FICHA

Título original Cassandre
Título en España: Los crímens de Cassandre
Temporadas: 3 (12 episodios)
Duración episodio: 90 minutos.
Año: 2015
Temática: intriga
Subgénero: policíaca
Resumen: Una comisaria de policía que hasta ese momento ha sido una prestigiosa figura del 36, quai des Orfevres en París, se muda a Alta Saboya para estar cerca de su hijo que ha sido ingresado en un colegio para niños conflictivos. Su ex marido está cerca y ella no es muy bien recibida en su trabajo. Tiene un carácter fuerte y, poco a poco, se va haciendo con el control de la situación y resolviendo los crímenes que se producen en la región.
Actores: Gwendoline Hamon, Alexandre Varga, Dominique Pinon, Béatrice Agenin, _Licie Rébére, Jessy Ugolin, Jules Houplain, Luca Malinowski, Émile Gavois-Kahn, Christophe Gendreau, Vincent Jouan, Stéphane Blancaflort, Fabrie Deville.
Lo mejor: Los paisajes y las localizaciones de la serie.
Lo peor: Repite el mismo esquema que otras muchas series francesas, sin separarse ni un milímetro
Lo más curioso
: Creada en 2015 por Bruno Lecigne y Mathieu Masmondet
¿Cómo verlo?: En Calle 13 desde el 9 de junio de 2019. En Sky. Pueden bajarse los capítulos de la primera temporada desde eMule.

Puntuación: 7

PROMO (en francés)

PROMO (en francés)

PROMO (en francés)

PROMO (en francés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Sky)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Calle 13)

WEB OFICIAL (Sky)

COMPRAR DVD (1ª y 2ª temporada, en francés)

Lo menos que puede decirse sobre LOS CRÍMENES DE CASSANDRE

 Florence Cassandre es una comisaria de policía que goza de un extraordinario prestigio en “el 36”, alusión al 36 quai des Ofévres en donde se encuentra el estado mayor de la policía judicial sobre la que se han hecho varias películas que llevan este mismo título (en 1947, estrenada en España con el título de En legítima defensa y en 2004, con el título en España de Asuntos pendientes, protagonizada por Gerard Depardieu y Daniel Auteil). Su hijo adolescente comete un desliz que le lleva a una institución similar a un reformatorio en Alta Saboya. La madre, consciente de que hasta ese momento, no se ha preocupado mucho por él, decide renunciar a la jefatura de la Brigada Judicial del “36” y pedir destino a esa región. “La parisina”, como la conocen sus nuevos compañeros, no termina de encajar en aquella región. Sin embargo, poco a poco, irá haciéndose con el control de la situación, a medida que vaya resolviendo los casos criminales que se producen.

Se trata, pues, de una serie “precedimental”, en cada episodio se resuelve un caso criminal y todos los episodios están unidos por peripecias que ocurren en la vida de los miembros de la brigada. El que iba para comandante de la misma y que ha visto su ascenso detenido por la llegada de “la parisina”, es el hijo de la fiscal del distrito y hermano de una abogada que frecuentemente asume el papel de defensora de los sospechosos o detenidos. La brigada consta de otros miembros, cada uno con sus particularidades y que responden a los distintos “modelos” de la policía francesa actual: el teniente de la vieja escuela, la policía de origen africano, y la superior a todos ellos, otra mujer enérgica.

El conjunto tiene algunos alicientes. El primero de todos ellos son las localizaciones, la mayoría de Annecy, en Alta Saboya. En algunos momentos, la serie casi parece el anuncio de una promoción turística de la región. El exótico Dominique Pinon hace aquí un papel notable como “viejo policía” del grupo, un hombre sin excesiva formación en criminología, pero con un excelente olfato policial. En cuanto a la protagonista, Gwendoline Hamon, es una actriz de teatro, nieta de Jean Anouilh, que ha aparecido en innumerables series en Francia (si bien, ésta es la primera que se emite en España).

El problema que tiene esta serie es que es excesivamente idéntica a otras muchas que han ido apareciendo en los últimos 10 años en Francia y cuya premisa inicial es: “mujer policía, extremadamente enérgica, enviada a algún lugar de la periferia francesa, con algún tipo de problema personal, pero que, en el trabajo, es una máquina resolviendo casos criminales. Lo hemos visto en Inspectora Marleau, en Tandem (en donde repite incluso Stéphane Blancafort como compañero sentimental de la protagonista), en Profilage, en Candice Renoir, Alice Nevers, etc, etc, etc. Así pues, el espectador tiene la sensación de dejá vu. Los elementos de carácter personal interpolados en la serie como elementos diferenciales, no son suficientes como para borrar la sensación de falta de originalidad. En todos los casos, la protagonista tiene como rasgo un carácter “fuerte”, en ocasiones, casi hasta lo desagradable. En esta serie, por ejemplo, este aspecto alcanza casi el nivel de caricatura en las relaciones entre la nueva comisaria de policía y la fiscal del distrito: parece una competición a ver quién logra ser más desagradable.

Como en todas las series de este tipo, unos casos son más interesantes que otros, y el resultado final logra ser, sino original, si al menos, entretenido. En su emisión en Francia ha tenido buenos niveles de audiencia, rozando siempre los 4.000.000 de espectadores, lo que supone unas cuotas de pantalla que oscilan entre el 16 y el 20%. En España puede verse desde el pasado 9 de junio, a través del Canal 13.

Serie para habituales de las series policíacas, especialmente de matriz francesa, a los que no les importe la reiteración de las premisas.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).