FICHA

Título originalNero a metà
Título en España: Carlo & Malik
Temporadas: 1 (12 episodios)
Duración episodio: 50 minutos.
Año: 2019
Temática: policíaca
Subgénero: thriller
Resumen: Un policía, casualmente, da el alto a unos sospechosos y uno de ellos logra alcanzar un camión frigorífico del que cae un cadáver congelado. Las investigaciones llevan a la detención del conductor que se dedica al tráfico de drogas. Un policía mestizo infiltrado entre los narcotraficantes consigue extraer información preciosa sobre el caso y termina enamorándose de la hija del policía que, inicialmente, lo ha detenido por error.
Actores: Claudio Amendola,  Miguel Gobbo Diaz,  Fortunato Cerlino,  Rosa Diletta Rossi, Alessandro Sperduti,  Antonia Liskova,  Angela Finocchiaro
Lo mejor: casi parece un producto final del neo-realismo de postguerra.
Lo peor: se asemeja demasiado a series y temáticas producidas en España.
Lo más curioso
: Ha sido rorada casi completamente en Roma y fue emitida en Italia en noviembre-diciembre de 2018.
¿Cómo verlo?: Ha sido estrenado por Netflix el 26 de marzo de 2019. Puede encontrarse en eMule.

Puntuación: 6,5

PROMO (en italiano)

PROMO (en italiano)

PROMO (en italiano)

PROMO (en italiano)

INTRO

MÚSICA

VER SERIE (Netflix)

VER SERIE (en italiano)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Netflix)

WEB OFICIAL  (RAI)

COMPRAR DVD (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre CARLO & MALIK

Si comparamos esta serie con otras memorables que ha producido la televisión italiana en la última década, ésta tiene mucho más que ver con las mediocridades habituales que se producen en España (cuya patrón es un thriller en el cual las historias de amor proliferan) que con la producción italiana (Comisario Montalbano, 1993, Zen, Non uccidere, Los delitos del Bar Lume, Gomorra o Maltese, por poner solo unos ejemplo, sin olvidar las protagonizadas por Terence Hill, Don Matteo y A un paso del cielo). Las series españolas, suelen tener como denominador común: un crimen que se va complicando, un “problema social” que parece dar “seriedad” y solvencia” a la serie, y, una o varias historias de amor entrecruzadas y sexo explícito. Hasta ahora, este esquema no era el habitual en series italianas (como las mencionadas), pero en Carlo & Malik se convierten en las columnas de la serie. Así pues, lo primero de lo que estamos obligados a hablar es de una “españolización” de las series italianas. Algo preocupante porque implica que una narrativa de altura, ha descendido un peldaño.

¿Cuáles son las tres columnas sobre las que se levanta la serie? La primera de todas, la aparición de un cadáver congelado que ha caído de un camión de transporte, que corresponde a la “columna thriller”. El equipo de policías, dirigido por “Carlo Guerrieri”, localiza accidentalmente a unos traficantes en un mercado romano, al salir huyendo, uno logra alcanzar el vehículo, huyendo apresuradamente y haciendo que caiga el cadáver del propietario de la empresa que figuraba en su interior. A partir de aquí se desarrolla esta parte de la trama.

Segunda columna: la que debería aportar “seriedad y sensibilidad social” a la serie que, aquí también, como ha ocurrido en muchas, tiene que ver con la inmigración y el racismo. En efecto, desde el primer episodio, la serie nos muestra los barrios en los que viven hacinados los inmigrantes africanos que han llegado a Europa. Pobreza, suciedad y rostros sombríos. Por otra parte, la antítesis de “Carlos Guerrieri” es “Malik Soprani”, originario de Costa de Marfil, adoptado por una italiana el mejor de su promoción, policía que, inicialmente, el comisario confunde con un narco, dado que está realizando una “misión encubierta”. Sus superiores les obligan a trabajar juntos y “Malik” no desaprovecha ocasión de reprochar racismo y prevenciones a sus compañeros de profesión.

Tercera columna: el policía “Carlos Guerrieri” tiene una hija que trabaja como forense para la magistratura romana. En las primeras escenas, se cruza con “Malik”, al que está a punto de atropellas, pero que le llama profundamente la atención. El romance está cantado desde las primeras escenas y luego, buena parte del interés de la serie consiste en seguir cómo y cuándo se consumará. “Guerrieri”, a todo esto, es viudo, así que la cuestión es con quién ligará…

Sobre estas tres columnas se levanta esta serie que, en principio, parece bastante rutinaria y cuesta mantener la atención. Las tres columnas no están particularmente bien diseñadas, los diálogos son poco hábiles, extremadamente superficiales, escritos casi con desinterés por los guionistas y sin saber muy bien de lo que están hablando.

La serie ha sido estrenada en Netflix sin ningún tipo de publicidad. Es de las que pasará discretamente por la plataforma. La producción ha corrido a cargo de la RAI y de Netflix y, hasta ahora, no se ha hablado de que vaya a filmarse una segunda temporada.

Podemos recomendar esta serie a los habituales de los productos italianos: tendrán ocasión de comprobar la caída de calidad en relación a otros productos de la misma procedencia.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).