primeras. A pesar de los conflictos políticos que separan a Rusia de Ucrania (país productor de la serie), ésta se estrenó en el canal 1TV de la Federación Rusa apenas un mes después de hacerlo en el país de origen. Era finales de 2013. Ha habido que esperar seis años y medio para que llegara a España. Es una serie con un cierto grado de ironía y comicidad dispersa entre el metraje

Se trata de una serie procedimental que, en cada episodio, se centra en un caso concreto a resolver. El denominador común de todos los episodios es el amigo policía y los problemas familiares sin fin del protagonista. Uno de los aspectos más interesantes de la serie, es la buena relación entre el protagonista y su amigo policía (Ivan Oganesyan)

En su conjunto, se trata de una serie original, bien interpretada, con unos casos que, en principio, sorprenden por su originalidad, un modelo de producción que no es exactamente el que estamos habituados y unos paisajes urbanos diferentes a los que nos muestran las series norteamericanas. El problema es que, desde el principio, sabemos cómo es la serie y sabemos cómo van a resolverse los casos. A partir del tercer episodio, cuando ya hemos tomado la medida a la serie, se vuelve algo monótona. Para eso están la mujer, el hijo y el amigo policía que generan variaciones en la trama central… pero, esa parte, no da para mucho y pronto la serie vuelve a caer en cierta monotonía. Quizás sea que la temática central no da para mucho más allá de una temporada de ocho episodios. De ahí que, sucesivamente, se vayan incorporando más personajes (como la forense o la doctora que trata su caso), todo lo cual muestra que sólo con un olfato pegado a un tipo atractivo no se arma una serie

En cualquier caso, la serie no es mala: resulta entretenida, en ocasiones, incluso apasionante y bien interpretada, pero algo cansina y completamente previsible. Gustará a los que les encante el tema de fondo y sientan predisposición a la temática que constituye el eje. Hay que recordar que en el momento en el que se estrenó y durante los tres años siguientes, fue la serie más vista en la Europa del Este.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).