FICHA

Título original Schitt’s Creek
Título en España: Schitt’s Creek
Temporadas: 5 (57 episodios)
Duración episodio: 22-45 minutos.
Año: 2015-2019
Temática: comedia
Subgénero: crítica social
Resumen: Una familia multimillonaria, bruscamente tiene un encontrazo con Hacienda y pierde todas sus propiedades salvo una cala en una zona olvidada y rural. Allí se ve obligada la familia a residir tratando de reconstruir su imperio económico y en una permanente situación de insatisfacción e inadaptación a la América profunda que les rodea.
Actores: Eugene Levy,  Catherine O’Hara,  Dan Levy,  Annie Murphy,  Emily Hampshire, Chris Elliott,  Jennifer Robertson,  Sarah Levy,  Tim Rozon,  Dustin Milligan, Karen Robinson,
Lo mejor: La serie tiene algunos momentos absolutamente desternillantes.
Lo peor: Los personajes no están terminados de pintar, son simples caricaturas.
Lo más curioso
: La serie fue creada por Eugene Levy y por su hijo Daniel Levy, que, interpretan así mismo, los papeles de padre e hijo en la serie.
¿Cómo verlo?: Es emitida en España por Movistar+. Puede encontrarse en emule y en bitTorrent.

Puntuación: 7

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Movistar+)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Movistar Series)

WEB OFICIAL (CBC, en inglés)

Comprarlo en Amazon

Lo menos que puede decirse sobre SCHITT’S CREEK

Los que tenemos más edad, no podremos evitar reconocer cierto parecido de esta serie con otra que hizo las delicias de nuestra infancia: Granjero último modelo.  Los presupuestos de partida de ambas series son similares: una familia que, por una razón u otra, se va a vivir a una zona rural instalada en algún lugar de la “América profunda”, y en la que, a pesar de la inevitabilidad de la situación y de su buena voluntad, se sienten como un pulpo en una cacharrería. Luego, claro está, se ve que se trata de similitudes circunstanciales y que la gran diferencia entre ambas series es que en la de los años 60, los protagonistas están por propia voluntad en una zona rural, mientras que la familia de Schitt’s Creek, lo está como último refugio, contra su voluntad y por pura chiripa.

La serie se inicia con la cámara sobrevolando una lujosa mansión; luego se pasa a unos interiores barrocos y recargados. Suena el timbre: una circunspecta sirvienta, latina por supuesto, abre la puerta y aparecen como hienas una legión de funcionarios del fisco dispuestos a llevarse todo lo que valga algo, incluido el título de propiedad de la mansión. La familia en cuestión, los “Rose”, se han quedado sin nada, a causa de la mala gestión de sus administradores. Pero, su abogado les recuerda que  todavía les queda una propiedad que ni siquiera el fisco ha considerado oportuno embargar. Se trata de una ciudad que el padre compró años atrás a su hijo y le regalo para su cumpleaños, tratándose de una broma. Pero la ciudad existe, es Schitt’s Creek y es allí a donde van a refugiarse.

Inmediatamente, se dan cuenta de que aquel no es su lugar. Las gentes que pueblan aquella zona son simples y alejadas de la sofisticación a la que están habituales. Están obligados a vivir en el motel del pueblo en donde apenas existe huella de las comodidades a las que están habituados. La familia está compuesta por un padre inteligente y calculador, una madre frívola, una hija egoísta y que solamente busca comodidades y un hijo pansexual. Pero, a partir de ahí, tratarán de reconstruir su fortuna en los límites de la población de Schitt’s Creek.

La serie es de procedencia canadiense. Ha recibido, generalmente, elogios, e incluso consta que es, por el momento, la única serie canadiense que ha optado a los Premio de la Crítica norteamericanos como “Mejor Serie de Comedia”. Su sentido del humor es aceptable, no induce a risas constantes, pero sí tiene “crestas” de humor que resultan sobresalientes. La serie se debe únicamente a la creatividad de los Ley, Eugéne y Daniel, padre e hijo en la vida real y que se otorgaron estos mismos roles en la serie que escribieron para la televisión canadiense CBC.

Los personajes protagonistas y los de los lugareños están simplemente pintados con rasgos muy someros. Son, en realidad, caricaturas, pero cumplen su función de esquematizar perfiles para acentuar más la crítica social: no se salvan ni los lugareños presentados como patanes, ni los multimillonarios venidos a menos.

La comedia “funciona” con altibajos. La primera temporada es buena, la segunda, mejor. Luego se estabiliza con tendencia inevitable al agotamiento en las siguientes. De todas formas, el pasado 8 de enero de 2019, se estrenó la quinta temporada.

La serie puede gustar a amantes de las comedias de situación no compulsivas. Puede gustar a los que aman comedias clásicas y quienes quieren convencerse de que existe lucha de clases incluso entre tontos pobres y tontos que en otro tiempo fueron ricos.

La serie se puede encontrar en Movistar, comprarse en DVD o bajarse a través de los programas de intercambio de archivos.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).

 

Anuncios