FICHA

Título original The innocent Man
Título en España: El proyecto Williamson
Temporadas: 1 (6 episodios)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2019
Temática: documental
Subgénero: true crime
Resumen: En Ada, un pequeño pueblo de Oklahoma, se producen con dos años de diferencia, dos asesinatos de características similares. Curiosamente, son detenidos en cada uno de estos crímenes dos personas de extracción humilde, que son presentados por los mismos policías y fiscales como los asesinos confesos que resultan condenados por la ley. Pasan décadas en la cárcel y, sin embargo, se trata de cuatro inocentes.
Actores: entrevistas con los protagonistas auténticos,
Lo mejor: El director Clay Twell ha convertido un tema, inicialmente, árido, en un verdadero documental con alta capacidad adictiva.
Lo peor: Dos de los acusados llevan más de 30 años en prisión, a pesar de las evidencias científicas irrefutables.
Lo más curioso
: Se trata de la única obra de no ficción del novelista John Grisham.
¿Cómo verlo?: Es emitida en España por Netflix desde el 23 de febrero de 2019. Puede encontrarse en emule.

Puntuación: 8

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (entrevista con John Grisham, en inglés)

PROMO (subtitulado en castellano)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Netflix

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Netflix)

WEB OFICIAL

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre EL PROYECTO WILLIAMSON

Un pequeño pueblo, Ada, en un Estado de contornos geométricos, Oklahoma, en donde hace 100 años todavía se producían linchamientos y era normal que los considerados como asesinos ni siquiera fueron juzgados, sino que se les colgara directamente. Es eso que suele llamarse “la América profunda” y que tanto juego da en series de terror y de documentales como éste, estilo “true crime”.

Con una diferencia de dos años, en 1982 y 1984, se producen en aquel pueblo, aparentemente pacífico, dos crímenes de similares características. En ambos casos, las víctimas son dos chicas jóvenes. La policía local detiene, en cada crimen, a dos jóvenes de similares características: son blancos y pobres, tienen poca experiencia de la vida y alguno ha cometido pequeños hurtos previos, coquetean con drogas y sobre todo con alcohol. Además, los cuatro han confesado su participación en los crímenes con una escalofriante naturalidad, como si no fuera con ellos. El documental nos muestra utilizando los vídeos originales realizados por la policía. los aspectos más aberrantes de su declaración. En ningún momento han sido presionados, se les ha tratado bien e incluso se les ha ofrecido Coca-Cola y pizza. Así pues, no hay duda, son culpables. Uno de ellos estuvo en el corredor de la muerte, y solamente in extremis, cinco días antes de la ejecución, la sentencia fue pospuesta… Tal es el punto de partida. Nadie duda, tras ver el primer episodio de esta serie documental, que los acusados eran culpables. Merecían la cárcel e incluso la silla eléctrica. Los policías que los detuvieron y el fiscal que los acusó -siempre los mismos en ambos casos- parecen estrictos y escrupulosos cumplidores de su trabajo.

Pero luego resultará que todo esto es falso. El novelista John Grisham, especializado en elaborar thrillers de misterio, cuando buscaba material para un nuevo libro, se dio cuenta de que este caso superaba cualquier argumento de ficción y decidió escribir un ensayo titulado The Innocent Man que ahora Netflix ha convertido en documental y en el que el propio novelista explica parte de los detalles del caso.

¿Las confesiones? Lo que vemos no son las confesiones del crimen, sino los relatos de sueños que tuvieron los acusados. Uno de ellos tenía una inteligencia “más baja que lo normal”. Se trataba de chicos pobres que no pudieron asegurar su defensa. En la otra parte, se encontraban policías que, posiblemente, trataron de encubrir a alguien en cooperación con un fiscal popular pero poco escrupuloso a la hora de presentar los casos y que escatimó material expulpatorio a las defensas. Lo que vemos, pues, en los episodios posteriores al piloto es la deconstrucción de dos casos criminales y cómo, fríamente, la justicia envía a la silla eléctrica a un inocente que pasó 15 años de cárcel por un crimen que no había cometido. En el otro caso, los acusados y declarados culpables, están todavía en la cárcel ¡treinta y cinco años después del crimen!

Esta serie documental es, en realidad, una crítica al sistema judicial norteamericano, mediante la deconstrucción de dos casos de asesinato ocurridos en el mismo pueblo. Algunos de los entrevistados son decididos opositores a la pena de muerte, pero lo que se discute en esta serie, no es esto, sino al “sistema” de justicia que permite que entre un 2 y un 4% de las personas encarceladas en los EEUU, es decir, 100.000 personas, estén en la cárcel o en el corredor de la muerte, por crímenes que no han cometido. Lo verdaderamente escalofriante es que las sospechas de mala práctica recaen sobre el eje policía-fiscalía y que, al decir de algunos de los entrevistados, se repite con bastante frecuencia en pueblos con las mismas características que Ada, Oklahoma, incluso en una época en la que los análisis de ADN y la ciencia forense deberían ser determinantes a la hora de establecer culpabilidades, por encima de las confesiones o presuntas confesiones de los acusados.

Un documental interesante, muy por encima de otros productos del género “true crime”, absolutamente irrefutable en sus conclusiones y que interesará, tanto a los que consumen productos de “género negro” como a los amantes de los thrillers criminales. Razón tenía John Grisham cuando optó por realizar una pieza de periodismo de investigación, antes que una nueva novela: hay realidades que superan a cualquier ficción.

SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).