FICHA

Título original El Pueblo
Título en España: El Pueblo
Temporadas: 1 (8 episodios)
Duración episodio: 70 minutos.
Año: 2019
Temática: vida rural
Subgénero: comedia
Resumen: Una pareja de post-hippies visita un pueblo que parece abandonado y coloca un anuncio en la que pide colaboradores para repoblar una “eco-aldea”. Aparecen distintos individuos y parejas que no tienen nada que ver entre sí, todos son supervivientes que huyen de algo o buscan un refugio. El pueblo, finalmente, resulta que no está abandonado completamente, sino que todavía viven en él cinco habitantes cuyas actitudes ante los recién llegados varían.
Actores: Carlos Areces, Ruth Díaz, Raúl Fernández, Felipe García Vélez, María Hervás, Santi Millán, Daniel Pérez Prada, Ingrid Rubio, Blanca Álvarez, Jairo Sánchez, Ángel Jodrá, Vicente Gil, Empar Ferrer, Javier Losán, Elisa Drabben, Jordi Vilches, Silvia Casanova, Norma Ruiz, Rubén Fulgenio, Manuel Millán, Sara Deray, Teresa Ibáñez, Alvar Gordejuela, Nicolás Mota,
Lo mejor: una temática original en la que algunos arquetipos sociales quedan denunciados.
Lo peor: la excesiva duración de cada episodio.
Lo más curioso
: los tres creadores Alberto Caballero, Julián Sastre y Nando Abad han firmado para una segunda temporada.
¿Cómo verlo?: Aunque ha sido creada para Tele5, se emite a través de Amazon Prime Video desde el 11 de mayo de 2019. Puede ser bajado mediante programas de intercambio de archivos.

Puntuación: 8


PROMO

PROMO

PROMO

PROMO (en inglés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Amazon Prime Video)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Amazon Prime Video)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre EL PUEBLO

Los creadores de La que se avecina, han vuelto a dar en el clavo con esta serie que muestra a distintos tipos humanos habituales en nuestra sociedad. Ninguno de ellos sale -hay que decirlo- bien parado de la exposición a la crítica costumbrista. Todos ellos, de una forma u otra, aparecen como tontos, estúpidos, mentecatos, primitivos o frívolos: desde el antiguo albañil venido a más en la época de las vacas gordas de la construcción, convertido luego en un paria acompañado por una poligonera ambiciosa, hasta la pareja de perroflautas cuyo cerebro quedo inutilizado en su adolescencia por sobredosis de porros, pasando por la madre y su hija desahuciadas ante la crisis, la madre cancerosa y su hijo único con sobrepeso, el rockero en crisis de inspiración y su representante, los dos amigos, el aprovechado y el triunfador que ya no quiere asumir más compromisos, a los que se unen los cinco habitantes del pueblo, la abuela inquietante, el alcalde contemporizador, el concejal al que le falta un hervor y el otro concejal agresivo y con escopeta en mano poco dado a admitir nuevos vecinos, junto a su esposa, abierta a las nuevas influencias… Tales son los protagonistas de esta despiporrante comedia que, al menos, en los primeros episodios mantiene un buen nivel de comicidad.

La serie encierra una innegable comicidad y todas sus partes cumplen perfectamente con sus roles. La expresión de alucinado de Santi Millán es fruto de una dura preparación. En cuanto a los habitantes oriundos del pueblo, son todos, absolutamente geniales y convincentes. Uno está seguro de que en cualquier esquina puede encontrarse gente así que comparta esos mismos criterios y valores.

La serie hará poca gracia a los veganos, animalistas y alternativos post-hippies, que reconocerán enseguida sus obsesiones. El éxito que auguramos a la serie, deriva en buena medida de que todos conocemos a alguno de los tipos que aparecen como protagonistas: todos los personajes nos recuerdan a alguien que hemos conocido, o incluso a nosotros mismos. Tal es el éxito de la fórmula ya empleada en La que se avecina y que aquí vuelve a funcionar, acaso porque los personajes están más afinados e igualmente caricaturizados.

El problema de esta serie, como de todas las series de humor de producción nacional, es que cada episodio resulta excesivamente largo: 70 minutos parece excesivo para una serie de humor. El formato sit-com (20-30 minutos de duración) hubiera sido mucho más adecuado. En realidad, la concentración en el tiempo obliga también a un aumento del nivel humorístico, mientras que, a medida que se aumenta el metraje, disminuye necesariamente la intensidad de la carga cómica. Aquí hay que reconocer que la proporción es aceptable (la sería tiene mucho de esperpéntica, pero, en cualquier caso, es más relajada y tranquila que sus precedentes, Aquí no hay quien viva o La que se avecina.

Serie para un público que no tiene prejuicios ante las producciones españolas y que gusta del humor carpetovetónico. Gustará también a los seguidores de Areces o de Santi Millán. Serie que realiza una crítica social despiadada respecto a determinados grupos sociales (lo dicho, veganos, animalistas, perroflautas y post-hippies, abstenerse completamente de verla).

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).