FICHA

Título original Stört av allt
Título en España: Arenas Movedizas
Temporadas: 1 (6 episodios)
Duración episodio: 41-49 minutos.
Año: 2019
Temática: intriga
Subgénero: crimen
Resumen: En el aula de un instituto sueco se produce un confuso tiroteo en el que mueren un profesor y varios estudiantes. Una superviviente será considerada cómplice y culpable de los asesinatos y juzgada por ello. A lo largo del juicio se van descubriendo las circunstancias que rodearon al episodio y en la última escena, más allá de la sentencia judicial, se sabe exactamente lo que ocurrió al cerrarse la puerta de aquella aula.
Actores: Hanna Ardéhn,  Felix Sandman,  Helena af Sandeberg,  Samuel Froler,  Iman Mirbioki, Anita Olatunji,  Molly Sandén,  William Spetz,  Maria Sundbom,  Sven Wollter, Anna Björk,  Shanti Roney,  Reuben Sallmander
Lo mejor: la serie engancha desde el primer momento.
Lo peor: alguna escena precisaría algo más de realismo.
Lo más curioso
: Los guionistas son los mismos que los de la serie nórdica El Puente.
¿Cómo verlo?: Se emite desde el 5 de abril de 2019 en Netflix.

Puntuación: 8,5

PROMO (en castellano)

PROMO (en inglés)

PROMO (en castellano)

PROMO (en inglés)

VER SERIE

WEB OFICIAL (Netflix)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre ARENAS MOVEDIZAS

Cada temporada el cine nórdico nos obsequia con alguna seria de interés superior a la normal. Arenas Movedizas, a pesar de que ha llegado a Netflix sin apenas publicidad, pertenece a este género. Ciertamente son sólo seis episodios que duran un promedio de 45 minutos cada uno. Esta es quizás la mejor fórmula para no cansar a la audiencia: capítulos no excesivamente largos, servidos en una sola entrega, con un buen guion, unas actuaciones absolutamente convincentes y un tema con fuerza. La serie Arenas movedizas tiene algo de todo esto y, por tanto, puede recomendarse para los abonados de Netflix.

Desde el principio sabemos lo que ha ocurrido. Durante las primeras escenas vemos a un grupo especial de la policía irrumpir en el aula de un instituto de enseñanza media. Hay cuerpos tendidos, unos muertos y otros agonizantes, sangre por todas partes, casquillos de bala… Resulta detenida “Maia”, una adolescente que se encontraba, como sus compañeros muertos, a punto de acabar sus estudios. La policía, primero, y la fiscalía después, la acusan de haber sido cómplice y ejecutora directa de los asesinatos. Sus huellas se encuentran en uno de los fusiles utilizados en la masacre y, para colmo, el análisis de sus ropas registra muestras de pólvora. Así pues, no hay duda: sabemos lo que ha ocurrido, pero no sabemos cómo ha ocurrido, ni por qué. A lo largo de los seis capítulos de la serie, todas estas incógnitas quedarán desveladas.

La serie se estrenó oficialmente en el pasado Festival Internacional de Cine de Berlín, en el que se proyectaron los dos primeros episodios que fueron elogiados por el público y por la crítica. Cada uno de los seis capítulos tiene por título una de las fases del episodio: “Maia” (presentación de la protagonista y de lo que ha ocurrido), “Custodia”, “El funeral”, “La reconstrucción”, “La prueba” y “Los Testigos”. Pero la habilidad de los guionistas ha consistido en reservar el final sobre lo que verdaderamente ocurrió tras el cierre de la puerta del aula en la que tuvo lugar la masacre, en los segundos finales de la serie, justo después de conocerse la sentencia.

La serie ha sido creada y escrita por Puntus Edgren, Martina Hâkansson, Camilla Ahlgren, Alex Haridi y Varonica Zacco, entre cuyos nombres encontramos a los mismos guionistas que la serie El Puente, una de las mejores series de los años 2012-2015. Aquí el éxito se vuelve a repetir y el ritmo impreso al guion, engancha desde el primer momento al espectador. Es fácil que esta miniserie se vea en un fin de semana o en un par de noches.

Además del guion hay que destacar unos actores que siendo -los protagonistas- jóvenes adolescentes, dominan los tiempos y están perfectamente dirigidos. También los escenarios están ajustados a lo que se pretende narrar -básicamente entender porqué se han producido estos crímenes, lo que implica descender a los bajos fondos de la psicología de los protagonistas- y quizás los dos únicos defectos menores que se podría reprochar a esta serie -y que, prácticamente, pasan desapercibidos- es que hubiera podido profundizarse algo más en los instantes previos a la masacre en la escuela y a su preparación, lo que implica que, por otra parte, el estudio psicológico hubiera podido redondearse del todo. Existe también alguna pequeña contradicción entre el estudiante de origen sirio, hijo de refugiados, que asiste en igualdad de condiciones junto a alumnos de las más adineradas familias suecas y que chirría algo en ese ambiente.

Como se sabe, en los últimos tiempos, han proliferado matanzas en colegios norteamericanos, algo que, aun doloroso, no extraña a nadie. Pero estos casos, transplantados a Europa, llaman mucho más la atención. En este sentido, la serie nos adentra en el riesgo de unas reacciones imprevistas y extremadamente violentas por unos jóvenes en los que se une, un mundo de lujo, permisividad, irresponsabilidad, drogas y alcohol, con los problemas propios de la adolescencia que han aparecido en todas las épocas. La combinación entre estos factores, constituye el detonante del episodio que nos cuenta esta miniserie.

Puede recomendarse a un tipo de público muy amplio: basta con que el espectador esté buscando series dinámicas, originales, en las que no aburrirse, con tramas bien elaboradas. Serie sobre el alma adolescente apta para todas las edades y gustos. Sin espacio para el aburrimiento.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).

 

Anuncios