FICHA

Título original How to Sell Drugs Online: Fast
Título en España: Cómo vender drogas online (a toda pastilla)
Temporadas: 1 (6 episodios)
Duración episodio: 25-30 minutos.
Año: 2019
Temática: drogas
Subgénero: comedia
Resumen: Un par de adolescentes, uno de ellos minusválido, idean un programa de ventas online que, pronto transforman en el vehículo para comercializar su producto, metanfetaminas. Lo hacen a través de la “internet oscura” y todo sale casi espontáneamente a raíz de un desengaño amoroso de uno de ellos que no acepta que su ex novia salga con el proveedor de anfetas de toda la escuela.
Actores: Maximilian Mundt,  Danilo Kamperidis,  Lena Klenke,  Damian Hardung, Luna Schaller, Leonie Wesselow, Bjarne Mädel,
Lo mejor: real como la vida misma
Lo peor: cierta banalización de la metanfetamina
Lo más curioso
: está basada en una historia real que ocurrió en Leipzig.
¿Cómo verlo?: Desde el 31 de mayo de 2019 en Netflix. Puede bajarse mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 8

PROMO

PROMO

PROMO (en alemán)

PROMO (en castellano)

INTRO

MUSICA

VER SERIE

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre CÓMO VENDER DROGA ONLINE (A TODA PASTILLA)

Reconocemos que abordamos esta serie sin hacernos excesivas ilusiones. Cuando se lee que la temática de una serie son las drogas, uno cree saber lo que le espera: si se trata de un drama con intriga y elementos propios de thriller, sabemos que nos vamos a tragar una de las muchas series sobre “narcos” (colombianas, mexicanas, españolas, hollywoodienses), verdadera inflación en los últimos cinco años; si contiene elementos de comedia, podemos intuir que se va a tratar de una serie de colgados (también se trata de un género del que hay múltiples muestras: High Maintenance, Disjointed, Weeds, etc.). Lo que nos animó a ver la serie es que se trata de una producción alemana y no sabíamos de ninguna de ese país que hubiera tratado el tema. Los seis episodios, especialmente a partir del segundo, constituyeron una verdadera sorpresa: entretenidos, bien contada la historia, perfectamente argumentada, muy bien interpretada y con el guion suficientemente trabajado. No se puede pedir más.

En cuanto al mensaje es, ciertamente, algo ambiguo. El protagonista se lucra con la venta de metanfetaminas en su tienda electrónica, a pesar de que él mismo no consume y le duele que su ex novia si lo haga. Es consciente de que los camellos de instituto de hoy que se burlan de los freakys y de los que no consumen, mañana serán los presidiarios, los subalternos y los machacas que aquellos de los que hoy se ríen. En efecto, el mensaje es que el futuro es para los que dominan las nuevas tecnologías.

La serie ha sido producida por Netflix en Alemania. Se supo de ella en octubre de 2018 y dos meses después ya se había filmado lo esencial. Desde entonces, se cuidó el montaje y los dos primeros episodios se exhibieron en el último Festival de Cannes. Hay que decir que, de todos, el primer episodio, el de puesta en situación, es el más débil. Luego la serie se va creciendo y superando y termina siendo adictiva. Al parecer y según explican los promotores, la serie refleja un episodio real ocurrido en la ciudad alemana de Leipzig.

Cada episodio apenas dura media hora y solamente hay seis, así pues, el metraje total es de tres horas que vale la pena invertir. A lo largo de la serie se incluyen en los diálogos -muy bien trabajados- algunas indicaciones sobre la actual “cuarta revolución industrial” y sobre la “internet oscura”. Los protagonistas son dos freakys, inmaduros emocionales (como todos los propulsores de la era de la informática), con pocas habilidades sociales y exceso de habilidades informáticas.

Es una serie para todos los públicos a la que, como hemos dicho, se le puede reprochar solamente, cierta ambigüedad moral (las drogas -todas- alienan, es decir, nos separan del eje verdadero de nuestra personalidad y pueden erosionar nuestra salid, así pues, si esto no se dice, se corre el riesgo de querer “experimentar”). Pero, incluso, en este terreno, el daño está atenuado: aparecen protagonistas vomitando y localizando componentes negativos para la salud en las pastillas que están vendiendo el par de protagonistas.

SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS.