FICHA

Título original Tyrant
Título en España: Tyrant
Temporadas: 3 (32 episodios)
Duración episodio: 43-55 minutos.
Año: 2014-2016
Temática: drama
Subgénero: thriller
Resumen: El hijo de un dictador árabe pasa veinte años fuera de su país y estabiliza su vida en los EEUU ejerciendo como pediatra, casado y con dos hijos. Sin embargo, toda la familia es invitada para asistir a la boda de su sobrino. A partir de su llegada se van produciendo incidente que impiden que la familia pueda regresar a los EEUU y el protagonista se ve envuelto en la política de su país de origen en un intento de contrapesar el poder tiránico ejercido por su hermano para evitar una guerra civil.
Actores: Adam Rayner,  Moran Atias,  Jennifer Finnigan,  Anne Winters,  Sammy Sheik, Ashraf Barhom,  Sibylla Deen,  Sophia Taylor Ali,  Alexander Karim,  Alice Krige, Noah Silver,  Cameron Gharaee,  Raad Rawi,  Mehdi Dehbi,  Jonathan Avigdori, Melia Kreiling,  Fares Fares,  Olivia Popica,  Adam El Hagar,  Salim Dau,  Chris Noth, Justin Kirk,  Keon Alexander,  Adam Henderson Scott,  Leslie Hope,  Kal Naga, Joseph Long,  Jake Weber
Lo mejor: el tema de la serie es de cierta actualidad
Lo peor: el intento de trasladar los valores de la democracia norteamericana al mundo árabe
Lo más curioso
: está realizada por el mismo equipo de producción de Homeland.
¿Cómo verlo?: En La Cuatro, en Fox. También puede verse mediante programas de intercambio de archivos. Está en venta en DVD.

Puntuación: 6,5

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Cuatro)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Cuatro)

WEB OFICIAL

COMPRAR DVD

Lo menos que puede decirse sobre TYRANT

No puede decirse que Tyrant tenga nada que ver con Homeland, a pesar de que se publicitó como realizada por el mismo equipo de producción. La única similitud sería la ubicación geográfica de ambas en el mundo árabe. La trama es, así mismo, política y tiene que ver con el terrorismo, pero la diferencia entre ambas es abismal. Si bien la agente de la CIA “Carrie Mathison” puede tener algunos visos de realidad, el protagonista de Tyrant no deja de ser una ficción imposible, increíble y mal pergeñada. En cuanto a la acción que nos presenta Tyrant es una colección de crueldades, vicios y rasgos para justificar el título de la serie (cuya traducción es “tirano”)

¿Quién es el tirano? El hermano del protagonista, heredero de un dictador árabe instalado en un país irreal llamado Abuddin. Se trata de un tipo vicioso, poco valeroso, de los que practican el derecho de pernada en nuestros días y como la cosa más natural del mundo. Es el hijo de un dictador inmisericorde que acaba de sufrir un derrame cerebral y deja el país en manos de su cruel vástago. Sin embargo, para reconducir el país está su hermano que se fue de Abuddin hace veinte años y que ahora regresa junto a su familia para asistir a la boda de su sobrino. Se trata de “Bassam”, que se fue del país en la adolescencia y ha regresado convertido en un pediatra de éxito en Nueva York, casado y con dos hijos adolescentes y problemáticos. Al llegar al país, “Bassam” intenta que su estancia allí sea breve, pero no puede por menos que implicarse en la política de su tierra natal para evitar que su hermano, su tío y algunos otros miembros de su familia, conviertan la situación en una guerra civil abierta.  Y de eso van los treinta y tantos episodios: de convertir Abuddin en un oasis democrático en el medio oriento…

Tales son las premisas de partida. La serie está bien realizada en sus aspectos técnicos. Bien interpretada, pero es el guion el que cojea y, lo más lamentable es la intencionalidad de la serie. En efecto, resulta sospechoso que la serie se haya estrenado cuando el conflicto en Siria alcanzaba su punto álgido (crisis resuelta posteriormente con la intervención rusa y el aplastamiento del DAESH). Porque Abuddin es el trasunto de Siria y la familia Al-Fayeed la del dirigente sirio Al-Assad. Incluso el padre de “Bassan” y de su hermano el “tirano”, tiene ciertas similitudes físicas con Jaffed Al-Assad, padre del actual mandatario sirio. Si tenemos todo esto en cuenta, veremos que Tyrant no es una serie “casual”: era un refuerzo para la política de los EEUU en Siria que pretendía -oh maravilla de maravillas- recrear un oasis democrático y liberal en el Medio Oriente a dos pasos de Israel. Hubiera sido todo mucho más creíble si se hubiera desplazado la trama a cualquier emirato árabe dirigido por las dinastías del petróleo en donde las mujeres no tienen ni siquiera el derecho a disponer de carné de conducir. Pero las exigencias de la política de Obama (del pacifista Obama, no del halcón Trump que en el fondo ha ido a Corea a rebajar tensiones) se imponían en aquel momento y había que preparar a la opinión pública para lo que se preveía en la época: una intervención redentora de los marines (de ahí la necesidad de que “Bassant” fuera un pediatra -¿quién puede matar a un niño? Que diría el llorado Chicho Ibáñez Serrador- radicado en Nueva York y con mentalidad de boy-scout.

Si quitamos esta motivación propagandística a la serie, se nos queda en muy poca cosa: una serie de luchas entre islamistas radicales y fuerzas de la dictadura, sobre el trasfondo de un culebrón familiar ochentero, estilo Dinastía o Falcon Crest, ambientado entre chilabas, con buenos muy buenos y malos-malísimos. Nada reseñable, salvo la buena factura de la producción. Hoy, cuando el DAESH es un recuerdo y se sabe que las “primaveras árabes” solamente sirvieron para desestabilizar un poco más una zona, ya de por sí inestable, esta serie resulta completamente prescindible, salvo para los que quieran profundizar en la imposibilidad de llevar al mundo árabe por la senda de la democracia occidental.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).