FICHA

Título original Crímenes que cambiaron la historia
Título en España: Crímenes que cambiaron la historia
Temporadas: 1 (6 episodios)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2019
Temática: documental
Subgénero: true crime
Resumen: Reconstrucción de seis crímenes que introdujeron algún tipo de novedad en la investigación policial. Los casos están reconstruidos en base a los documentos que se conservan en los juzgados sobre los procesos a que dieron lugar, fragmentos y fotos de las épocas y de los diarios de entonces y testimonios de especialistas (policías, criminólogos, expertos forenses, antropólogos y archiveros que conocen en profundidad el caso tratado en cada episodio.
Actores: serie documental.
Lo mejor: cada caso es tratado en profundidad.
Lo peor: algunas de las afirmaciones son discutibles.
Lo más curioso
: Es la primera gran serie documental producida para el canal Mega.
¿Cómo verlo?: Fue estrenado por Mega el 22 de enero en prime time, puede verse a través de AtresPlayer y bajarse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 8

PROMO

PROMO

PROMO

PROMO

INTRO

MUSICA

VER SERIE

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL

WEB OFICIAL

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre CRÍMENES QUE CAMBIARON LA HISTORIA

Lo mas censurable de esta serie documental es su título: salvo uno de los casos tratados -el magnicidio del presidente José Canalejas- el resto de los casos tratados, cambiaron poco la historia de España. Como máximo, generaron algún avance en la investigación forense y, en algunos casos, ni siquiera eso: algunos fueron el resultado de una picaresca de baja cota (“el Dioni”), en otros un recuerdo histórico aún no completamente aclarado (“el hombre lobo gallego”), algunos que llamaron la atención durante unos meses (el “asesino del juego de rol” o el “asesino de la baraja”) y otros que fueron tan truculentos como otros muchos que se han cometido en los últimos cuarenta años (el “depredador de Castellón”). Así pues, el título de la serie es algo engañoso, sin embargo, todos estos asesinatos sí están unidos por un mismo hilo conductor: en un momento concreto interesaron y escalofriaron -más o menos- a la opinión pública.

No era una serie fácil de hacer, especialmente, si tenemos en cuenta que algunos de los crímenes están separados por casi 150 años de distancia. Resulta difícil expurgar en los archivos documentación tan remota (los casos del asesinato de Canalejas y de Juan Blanco Romasanta, el hombre-lobo gallego), el resto son mucho más recientes, sus protagonistas viven todavía y es fácil, incluso, acceder a alguno de ellos. No todos los casos tienen el mismo interés y, de entre todo ellos, el más intrascendente es el robo de un furgón blindado por parte del “Dioni”. No están presentes los casos que ensombrecieron los años del franquismo y de la transición, ni los que se produjeron durante la primera mitad del siglo XX en una España subdesarrollada y proclive a los crímenes más negros que pueda concebirse. De todas formas, esperamos que, en futuras temporadas, se estudien más y más casos con la seriedad y afán de objetividad con la que se han estudiado los primeros seis casos tratados.

Sobre la técnica narrativa utilizada en esta serie, hay que decir que es extremadamente clara y permite al espectador que lo ignore todo sobre cada caso, hacerse una rápida idea de lo sucedido. Los testimonios de especialistas se van alternando con las filmaciones sobre los lugares en los que ocurrieron los hechos y con referencias documentales de los procesos a que dieron lugar y de los periódicos de la época: puede decirse que los productores han expurgado todos los materiales de archivo existentes sobre cada caso.

Como puede suponerse, no todos los expertos aciertan o establecen verdades indiscutibles: las opiniones de algunos son discutibles y otros, verosímilmente, se equivocan en sus apreciaciones o realizan afirmaciones temerarias, pero, la tónica general es de seriedad y rigor.

Los seis casos tratados hasta ahora son: “El asesino de la baraja”, “Romasanta, el hombre-lobo gallego”, “El depredador de Castellón”, “El asesino del juego de rol”, “El asesinato del presidente José Canalejas” y “El Dioni”. Es decir: dos casos históricos, tres de los años de la democracia, y uno, el último, de pura picaresca, sin gran interés criminológico, sino exclusivamente mediático.

El balance de la primera temporada puede considerarse bueno o muy bueno. En todos los casos, los productores, comentaristas y documentalistas, saben aportar dinamismo y elementos suficientes para despertar el interés del público. La serie está orientada por los criterios del género “true crime” puesto de moda en EEUU en las últimas décadas y que en España ha tenido, últimamente, algunos desarrollos interesantes (Grupo 2 Homicidios, Operación Nenufar, Yo fui un asesino, Muerto en León, etc.

Interesará a los amantes del género “documental – rue crime”, pero también a todos los que quieren recordar los escándalos y los crímenes de otro tiempo, amantes de la historia y de la criminología. Un muy buen producto, en definitiva.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).