FICHA

Título original A.P.Bio
Título en España: A.P.Bio
Temporadas: 2 (14 episodios)
Duración episodio: 22 minutos.
Año: 2019
Temática: comedia
Subgénero: estudiantes
Resumen: Un orgulloso profesor de Hardvard es expulsado de esta universidad y se ve obligado a aceptar in extremis un puesto de profesor de biología en el instituto de una ciudad de segundo orden. A partir de ese momento, todo su interés consistirá en utilizar a sus alumnos más aventajados para urdir una venganza contra el centro que le ha expulsado y una venganza contra los que considera responsables
Actores: Glenn Howerton,  Lyric Lewis,  Mary Sohn,  Jacob McCarthy,  Aparna Brielle, Patton Oswalt,  Nick Peine,  Jean Villepique,  Allisyn Ashley Arm,  Eddie Leavy, Jacob Houston,  Tucker Albrizzi,  Charlie McCrackin,  Sari Arambulo,  Spence Moore II, Tom Bennett,  Niecy Nash,  Paula Pell,  Taran Killam,  Mark Proksch, Saidah Arrika Ekulona,  Lori Alan,  Louheed Daniel,  Jessica Garza,  Argenis Pirela, Kalpana Pot,  Eden Riegel,  Rheagan Wallace,
Lo mejor: a partir del tercer capítulo la serie empieza a remontar.
Lo peor: tiene mucha menos gracia de lo que pretende.
Lo más curioso
: serie creada por Mike O’Brien y estrenada en los EEUU el 1 de febrero de 2018.
¿Cómo verlo?: Es emitida en España por Fox desde el 8 de marzo de 2019. Puede encontrarse en emule.

Puntuación: 6,5

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Movistar+)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Movistar Series)

WEB OFICIAL (NBC)

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre A.P.BIO

El primer y el segundo episodios de esta serie son ligeramente desconcertantes: parece una comedia de situación estudiantil, pero no termina de serlo. No hay risas enlatadas, algunos de los rasgos canónicos del género no están presentes y, el espectador tiene derecho a preguntarse qué es exactamente lo que está viendo. Luego, a partir del tercer y cuarto episodio, la serie remonta, si es que se ha tenido la paciencia para esperar a ello. Es, en cualquier caso, una serie de humor, que, habitualmente no logra llegar a la carcajada y que se queda en la simple sonrisa. Es, además, una serie de bajo presupuesto, en la que no encontraremos actores conocidos aparte del protagonista.

La serie nos presenta la llegada de “Jack Griffin” (Glen Howerton) a su nuevo destino: un instituto de enseñanza media de Toledo (Ohio), ciudad de segundo orden. No está allí por gusto. De hecho, ni siquiera está dispuesto a dar la clase para la que ha sido contratado después haber resultado expulsado de la universidad de Harvard. Le corresponde impartir de asignatura de biología a un grupo de estudiantes que deberían ser superdotados, pero que, a primera vista, parecen entre repipis y tontos de remate. Una vez dentro de al clase y tras haber sido presentado por el director, deja claro que en su clase se hará cualquier cosa menos biología. El director del centro no sabe cómo llamarlo al orden y controlar a un tipo, habitualmente fuera de sí. Cuando el nuevo profesor se da cuenta de que sus alumnos son especiales, decide utilizarlos en beneficio propio y para consumar su venganza contra el centro que le ha expulsado. Poco a poco se va creando un régimen de empatía entre profesor y alumnos que estaba ausente en el momento en el que llegó al centro destrozando con su vehículo el cartel con el nombre de la institución.

Serie discreta, excesivamente discreta, que no merece más que un aprobado alto, sin aproximarse siquiera al notable. No cabía ser muy optimista si tenemos en cuenta que, en el fondo, se trata de una de esos productos situados en escuelas o universidades norteamericanas que, casi siempre, resultan entre decepcionantes y muy decepcionantes.

La serie está escrita en clave de comedia, pero en muy pocas ocasiones el espectador experimentará la necesidad de liberar carcajadas e incluso las sonrisas serán furtivas. Todo lo cual no quita que la primera temporada haya constituido un éxito relativo haya animado a la NBC a contratar una segunda. En España, desde luego, tendrá bastante menos éxito, a pesar de haber sido contratada por Movistar Series.

El protagonista, Glenn Howerton, es uno de esos rostros que aparecen y reaparecen una y otra vez en series desde que en 2003 fue uno de los protagonistas de Urgencias hasta su presencia en Fargo. Se trata de un actor de cualidades aceptables, pero no para una comedia ni mucho menos para encarnar a un personaje completamente absurdo y desmadrado, sin pies ni cabeza. El único personaje conocido, además de Howerton, que aparece en la serie es Patton Oswalt cuya sola aparición nos obliga a recordar su participación en docenas de series (de las que sólo una mínima parte se han estrenado en España).

No es, desde luego, una serie inolvidable y el hecho de que sea a partir del tercer-cuarto episodio cuando remonte, tampoco ayuda mucho a que la veamos. Es extraña y mal concebida: hubiera debido de entrar en materia desde el piloto. Y además, comete el peor de los pecados: sugerir que los alumnos mejor dotados para los estudios deben ser, necesariamente, freakys, raritos y completamente desprovistos de habilidades sociales.

Los gags no siempre funcionan. Es más, habitualmente, están mal planteados y se desarrollan sobre un argumento demasiado débil. El efecto cómico queda atenuado y la serie se convierte en visible pero completamente insustancial. Gustará si gustan las situaciones surrealistas, los argumentos basados en presupuestos poco creíbles y se buscan productos que no fuercen ni la risa en las mandíbulas ni en el estómago. No es, desde luego, una serie para “partirse la caja”.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).