FICHA

Título original: The Haunting of Hill House
Título en España: La maldición de Hill House
Temporadas: 1 (10 episodios)
Duración episodio: 50-73 minutos.
Año: 2019
Temática: terror
Subgénero: casas encantadas
Resumen: Los Crain son una familia numerosa y feliz hasta que se les ocurre comprar una casa antigua para instalarse. La casa se convierte en una fuente de problemas y pronto, el padre se entera de que, anteriormente, se han producido varias desgracias. Su familia no estará exenta de esta maldición: allí se suicidará la madre y varios hermanos morirán, ya adultos y después de que la familia haya abandonado la casa. El padre y algunos hermanos atribuyen estas muertes a la maldición: es la casa la que mata.
Actores: Michiel Huisman,  Carla Gugino,  Henry Thomas,  Timothy Hutton,  Elizabeth Reaser, Victoria Pedretti,  Kate Siegel,  Mckenna Grace,  Oliver Jackson-Cohen, Paxton Singleton,  Julian Hilliard,  Lulu Wilson,  Violet McGraw,  Annabeth Gish, Anthony Ruivivar,  Samantha Sloyan,  Robert Longstreet,  Levy Tran,  James Lafferty, Anna Enger,  Jordane Christie,  Catherine Parker,  Olive Elise Abercrombie, Elizabeth Becka
Lo mejor: los sobresaltos y el terror psicológico que se respira en todas las escenas.
Lo peor: demasiado claustrofóbica, rodada casi íntegramente en interiores
Lo más curioso
: la serie está basada en la novela de Shirley Jackson publicada en 1959
¿Cómo verlo?: La serie ha sido filmada y difundida por Netflix, pero puede encontrarse también a través de eMule y de bitTorrent.

Puntuación: 8

PROMO (en inglés, subtitulado en castellano)

PROMO (en castellano)

PROMO (en inglés, subtitulado en castellano)

PROMO (en inglés, subtitulado en castellano)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE (Netflix)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Netflix)

WEB OFICIAL

COMPRAR NOVELA ORIGINAL

Lo menos que puede decirse sobre LA MALDICIÓN DE HILL HOUSE

Shirley Jackson fue una novelista norteamericana fallecida en 1965. Consiguió estremecer a los norteamericanos con historias de terror que suponían una etapa necesaria de tránsito entre la vieja novela de terror a lo Allan Poe o a lo H.P. Lovecraft, y la novela actual que tiene a Stephen King y a Neil Gaiman como portaestandartes. Era una escritora extraña: se negó a lo largo de toda su vida a conceder entrevistas y reportajes sobre su obra; consideraba que sus novelas hablaban por sí mismas. Falleció prematuramente a los 48 años, aquejada de sobrepeso, alcoholismo, tabaquismo y sobredosis de tranquilizantes. En ese tiempo escribió seis grandes novelas y un centenar de relatos breves. Sus editores promocionaron sus obras dejando entrever que la autora había participado en actos de brujería durante su juventud. La maldición de Hill House ha sido considerada por autores como Stephen King como una de las novelas más importantes del siglo XX.

La novela ha sido llevada al cine -sin mucho éxito- y adaptada para teatro -solamente se ha representado en los escenarios norteamericanos-, pero esta serie compuesta por diez entregas supone un intento de llevarla al universo de las series. Objetivo cumplido. Una muy buena serie de terror que vuelve a los cánones del género.

La serie nos cuenta la vida de una familia que tuvo la mala idea de comprar una propiedad en un lugar no especificado de los EEUU, Hill House. Tampoco se informaron en el pueblo sobre a quién había pertenecido la casa y si había muerto alguien. Simplemente, la compraron a buen precio, y allí que se trasladaron los Crain en el verano de 1992. La familia está compuesta por seis hijos y los padres. A poco de llegar allí empiezan a producirse fenómenos paranormales e incluso una tormenta que solamente afectó a la vivienda (pero ni siquiera se sintió entre los vecinos del pueblo), la mansión empieza a demostrar que algunas partes precisan reformas y se encuentran en mal estado. No hay gran problema, porque la esposa es aparejadora y realiza un nuevo plano de la mansión. Lo que encontrarán al derribar alguno de sus muros les dará una idea de que se trata de una vivienda muy conflictiva. En un momento dado, cuando ya todos los niños y los propios padres han percibido presencias extrañas, el padre despierta a los hijos y les obliga a abandonar con él la casa. Algo ha ocurrido con la madre. Veintiseis años después, la familia vuelve a reunirse y los hermanos mantienen contactos entre sí: la vida de cada uno de ellos ha evolucionado en una dirección propia: una hermana gestiona con su marido una funeraria, el otro hermano está luchando para su rehabilitación como toxicómano aunque sufre reiteradas caídas, otro hermano se ha hecho millonario escribiendo un libro relatando su infancia en la “casa encantada” y las otras hermanas han seguido cada una su vida, algunas con un doloroso final. El padre, por su parte, sigue creyendo que la casa tiene el poder de matar a sus inquilinos, mientras algunos de sus hijos piensan que todo se debe a recuerdos deformados de la infancia y otros siguen creyendo en  que vivieron en una mansión maldita…

Un argumento así, en principio, no pasa de ser un relato de terror. Todo dependerá de la habilidad del director, del guionista y de los actores para darle credibilidad, convertirlo en una serie memorable… o caer en un dejá vû, enésimo remake del subgénero de “casas encantadas”. El balance final es muy positivo: a pesar de que, adolece de demasiadas escenas desarrolladas en la noche y en plena oscuridad, la serie deriva hacia el terror psicológico. Está rodada utilizando el plano secuencia. Las actuaciones de los distintos miembros de la familia son convincentes e incluso brillantes (como Henry Thomas y Timothy Hutton que interpretan al cabeza de familia en distintos períodos de su vida).

La serie se aparta de la novela en varios elementos, incluso en su estructura y, por supuesto, en la época en la que se ubican los hechos, pero lo importante es que el resultado final es efectivo y permite considerar, por el momento, esta serie como la mejor de terror de estos últimos meses, un género, habitualmente, maltratado y en el que abundan productos de baja calidad. La serie se echaba en falta desde que terminó The Terror, y cuando Penny Dreadful ya es cosa de la historia.

Serie para amantes del terror e, incluso, para los que gustan de series con contenido psicológico en las que las reacciones de los personajes (y de la propia casa) tengan más interés que la trama en sí. Claro está que los amantes del cine de “casas encantadas” y de puertas que chirrían disfrutarán también con esta serie.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).