FICHA

Título original Sanctuary
Título en España: Sanctuary
Temporadas: 4 (59 episodios)
Duración episodio: 45 minutos (aprox.)
Año: 2008-2011
Temática: ciencia ficción
Subgénero: fantástico
Resumen: Tres personajes, una doctora de origen incierto, su hija y un científico forense, buscan criaturas misteriosas y monstruosas en todo el mundo. Parten de la base de que se trata de mutaciones involuntarias y que utilizando la psicología adecuada se les puede llevar al “santuario”, especie de reserva india para este tipos de seres anómalos.
Actores: Amanda Tapping,  Robin Dunne,  Emilie Ullerup,  Ryan Robbins, Christopher Heyerdahl,  Agam Darshi,
Lo mejor: cierta ternura en los relatos que está ausente de otras series de monstruitos.
Lo peor: la falta fuerza narrativa e intensidad.
Lo más curioso
: Inicialmente los episodios tenían el formato de web-serie y se lanzaban cada dos semanas vendiéndose en la web de pago. El canal Syfy, al cabo de pocas semanas, encargó la primera temporada para televisión.
¿Cómo verlo?: Es emitida en España por Syfy. Puede encontrarse en emule.

Puntuación: 6,5

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Syfy)

VER SERIE (youTube)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Syfy, en castellano)

WEB OFICIAL (Syfy, en inglés)

Comprarlo en Amazon

Lo menos que puede decirse sobre SANCTUARY

Cuando se inició esta serie, en 2008, se creía que Internet abriría un campo de difusión rentable para pequeñas productoras que tenían ambiciosos proyectos. Realizando clips de series que fueran “enganchosas” para la audiencia, de apenas 10 minutos y vendiendo cada uno de los episodios (que podían realizarse cada dos semanas) se creía superar los costes y obtener buenos beneficios. Luego resultó que ni las ideas eran tan buenas, ni la gente dispuesta a pagar unos centavos por ver unos episodios, originales, pero toscamente elaborados, constituían atractivo suficiente para los inversores. Tal fue el caso de Sanctuary, serie que tiene dos fases: unos primeros ocho episodios que se difundieron a través de website de pago y una segunda parte -que es la que aquí comentamos- en la que la idea original de una serie de ficción sobre cazadores de monstruos, fue comprada por el canal Syfy que la convirtió en una serie señera.

En realidad, el argumento es bastante sencillo. En las primeras escenas del capítulo primero vemos a unos policías que acuden a una llamada que ha dicho que en un apartamento se estaban produciendo ruidos raros. Bajo la cama encuentran a un joven aterrorizado. Es un mutante que procede, mira por donde, de Chernobil y que ha pasado por distintos hogares de adopción, cada uno de los cuales lo ha rechazado por tener una característica no prevista: del hígado le sale una de tentáculo de metro y medio de longitud que apunta con previsión mortal sobre la masa encefálica del oponente y le succiona vitalidad y parte del cerebro… Un psicólogo forense, especializado en ciencias del comportamiento, el listillo de turno, se da cuenta de que el chaval es inofensivo y que solamente su tentáculo actúa agresivamente, cuando se ve presionado por las circunstancias.

El psicólogo conoce a una misteriosa doctora que le lleva a un lugar desconocido: es una especie de reserva para seres mutantes, que tienen algún rasgo anómalo. Estos seres son rescatados de todo el mundo, gracias a la energía y capacidad para la lucha, de la hija de la doctora, una rubia vigorosa y agresiva. Entre los tres, rescatan a estos seres desgraciados, les dan cobijo y comprensión y, en una palabra, los reciclan en un “santuario” en el que se encontrarán como en casa y no se sentirán presionados ni discriminados.

Tal es, en esencial, la línea argumental que nos describe, por sí misma, como va a ser la serie: con algún toque divertido, momentos de terror, y pizcan sentimentales y enternecedoras. Es un “elogio a la diferencia”, un canto a la “integración” de quienes no son como nosotros. Un portento, en definitiva, de corrección política, puesta al servicio de la industria del entertaintment.

Es una serie que se deja ver. En los primeros episodios, más que monstruos -que también- lo que seguimos son las complejas relaciones personales y los misterios que acompañan a la “plantilla” que ejerce funciones en el “santuario”. En la segunda temporada, aparecen los rivales: un grupo que quiere aprovechar a los mutantes para el ejercicio del mal. Aparecen también personajes como Nikola Tesla que contribuyen a hacer la serie más fantástica aún.

Pero no busquemos, ni originalidad, ni espectacularidad en esta serie. Se trata de un mero producto de ocio, que gustará a los que hace 15 años les gustó Buffy Cazavampiros y sus secuelas, interesará a quienes quieran completar su catálogo de monstruitos, los seguidores de las sagas posteriores de terror y a un público que no exige mucho de las series, salvo rarezas que le llamen la atención, pero no le quiten el sueño. Si no se encuentra en ninguno de estos casos, la serie le aburrirá y no superará el segundo episodio.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).

 

Anuncios