FICHA

Título original The Order
Título en España: La Orden
Temporadas: 1 (10 episodios)
Duración episodio: 42-51 minutos.
Año: 2019
Temática: terror
Subgénero: juvenil
Resumen: Un joven trata de ingresare en una sociedad secreta estudiantil, la Hermandad de la Rosa Cruz Azul, para descubrir a los asesinos de su madre. El gran maestre de la sociedad resulta ser su padre que los abandonó. El campus universitario está azotado por la actividad de un hombre lobo y de otros monstruos mitológicos.
Actores: Jake Manley,  Sarah Grey,  Matt Frewer,  Sam Trammell,  Max Martini,  Adam DiMarco, Louriza Tronco,  Thomas Elms,  Aaron Hale,  Devery Jacobs, Christian Michael Cooper,  Kayla Heller,  Katharine Isabelle,  Andres Collantes, Jedidiah Goodacre,  Ajay Friese,  Ty Wood,  Keith Arbuthnot,  Sean Depner, Jocelyn Hudon,  Favour Onwuka,  Dylan Playfair,  Mitra Suri,  Matt Visser, Braden Chase,  Aria DeMaris,  Tim Donadt,  Julian Haig,  Emily Holmes,  Nathan Jean, Hiro Kanagawa,  Skyler Mowatt,  Mizinga Mwinga,  Drew Tanner,  Jewel Staite
Lo mejor: serie de síntesis de distintas temáticas y con influencias muy diversas.
Lo peor: incoherente, infantil, irrelevante
Lo más curioso
: que en EEUU ha tenido muy buenas calificaciones
¿Cómo verlo?: en Netflix donde se estrenó en abril de 2019. Puede ser vista mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 5

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE

DESCARGA TORRENT (en inglés)

WEB OFICIAL

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre LA ORDEN

En EEUU, esta serie ha sido cubierta de elogios. Es lo que anima, en principio, a verla. Luego, ya desde el primer episodio, se percibe que es una simple serie de adolescentes, situada en una universidad en donde ocurren crímenes sin cesar. Sorprende que, prácticamente, tales crímenes no generen miedo, ni siquiera expectación entre los estudiantes, la vida sigue igual a pesar de que en cada episodio la carnicería se hace más delirante y la merma de alumnos aumenta. Pero nada. Vista desde Europa, la serie es pobre en su contenido, incoherente en su conjunto, sometida a distintas influencias demasiado visibles como para que podamos ignorarlas, pero este “mestizaje” no logra superar a ninguna de las componentes, sino ser inferior a todas ellas. Merece un aprobado raspado, simplemente porque, si se prescinde del guion y su debilidad, la serie tiene cierta capacidad de enganche (siempre y cuando ya hayamos agotado el catálogo de Netflix).

Un joven estudiante, “Jack Morton”, se prepara para ingresar en la universidad de Belgrave. Ha crecido cuidado por su abuelo, quien lo ha preparado para luchar y para que llegue el día en el que se infiltrará en la Orden Hermética de la Rosa Cruz Azul y descubrirá al asesino o a los asesinos de su madre. Las sospechas recaen sobre su padre que, tras el crimen, huyó.

Nada más entrar en la universidad, es secuestrado por los miembros de la hermandad ΣΣΔ, una sociedad poco seria en la que rechaza ingresar. Luego es contactado con la Orden Hermética, pero fracasa en la última prueba para el ingreso. Sus miembros están dirigidos por “Vera Stone”, rectora de la universidad, y, sorpresa, por el propio padre del neófito, que no lo reconoce. Tras sufrir ataques de un supuesto hombre-lobo que deambula por los alrededores del claustro, “Morton”, logra vencer al Golem, siendo admitido, finalmente en la Orden Hermética. Esto no evita que los asesinatos prosigan. Un profesor de ética parece ser la componente más humana y razonable de todo este enloquecido campus.

La primera influencia perceptible es, naturalmente, la de Harry Potter: si Belgrave no es la Escuela Hogwarts, poco le falta. La magia que practica la Orden Hermética es de las coge pan y moja. La segunda influencia es la de la inefable Buffy Cazavampiros, pero también de Las escalofriantes aventuras de Sabrina o de Teen Wolf, series todas ellas muy similares. Luego, podemos encontrar un repertorio de monstruos del terror clásico (el hombre lobo, el golem…). Y finalmente, el recurso forzado a la política (como se sabe el ex presidente Bush perteneció en su juventud a la sociedad secreta estudiantil Skull & Bones como varios miembros más de su gobierno, y como su propio padre, también presidente de los EEUU).

Todas estas influencias están diluidas, pero no lograr evitar su sombra y el recuerdo de que, incluso, las más limitadas, sean superiores a este producto de síntesis.

A la serie le falta perfilar a los personajes, tener un poco más de profundidad los diálogos y de realismo las situaciones, poner el freno a los asesinatos y ganar en calidad narrativa y coherencia. El protagonista interpretado por Jake Manley realiza un buen trabajo y Matt Frewer, tiene tablas suficientes para salir airoso de un papel poco elaborado por los guionistas. El resto de actores pasan desapercibidos, incluidos los rostros bonitos (que no faltan).

Serie para adolescentes poco exigentes y para fanáticos de las series de estudiantes y escuelas con toques de terror. A pesar de lo que dice la publicidad, no hay humor en la serie. Serie irrelevante y olvidable.

SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS.