FICHA

Título original Childhood’s End
Título en España: El fin de la infancia
Temporadas: 1 (3 episodios)
Duración episodio: 70 minutos.
Año: 2015
Temática: ciencia ficción
Subgénero: drama
Resumen: Aparecen en el planeta Tierra los llamados “Señores del Exterior”, una raza alienígena pacífica que en un tris resuelve todos los problemas del planeta y le conduce a la utopía soñada. Los extraterrestres, inicialmente, eligen a una serie de interlocutores y evitan mostrarse. Luego, finalmente, lo hacen y poco a poco consiguen hacerse con el control del planeta.
Actores: Mike Vogel,  Osy Ikhile,  Daisy Betts,  Charles Dance,  Ashley Zukerman,  Yael Stone, Hayley Magnus,  Julian McMahon,  Colm Meaney,  Charlotte Nicdao,  Georgina Haig, Darius Amarfio,  Don Hany,  Tanc Sade,
Lo mejor: El texto original de Arthur C. Clarke.
Lo peor: La adaptación que se ha hecho de este clásico de la ciencia ficción.
Lo más curioso
: Stanley Kubrick estudió durante muchos años adaptar esta novela al cine, pero finalmente renunció ante las dificultades y los riesgos que implicaba.
¿Cómo verlo?: Es emitida en España por Syfy. Puede encontrarse en emule y comprarse en DVD.

Puntuación: 5

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en castellano)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Syfy

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Syfy – España)

WEB OFICIAL (Syfy – EEUU)

Comprarlo en Amazon

Lo menos que puede decirse sobre EL FINAL DE LA INFANCIA

Hay adaptaciones de novelas clásicas de la ciencia ficción que resultan sorprendentes y fieles a lo que el autor ha querido decir. ¿Ejemplo? 2001, una odisea espacial. Otras en cambio, superan al libro en el que se inspiraron. Por ejemplo, Blade Runner. Pero, para entender correctamente la película hay que leer el libro. Finalmente, las hay que han supuesto un fracaso completo en el intento de trasladar la filosofía de la novela a la pantalla. Tal es el caso del relato clásico de Arthur C. Clarke, El final de la infancia. ¿Qué es lo que ha fallado? Seguramente que, como ya dijo Kubrick cuando intentó formular la adaptación, resulta prácticamente imposible trasladar la filosofía contenida en las páginas escritas por Clarke. Eso es todo. Hemos visto muchos casos de novelas que “funcionan” en su versión impresa pero que resultan insustanciales en su traslación cinematográfica.

Las tres partes de Childhood’s End, son un fracaso lamentable para el canal Syfy, dedicado, paradójicamente la ciencia ficción. Sin duda, debieron pensar que valía la pena arriesgarse y tratar de llegar a don de no llegó el genio de Kubrick. El fracaso estaba cantado. Cada una de las partes de esta miniserie cojea por algún aspecto. La primera es un canto melifluo a la corrección política y al buenismo. La segunda parte es donde se trata de condensar la filosofía del relato: una vez más el conflicto entre ciencia y religión. La tercera parte, nos muestra el verdadero fin de los extraterrestres que han llegado a nuestra planeta y termina donde empezaba el primer episodio: con la imagen de un astrofísico que resulta ser el “último hombre vivo” que dice a las “generaciones posteriores que jamás verán la luz”, que no sean demasiado duros al juzgar a la especie humana. Fundido a fuego.

Algunas de las variaciones que introduce esta miniserie en relación al relato original, son las responsables de que, desde el principio, sea imposible tomársela en serio. Allí en donde Clarke hace del secretario general de las Naciones Unidas, el interlocutor con los extraterrestres, en la miniserie, en cambio, es un tipo de la América profunda, un verdadero paleto, el que ocupa este lugar. Y lo peor no es lo increíble de la elección, sino el que buena parte del metraje es ocupado por la intrascendente e inicua historia de los amores, amoríos y relaciones familiares del paleto en cuestión. Que es algo más que irse por la tangente: es desviar a la serie de la temática de ciencia ficción que la justifica. En el segundo episodio, todo se vuelve improvisado y confuso hasta el punto que cabe decir si los guionistas han leído el libro de Clarke o solamente un resumen. Este descenso de calidad concluye en el tercer episodio en el que los guionistas, dejada atrás la ciencia ficción, subsumen al espectador en el género de terror puro y simple.

El resultado final son tres partes de 70 minutos en las que no solamente no está claro el mensaje, sino que ni siquiera estamos seguros del género al que pertenece lo que acabamos de ver. En el primer episodio, la corrección política y el buenismo, puede generar incluso comentarios irónicos en parte de la audiencia. En el segundo, la sensación es de perplejidad y confusión. En la tercera, lo que vemos no es la adaptación de una buena novela, sino una mala película de terror.

No es una serie que podemos recomendar, sino que, más bien, nuestra recomendación sería la de coger el libro de Clarke (incluso se puede conseguir en PDF) y olvidarse de este intento frustrado que no hay por donde coger. Muy triste el que un buen actor como Charles Dance se haya prestado a encarnar al portavoz de los extraterrestres, “Kerellen”, adaptando la forma del diablillo de nuestra infancia.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).