FICHA

Título originalHuge in France
Título en España: Huge in France
Temporadas: 1 (8 episodios)
Duración episodio: 28-33 minutos.
Año: 2019
Temática: humor
Subgénero: comedia
Resumen: Gad Elmaleh, un cómico y monologuista de nacionalidad francesa, viaja a los EEUU pare recuperar la relación con su hijo al que ha perdido de vista después del divorcio. Sin embargo, el reencuentro no es todo lo amable que prometía y Elmaleh aparece como un personaje desubicado en una país en el que nadie lo conoce y del que ignora hasta las más elementales normas utilizadas por aquella sociedad.
Actores: Gad Elmaleh,  Matthew Del Negro,  Erinn Hayes,  Scott Keiji Takeda, Jordan Ver Hoeve,  Austin Fryberger,  Keana Marie,  Brittany Ross,  Clark Moore, Nick Peine,  Frank Bauer,  Jonathan Bray,  Butch Klein,  Jude B. Lanston,  Ego Mikitas, Carlos Moreno Jr.,  Vladimir John Perez,  Scott Subiono
Lo mejor: la contraposición entre dos tipos de sociedad y la brecha insalvable entre ambas.
Lo peor: los gags no siempre generan el efecto esperado
Lo más curioso
: Ha sido creada por el protagonista, apoyado por Andrew Mogel y Jarrad Paul.
¿Cómo verlo?: A través de Netflix en donde se estrenó el 14 de abril de 2019. Puede encontrarse a través de programas P2P.

Puntuación: 7,5


PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO

PROMO (Gad Elmaleh entrevistado por Conan, en inglés)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Netflix)

WEB OFICIAL  

COMPRAR DVD (noi está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre HUGE IN FRANCE

Las críticas que ha tenido esta serie, tanto en Francia como en los EEUU, han sido, generalmente, muy hostiles. Para unos la serie es “demasiado francesa y, por tanto, hace reír poco para ser una comedia”, ante lo cual, otros alegan que “la serie está hecha para un público norteamericano y da la espalda a la vieja Europa”. Ni tanto, ni tan calvo. Huge in France es una serie bastante intrascendente, eso sí, pero en el que hay momentos de gran comicidad que, aún no provocando risas para troncharse, hacen pasar buenos momentos.

La serie nos habla de un cómico que es requerido por su ex esposa para una demanda de paternidad. Él es francés y ha realizado una buena carrera en aquel país en donde es extremadamente conocido; allí donde va, lo reconocen enseguida, sin embargo, al cruzar el océano y plantarse en Los Ángeles, resulta un ser completamente anónimo. Quiere aprovechar el viaje para mejorar las relaciones con su hijo biológico con el cual no ha mantenido contactos, sin embargo, las cosas no salen como él esperaba. El hijo, es un adolescente que quiere abrirse carrera en el mundo de los modelos masculinos. Le exigen musculación y unos pectorales desarrollados imposibles de alcanzar sólo con el culturismo. El muchacho está a cargo de “Jason”, un ex actor obsesionado con el culturismo que se ha convertido en el mentor del joven, pero que, a su vez, tienen sus propios problemas. El cómico se niega inicialmente a firmar los papeles de solicitud de paternidad, pero luego contrata a un asistente, “Brian”, que le orientará por los misterios de la civilización americana y el mejor camino para reaproximarse a su hijo.

La serie ha sido creada y protagonizada por Gad Elmaleh, oriundo de Casablanca (Marruecos) y de ascendencia judía. En Montreal estudió ciencias políticas, pero no ha sido ese el terreno en el que ha destacado sino en el del monologuismo y la comedia, a partir de 1995. También le ha ayudado a apuntalar su fama, la relación que mantuvo con Carlota Casiraghi, entre 2012 y 2015, gracias a la que la princesa Carolina se convirtió en abuela. Sus dos hermanos también se dedican al mundo del espectáculo y puede decirse que, en el momento actual, es el cómico más popular de Francia… y completamente desconocido en los EEUU. De esta circunstancia extrae la temática esencial de esta serie.

Con Huge in France le ha ocurrido algo parecido a lo que otros monologuistas han sufrido, incluso en nuestro país: son brillantes sobre el escenario, recitando monólogos ocurrentes, pero mucho menos pasando al nivel siguiente, como guionistas de series protagonizadas por ellos mismos. Si hubiéramos de valorar el trabajo de Gad Elmaleh sólo por esta serie, apenas merecería un notable bajo, afortunadamente, su carrera es mucho más extensa y ha protagonizado algunas películas de indudable impacto y nadie puede negarle una vis cómida particularmente mordaz. Lo hemos visto en El juego de los idiotas (2005), en Medianoche en París (2011), siendo guionista, director y poniendo la voz al personaje de Coco en la película oscarizada de dibujos animados del mismo título (2009).

A la serie le falta “algo”, algunas de las escenas están más próximas a la astracanada facilona que al gag, pero la sonrisa se mantiene a lo largo de los episodios. Las críticas que ha recibido son excesivas, a pesar de que no sea ninguna obra maestra. Algunas de las situaciones que describe las hemos vivido nosotros mismos en aquel país, aparentemente tan cerca y, sin embargo, tan alejado de nosotros. Hay bastante “verdad” en lo que cuenta, si bien el personaje es una auténtica catástrofe en sus rasgos personales y con tendencia a meter la pata, incluso por iniciativa propia.

Serie para incondicionales del humor francés, para aquellos que gustan de contraposiciones culturales y antropológicas, para los que quieran pasarlo bien sin desencajarse las mandíbulas de risa o sin que termine doliéndoles el estómago.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).

 

Anuncios