FICHA

Título original B&b, de boca en boca
Título en España: B&b, de boca en boca
Temporadas: 2 (29 episodios)
Duración episodio: 70 minutos.
Año: 2014-2015
Temática: periodismo
Subgénero: moda
Resumen: Un nuevo director es nombrado para salvar la revista B&b, en lugar de la que había sido directora en funciones. El nuevo fichaje es novio de la hija del director y ex de la directora en funciones. El propietario tiene como amante a la hija de la cocinera de su casa que, de paso también es periodista en la revista. Mientras que el nuevo director contrata a su hija de cuya existencia no tenía noticia hasta entonces.
Actores: Belén Rueda,  Gonzalo de Castro,  Luisa Martín,  Adolfo Fernández, Macarena García,  Fran Perea,  Neus Sanz,  Dani Rovira,  Paula Prendes, Cristina Brondo,  Cristina Alarcón,  Jorge Usón,  Sara Sálamo,  César Mateo, Carlos Iglesias,  Puchi Lagarde,  Andrés Velencoso,  Cristóbal Suárez,  Emilio Palacios
Lo mejor: Tiene buen ritmo narrativo y no aburre.
Lo peor: Recuerda directamente a Periodistas, una serie del año 2000.
Lo más curioso
: Belén rueda recibió dos nominaciones en el Festival de Televisión de montecaerlo por esta serie.
¿Cómo verlo?: En Tele5, puede bajarse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 6


PROMO

PROMO

PROMO

PROMO

INTRO

MUSICA

VER SERIE

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL

COMPRAR DVD

Lo menos que puede decirse sobre B&b, DE BOCA EN BOCA

Dos cosas pueden decirse esta serie que lanzó Tele 5 hace un lustro y que todavía colea, se repone y puede verse on line. Lo primero es que la serie se parece excesivamente a Periodistas, serie producida por la misma cadena veinte años antes. Lo segundo es que los presupuesto de toda la serie son inasumibles… sin embargo, el resultado se deja ver. La serie está en las antípodas de la genialidad, cada capítulo es excesivamente largo, las situaciones son increíbles siempre, los diálogos banales, no existen destellos de originalidad, los actores hacen lo que pueden con papeles y diálogos que probablemente ellos mismos hayan mejorado, cumplen, y lo único bueno que puede decirse de ella es que, como el montaje es rápido y “pasan cosas”, el tedio y las incongruencias pasan sin que el espectador se dé excesiva cuenta. No es una serie que llame a engancharse a ella. Es una serie que te gusta si te gustan algunos de los actores que aparecen. Esto es todo.

Primera incongruencia: aparece un nuevo director en una revista de moda (Gonzalo de Castro), va a salvar la revista cuyas ventas han caído en picado… pero no tiene ni idea de moda, es más bien un patán en ese terreno. Segunda incongruencia: las relaciones entre todos los miembros de la redacción. El nuevo director es el ex de la que hasta ese momento ha sido directora en funciones (Belén Rueda). La novia del nuevo director es la hija del millonetis propietario de la revista que, de paso está liado con la hija de su cocinera que, claro, trabaja en la redacción de B&b, mientras el hijo de la cocinera y chófer se lía con la hija frívola mismo. Lo primero que hace el nuevo director es ofrecer un contrato de becaría a la hija que tuvo con la directora a la que sustituye, hace 18 años y que ahora se entera que existe. Y así sucesivamente. El fotógrafo (Fran Perea) y su compañero de piso y redactor (Davi Rovira), otra pareja de redactores (Carlos Iglesias y Neus Sanz), aportan briznas de humor. Lo peor son los “reportajes” que la revista de moda realiza: el primero de todos ellos es el suicidio de un antiguo rockero de la movida madrileña de los 80 (Fernando Cayo), suicidio pagado como exclusiva… En fin, sería difícil encontrar un mayor cúmulo de insensateces y de líneas argumentales que oscilan entre lo tópico (amores entre “los de arriba y los de abajo”), millonarios frívolos, periodistas responsables y pundonorosos compartiendo mesa de redacción con simples tontos y, por qué no, gilipollas. Infumable, en cualquier caso.

Ahora bien, si esta es la parte negativa, el punto fuerte de la serie es que, al pasar cosas, el espectador no tiene tiempo de darse cuenta de que cada una de las líneas argumentales enarbola un absurdo mayor que el anterior. Y, lo cierto es que, en su conjunto, la serie entretiene a condición de no ser exigente y dejar hacer. Es de esas series que pueden abandonarse en cualquier momento, sin la sensación de haberse perdido un final clamoroso.

Se filmaron dos temporadas, con 13 episodios cada una. La media de audiencia de la serie fue de un 13,4%, lo que no está mal, demostrando que existe un porcentaje de público poco exigente y que se conforma con un mal-malísimo guion interpretado por rostros casi familiares.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).