FICHA

Título original: Murder Mountain
Título en España: Montaña Homicida
Temporadas: 1 (6 episodios)
Duración episodio: 43 minutos.
Año: 2019
Temática: documental
Subgénero: true crime
Resumen: En 2013, un joven desaparece en el Condado de Humboldt en California del Norte. Su padre se preocupa de denunciar e investigar qué ha ocurrido con él. Ha ido a trabajar a las plantaciones de marihuana con la perspectiva de ganar un dinero que de otra manera le sería mucho más fácil. Sin embargo, en aquella zona, se vive una situación sin ley que recuerda al Oeste del siglo XIX. Forajidos, asesinos en serie, mafiosos de todos los países, conviven difícilmente con antiguos hippies de los años 60, y algunos ciudadanos de deciden tomarse la justicia por su mano.
Actores: personajes reales.
Lo mejor: una buena historia, complicada y difícil, muy bien narrada.
Lo peor: no hay elementos críticos sobre el consumo de cannabis.
Lo más curioso
: ha sido dirigida por Joshua Zeman
¿Cómo verlo?: en Netflix desde junio de 2019 y puede bajarse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 8


PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre MONTAÑA HOMICIDA

Hay documentales del género true crime realizados con mucha habilidad. Éste es uno de ellos. Algo lento, sorprendente en sus seis entregas y en donde siempre se nos cuenta algo esencial para la comprensión del problema. No hay actores, no hay partes dramatizadas y reconstruidas (salvo un par de escenas esenciales por su dramatismo) y las entrevistas realizadas a los protagonistas reales, generalmente, superan a cualquier ficción. Pero, sobre todo, es una historia significativa de la situación en la que se encuentran hoy los EEUU: en caída libre.

Resumimos lo que va a ver el espectador, instándole a que se decida a serlo. A finales de los años 60, fue a parar al Condado de Humbold, en el norte de California (el Estado más rico de los EEUU, en absoluto, un Estado perdido en la América profunda, sino a dos pasos de San Francisco, Los Ángeles, Sillycon Valley) un contingente de hippies que querían vivir fuera de las normas y cultivar lo que ellos mismos consumían. Uno de esos alimentos era, simplemente, la marihuana. Se trataba de desertores de la guerra del Vietnam o de gente que había participado y no pudo soportarlo, estaban ganados por el “espíritu hippie” y nadie parecía preocuparse de ellos. Los excedentes del cultivo de la marihuana los vendieron en el Sur del Estado e incluso llegaron a enviar a Pakistán a uno de ellos para volver con un kilo de semillas de la variedad “índica” que daba más producción y contenía más concentración de alcaloides.

Pero, desde el principio empezaron los problemas. En 1972, Nixon inició una guerra contra el consumo de drogas en el interior del país y unidades antinarcóticos aparecieron incendiando cultivos. Pero la producción prosiguió en el momento en el que terminó la operación. Se trata de una zona fértil compuesta por zonas boscosas de secuoyas y pequeñas propiedades en torno a Alderpoint, ciudad con apenas 186 habitantes. Allí acudía gente para traficar, pero también para trabajar limpiando la producción de cannabis. Uno de ellos fue Garret Rodríguez, consumidor de marihuana cuyo patrón se negó a pagarle lo que le debía y, al insistir, simplemente, lo asesinó. Este documental nos cuenta cómo se llegó hasta el asesino, pero, sobre todo, se ofrece un fresco de la situación en aquella zona sin ley.

La “droga del amor”, en realidad, ha convertido aquellos parajes en el último reductor del “viejo Oeste”, sin ley, donde las autoridades prefieren que los implicados en el cultivo de cannabis se maten entre sí y en donde algunos no dudan en tomarse la justicia por su mano. Parece increíble que un lugar así pueda existir en el “primer mundo” e indica el estado de putrefacción de la sociedad norteamericana y de ausencia de autoridad del Estado en determinadas zonas. Hoy, cuando el cultivo de la marihuana se ha legalizado (y es una nueva actividad lucrativa en la que están invirtiendo los grandes consorcios y reduciendo los beneficios para los pequeños cultivadores), nada ha cambiado: sigue existiendo un mercado clandestino, siguen existiendo asesinatos y desapariciones misteriosas y la mayor parte de crímenes quedan impunes.

Esto es lo que nos cuenta esta serie y lo hace de forma magistral y fácilmente comprensible. Lo único que se le puede reprochar es que no sea claro sobre los efectos prolongados de este consumo en el ser humano: en realidad, no hace falta, lo vemos en el curso de las entrevistas a los supervivientes. Para el espectador atento, bastan unas pinceladas para hacerse una idea de la situación, del contexto y de los protagonistas.

Servido por Netflix, desde el mes de junio de 2019. Puede encontrarse en versión original en eMule. Gustará a los habituales del género true crime y a los que quienes conocer algo sobre la sociología de los EEUU y sobre el consumo de marihuana.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).