FICHA

Título original From the Earth the Moon
Título en España: De la Tierra a la Luna
Temporadas: 1 (12 episodios)
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 1998
Temática: conquista espacio
Subgénero: histórico
Resumen: Resumen del programa Apollo que facilitó la llegada del hombre a la Luna. La serie, insiste, sobre todo en los aspectos humanos del programa, pero también en cómo se vendió a la opinión pública norteamericana. La serie está presentada por Tom Hanks y tiene el formato de docudrama. Particularmente original es la narración del último episodio. Está considerada como el mejor documento sobre el programa Apollo
Actores: Nick Searcy,  Lane Smith,  David Andrews,  Daniel Hugh Kelly,  Stephen Root, Kevin Pollak,
Lo mejor: efectos especiales bien realizados con los estándares de 1998.
Lo peor: excesivamente propagandística.
Lo más curioso
: aparecen 30 de los 32 astronautas elegidos para el programa Apollo. Los actores interactuaron con los astronautas reales para conocerlos mejor.
¿Cómo verlo?: En HBO. Puede ser obtenida mediante programas de intercambio de archivos o comprarse en DVD.

Puntuación: 8

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL

WEB OFICIAL

COMPRAR DVD

Lo menos que puede decirse sobre DE LA TIERRA A LA LUNA

HBO acaba de reponer desde el pasado 15 de julio de 2019, la aclamada serie que produjo más de veinte años antes. El tiempo no pasa en balde para nadie: vemos a una serie de actores hoy suficientemente conocidos, con veinte años menos y a unos efectos especiales que hoy están más que superados. Con todo, la serie es interesante y constituye uno de los homenajes posibles en el medio centenario de la llegada del hombre a la Luna.

No nos engañemos: la serie es una exaltación de los EEUU y de su victoria en la competición con la URSS para llegar los primeros en la conquista del espacio. Fuera de este elemento propagandístico (que impone el evitar recordar que si la llegada a la Luna fue posible, incluso si se crearon los cohetes Atlas y Titan, fue por la presencia de un paquete de científicos alemanas, literalmente secuestrados tras la Segunda Guerra Mundial y enviados a los EEUU, dirigidos por Werner Von Braun y cuya importancia abarca, no solamente la llegada ala Luna, sino que se prolonga en el diseño del trasbordador espacial) la serie nos da algunos detalles sobre aquella hazaña y, especialmente, cómo se la vendieron al público norteamericano.

El contribuyente, en principio, no estaba muy dispuesto a pagar los elevadísimos costes de una empresa de este tipo, así que, buena parte de los esfuerzos de Von Braun y de la administración norteamericana, consistió en hacer digerible aquella carga fiscal. Y lo consiguieron, como se muestra en el primer capítulo de la serie, no recurriendo a grandes explicaciones científicas o técnicas, sino a que fuera El Pájaro Loco (aquel comic tan popular en los 60) el que se lo explicara al gran público. A eso se añadió el estímulo de la consabida competitividad norteamericana: “si no llegamos nosotros, llegarán los soviéticos”. Esa parte, que tiene más que ver con el espectáculo que con la ciencia, queda perfectamente reflejado en la serie.

La serie partió de la simbiosis que generaron Tom Hanks y Ron Howard en la película Apollo 13, a los que se unió Ernest D. Farino, director visual de la serie y responsable de los efectos espaciales. Hanks aparece presentando cada uno de los primeros once episodios. El último es muy particular y rompe con la seriedad (incluso cierta sosez argumental, impuesta por el realismo de que hace gala) de lo que le precede. Este último episodio, puede verse independientemente del resto. Tiene aspecto de falso documental en el que se mezcla la historia de la película de Georges Méliés, Viaje a la Luna (1902). Vemos a un Tom Hanks haciendo de asistente de Méliés y las imágenes fusionan fragmentos de dicha película con escenas de cómo se hizo la película.

La serie gozó de una extraordinaria fama en el momento de su lanzamiento y ha sido recuperada ahora que se cumplen los 50 años de lo narrado. Es un espectáculo visual que insiste en los aspectos “heroicos” de la empresa y en su carácter de “epopeya moderna”, pero también es extremadamente realista y detrás de la exaltación de la “gesta americana”, puede percibirse también cierto desencanto por lo primitivo y simplón del carácter de aquel país, que puede comprar cualquier cosa y desembolsar no importa qué cantidad, con tal de que se lo vendan bien. La serie insiste, especialmente, en los aspectos personales, emotivos y sentimentales de los astronautas, lo que, desde el punto de vista de la empresa, era completamente irrelevante. Pero, en cualquier caso, es una opción y una concesión al mundo del espectáculo.

De esta serie, quizás lo más sorprendente es ver a actores que en aquel momento todavía no habían destacado y que estaban llamados a hacerlo en los quince años siguientes. Muchos rostros serán fácilmente reconocibles para el espectador, a condición de que haga un esfuerzo de memoria.

Gustará a los que sienten particular interés por la astronáutica. A algunos les servirá para rememorar lo que hacían en aquellas fechas y a otros parar conocer el impacto que tuvo la “conquista del espacio” a finales de los años 60. Es una buena serie. Quizás excesivamente larga para los estándares actuales. Seguramente con unos efectos que  hoy podrían mejorarse y hacerse aún más espectaculares. Pero, en cualquier caso, es un espectáculo que puede verse con la seguridad de que no se perderá el tiempo, incluso que se aprenderá algo sobre la aventura espacial.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).