FICHA

Título original Good Omens
Título en España: Good Omens
Temporadas: 1 (6 episodios)
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 2019
Temática: Comedia fantástica
Subgénero: Apocalipsis
Resumen: Un ángel y un demonio que se conocen desde el principio de los tiempos y que siempre han ejercido sus funciones en la tierra, quieren evitar el Apocalipsis y para ello deben localizar al Anticristo. Pero cuando el niño cumple los 11 años y no aparece el “perro del infierno” que debería marcar al Anticristo, se dan cuenta de que, en el momento de su nacimiento, fue cambiado por otro niño.
Actores: Michael Sheen,  David Tennant,  Jon Hamm,  Mireille Enos,  Jack Whitehall, Adria Arjona,  Miranda Richardson,  Michael McKean,  Sian Brooke,  Daniel Mays, Ariyon Bakare,  Josie Lawrence,  Ned Dennehy,  Yusuf Gatewood,  Paul Kaye, Jasmine Hyde,  Lourdes Faberes,  Rosie Day,  Nina Sosanya,  Reece Shearsmith, Sam Taylor Buck,  Paul Chahidi,  Ilan Galkoff,  Doon Mackichan,  Simon Merrells, Gloria Obianyo,  Paul Adeyefa,  Brian Cox
Lo mejor: Las actuaciones de Michael Sheen y de David Tennant.
Lo peor: Algunos momentos en la narración excesivamente desmadrados.
Lo más curioso
: Está basado en una novela de Terry Pratchett
¿Cómo verlo?: Se estrenó en Amazon Primera Video el 31 de mayo de 2019. Puede ser bajada mediante programa de intercambio de archivos.

Puntuación: 7

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre GOOD OMENS

Me cuentan que “Good Omens», el nombre original de esta serie que Amazon Prime Video  ha preferido conservar, quiere decir «buenos presagios» o «buenos augurios». Es el título de la novela del mismo título escrita por Terry Pratchett y Neil Gaiman. No es la primera que se lleva a la televisión. Ya en 2010 se adaptó la historia escrita por Pratchett sobre el estafador Moist von Lipwing, Going Postal y dos años antes se había estrenado El color de la magia, así mismo, varios de sus relatos han sido llevados al plasma mediante distintas técnicas de animación. Pratchett escribió sobre todo historias repletas de imaginación que recogían y adaptaban temas tradicionales propios de los cuentos o de la literatura mítica y los adaptaba al siglo XX.

En ocasiones -como en ésta de Good Omens– los excesos imaginativos y la rapidez con la que escribía, convertían una novela prometedora en una sucesión de episodios fantásticos, con un punto absurdo. Si, además, la serie sufre como veremos las concesiones multiculturales propias de determinadas series inglesas (el introducir con calzador a actores afrobritánicos en el reparto que, cuanto menos, llaman la atención: véanse las críticas a The spanish princess, Troya, etc., no sabemos si para hacerse perdonar por los años de colonialismo o para responder a la realidad actual de la sociedad inglesa, pero en cualquier caso, resulta sorprendente que durante apenas 20 segundos, Adán y Eva sean una pareja de color, como antes lo habían sido el séquito de una princesa española o el propio Aquiles o Zeuz…), hay suficientes elementos como para afirmar que se trata de una buena serie, pero cuyas exageraciones, hasta la caricatura, le restan puntos.

La serie nos cuenta la historia de un ángel y un diablo que, por distintos motivos, han sido condenados a permanecer siempre en la Tierra. Al final han terminado empatizando y comprendiendo a los humanos, así que cuando se les anuncia que el Apocalipsis está próximo, deciden hacer algo para evitarlo. Lo primero, naturalmente, es localizar al Anticristo. Logran establecer que se trata de un crío, pero cuando intentan comprobarlo en su onceavo cumpleaños, el “perro del Apocalipsis”, necesario para confirmar que se trata del “elegido”, no aparece. Llegan a la conclusión de que las “monjas satánicas” que ayudaron en el parto, cambiaron al niño. Los cuatro jinetes del apocalipsis (guerra, hambre, pestilencia y muerte) van llegan a la tierra y expandiendo sus desgracias, mientras los atípicos ángel y diablo continúan evitando, contra sus superiores, que se consume el proceso del fin del mundo.

Un argumento así no podría sino desarrollarse en clave de comedia. Los protagonistas, Michael Sheen y David Tennant, asumen los papeles, respectivamente, de ángel y diablo. Se compenetran y logran dos creaciones que van en la misma dirección que indica el guion: exagerados, hasta la desmesura. El resultado final es una comedia fantástica sobre el fin de los tiempos, imposible de tomarse en serio, pero entretenida de ver. Se trata de una de las adaptaciones más fieles a la obra de Pratchett del que la única crítica que puede realizarse es que ha sido elaborada en un tono tan excesivo que, en ocasiones, se diría que estamos ante un cuento infantil.

Recomendable para amantes y seguidores de la literatura de Pratchett, para quienes deseen ver miniseries inglesas desengrasantes y divertidas o los que aman la fantasía desbordada y en sobredosis. En Amazon Prime Video.

SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y NOS AYUDARÁ A MANTENER LA WEB. GRACIAS.