FICHA

Título original: Warrior
Título en España: Warrior
Temporadas: 1 (7 episodios)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2019
Temática: acción
Subgénero: drama
Resumen: Un grupo de chinos llega a los EEUU para trabajar en la construcción del ferrocarril, entre ellos va Ah Sahm, un luchador especializado en artes marciales que pronto se integra en una de las bandas mafiosas que están al frente de la comunidad. Sahm tarda poco en participar en las luchas de bandas y en ser encarcelado al defender a la mujer del alcalde de una agresión protagonizada por dos hombres blancos.
Actores: Andrew Koji,  Jason Tobin,  Olivia Cheng,  Kieran Bew,  Dianne Doan,  Dean S. Jagger, Langley Kirkwood,  Perry Yung,  Ryan Kruger,  Rich Ting,  Kenneth Fok, Dustin Nguyen,  Patrick Baladi,  Benike Palfi,  Frank Rautenbach,  Steve Wall, Michael Bundred,  Robert Hobbs,  Hoon Lee,  Christian McKay,  Joe Taslim, Joanna Vanderham,  Tom Weston-Jones,  Aidan Whytock,  Bianca Amato, Andy Cheung,  Dan Hurst,  Stephen Jennings,  Sean Kohnke,  Nicole Law,  Ash Lee, Orion Lee,  C.S. Lee,  Yu Beng Lim,  Matthew Dylan Roberts,  Zak Rowlands, Christiaan Schoombie,  Russell Yuen
Lo mejor: acción
Lo peor: demasiada acción
Lo más curioso
: se ha promocionado afirmando que se basaba en algunos escritos dejados por Bruce Lee
¿Cómo verlo?: En HBO. Puede ser visto mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 7

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (HBO)

WEB OFICIAL (Cinemax, en inglés)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre WARRIOR

La serie espira a ser algo así como los primeros pasos de Chinatown, el barrio chino de San Francisco. La trama nos sitúa a finales del siglo XIX. Estaban llegando a la ciudad ingentes cantidades de chinos para trabajar en la construcción de los ferrocarriles y en los oficios más duros de la época. Pronto, las tríadas, organizaciones mafiosas que estaban presentes en la historia de China desde sus orígenes, desembarcaron con los nuevos recién llegados. Entre ellas emprendieron luchas fratricidas por el control de áreas. Además, unos y otros recibían la hostilidad de las clases trabajadoras blancas que los veían como a intrusos.

La serie se promociona afirmando que está basada en algunos escritos póstumos de Bruce Lee. Esto, en cualquier caso, sería lo de menos, porque la “historicidad” de la serie, es bastante discutible. No parece particularmente posible que en el San Francisco de finales del XIX apareciera un “warrior” con todas las características del protagonista de Kung Fu y los rasgos de un superhéroe Marvel.

La serie es de acción, a ratos trepidante, las bofetadas y las coreografías de artes marciales se repiten una y otra vez. Hay algunos momentos en los que llegan a saturar: un buen episodio puede malograrse por una inoportuna escena de acción que no viene a cuento y que parece introducida con calzador.

Al parecer, en los EEUU se produjo entre 1870 y 1880, una serie de conflictos encadenados entre las distintas tríadas. Es el episodio que se conoce como “Las guerras Tong”. El choque tuvo una intensidad particular en San Francisco, el puerto más importante de la Costa Oeste de los EEUU, puerta natural de entrada de los contingentes chinos. La presencia masiva de trabajadores chinos, generó las consiguientes tensiones con el resto de grupos étnicos. Elk resultado de esta migración fue la aparición de un floreciente “barrio Chino” en aquella ciudad, con leyes propias, casi inaccesible para las autoridades. Tal es el encuadre histórico real de la serie.

En esta situación aparece un “luchador” (warrior), especialista en artes marciales, una reedición del “Kwai Chang Caine” de Kung Fu, solo que desprovisto de esa aureola mística de monje shaolín y reducido a la simple dimensión de matón. Se trata de Ah Sahm que tiene la particularidad de que su abuelo fue un estadounidense blanco, lo que le facilitó el dominio del idioma (que ignoran el resto de sus compatriotas) y que ha llegado a San Francisco para encontrar a su hermana desaparecida. Sus habilidades para el combate le facilitarán el escalar pronto en la jerarquía de las bandas rivales y participar en sus luchas. A partir de entonces, el personaje tratará de sobrevivir en un mundo de luchas tribales, buscando en horas libres, a su hermana.

La serie resulta entretenida, aunque algo tópica y débil en lo que se refiere a los personajes blancos que van apareciendo. Lo que mas deslumbra en esta serie son las coreografías de artes marciales, extremadamente cuidadas y con una espectacularidad digna de mención. Andrew Koji resulta lo suficientemente carismático como para justificar su protagonismo.

La serie gustará especialmente a los amantes de las artes marciales, a los seguidores de las cinematografías orientales y a los que quieran conocer un poco mejor la historia de los EEUU y la formación de los guetos étnicos en el espacio entre el final de la Guerra de Secesión y el principio del siglo XX.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).