FICHA

Título original Limbo
Título en España: Limbo
Temporadas: 1 (8 episodios)
Duración episodio: 8-10 minutos.
Año: 2018
Temática: Intriga
Subgénero: nuevas tecnologías
Resumen: Una chica ha comprado una vivienda a un argentino el cual, al haber regresado a su país, debe comunicarse con ella a través de programas similares al Skype, mediante telefonía móvil y ordenador portátil. Las comunicaciones entre ambos países no funcionan muy bien. A lo largo de estos intercambios ella termina enamorándose de él… hasta que ocurre el final inesperado y sorprendente.
Actores: Ingrid García Jonsson, Demián Salomón, Eloy Azorín.
Lo mejor: hay momentos de verdadera tensión y emotividad.
Lo peor: final esperado y presumible desde las primeras escenas.
Lo más curioso
: La serie es de nacionalidad argentina y ha sido dirigida por Fabián Forte sobre un guion de Nicolás Britos
¿Cómo verlo?: puede verse en película de 60 minutos o en ocho entregas de entre 6 y 10 minutos en Televisión a la Carta de RTVE

Puntuación: 7

PROMO (en castellano)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE (formato película)

VER SERIE (formato episodios en PlayZ)

VER SERIE (por episodios en youTube)

WEB OFICIAL (RTVE-PlayZ)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre LIMBO

Mientras las grandes cadenas y los streammings siguen emitiendo series por vías ya asumidas por el espectador (canales TDT, televisión por cable que puede verse a través de distintos dispositivos), PlayZ, la apuesta de Televisión Española para la gente joven, sigue desgranando más y más series con episodios de corta duración: Inhibidos, Dorien, El punto frío, Cupido, Si fueras tú, etc. Parece que el canal ha conseguido arraigar en el grupo social en el que TVE pretendía no perder la iniciativa. No todos los productos son de la misma calidad, todos ellos están rodados con limitación de medios y lo que tratan los guionistas es de destacar con temáticas sencillas que tengan eco en la audiencia. No siempre lo consiguen y, frecuentemente, se quedan a medias, que es, en el fondo, lo que ha ocurrido con Limbo, serie en ocho capítulos de entre 7 y 10 minutos y con una duración total de algo más de una hora.

Limbo nos muestra a tres personajes: la compradora de una vivienda que hasta poco antes había pertenecido a la familia de un argentino (el segundo protagonista) que ha marchado a su país, pero se comunica con la chica mediante terminales informática y móviles utilizando programas de videoconferencia. El tercer personaje es el ex de la joven que aparece lo suficiente como para generar tensión y ansiedad. Las comunicaciones no son muy buenas y frecuentemente se producen interrupciones, deformación de las imágenes o cortes de voz. Ella es actriz y él diseñador gráfico. Lo que, en principio debía ser solamente un intercambio de comunicaciones sobre el estado de la casa y algunas preguntas de orden general, pronto se convierte en una relación afectiva entre la nueva propietaria y el argentino, turbada por la irrupción intemperante del ex novio. Poco a poco, la situación irá dramatizándose: ella oye pasos y gente que se mueve en el piso de abajo, intenta abrir una puerta que permanece cerrada y que, podría ocultar un gran misterio, pero no lo consigue. La sorpresa final, no por esperada, genera un efecto catárquico en el espectador.

La serie hubiera podido estar algo más refinada. Nada que objetar a los dos protagonistas (el tercero apenas aparece), cumplen con su función. El guion es bastante simple y no resulta completamente original, recuerda extraordinariamente a la película Unfriended (2014), una especie de convergencia entre cine “slasher” y thriller informático, de la cual se toma solamente una parte para componer Limbo. Lo que han hecho los guionista de esta miniserie ha sido simplificar la temática, ahorrar en número de protagonistas y en escenarios y adaptarse al formato de Play Z: capítulos extraordinariamente breves que pueden verse en el Tablet o en el móvil.

Los “parásitos” que aparecen en las sesiones de Skype son excesivos, en ocasiones no permiten que la escena pueda seguirse y, desde luego, limitan la percepción que podemos tener del trabajo actoral especialmente de la protagonista. No hubiera estado de mas relajar esos efectos un poco.

Serie para jóvenes que están penetrando en el mundo de los relatos breves y de la ficción y todavía no terminan de tener los gustos definidos. Seria para los que tienen poco tiempo para ver series. Serie para ver en la cama, en los transportes públicos, en un recreo o cuando se espera a alguien… Serie adaptada a los contenidos y los visitantes de Play Z.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).

 

Anuncios