FICHA

Título original Behind the Curve
Título en España: La Tierra es plana
Temporadas: 1 (documental)
Duración episodio: 1 hora y 35 minutos.
Año: 2017
Temática: documental
Subgénero: conspiranoia
Resumen: Una sociedad norteamericana sostiene que nos han engañado: el planeta Tierra no es una bola achatada por los polos, que gravita en el espacio, sino un círculo rodeado de hielo en la circunferencia exterior y completamente plano. Los viajes espaciales, las fotos realizadas desde el espacio, las leyes de la geometría y de la trigonometría, todo eso no son más que las mentiras urdidas por una vasta conspiración. La Sociedad de la Tierra Plana cada vez tiene más eco y audiencia en los EEUU.
Actores: entrevistas reales a miembros de la Sociedad de la Tierra Plana y a científicos,
Lo mejor: La sorpresa que produce ver a personas simpáticas sosteniendo tesis aberrantes.
Lo peor: Que el movimiento de los “terraplanistas” gana posiciones en los EEUU.
Lo más curioso
: El movimiento de la Tierra Plana es una de las concepciones conspiracionistas más curiosas nacidas con el siglo XXI, aunque parezcan instaladas en épocas de indigencia científica absoluta.
¿Cómo verlo?: Es emitida en España por Movistar+ desde el 21 de enero de 2019. Puede encontrarse en emule.

Puntuación: 8

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en castellano)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Netflix)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Netflix)

WEB OFICIAL (en inglés)

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre LA TIERRA ES PLANA

Se cuenta que un tercio de la población de los EEUU afirma con una seriedad digna de mejor causa, que el Universo fue creado por Dios, tal como se cuenta en el Génesis, en seis días de actividad febril. No se trata de que se planteen legítimas observaciones a la teoría darwinista de la evolución, sino que se sostiene que el texto bíblico, simplemente, tiene razón y que todo lo que lo contradice, ciencia o lógica, va en contra de una “Verdad” que, expresada entre comillas y en mayúsculas, está por encima de cualquier otra consideración al expresar la Palabra de Dios. Lo cierto es que, en ciencia, se dice que “más vale una mala teoría que no tener teoría”: al menos de la discusión sobre una “mala teoría” puede surgir una aproximación a la verdad, entendida como la explicación correcta y lógica a un fenómeno físico. Todo lo que está presente en el mundo, responde a las leyes de la física y el hecho de que todavía falte una explicación de conjunto, no implica que, para entender el Universo, debamos aceptar la “verdad religiosa” (que, en el fondo sirve para una guía para la búsqueda interior y el perfeccionamiento del ser humano) para interpretar el mendo exterior. Pero lo sorprendente es que, cuando pensábamos que lo habíamos visto todo en cuestión de teorías conspiranoicas, nos enteramos de que en EEUU están causando furor y avanzando posiciones, hasta convertirse en un movimiento de masas, los partidarios de la “tierra plana”, también llamados “terraplanistas”. Aquí lo que se cuestiona es, no solamente la lógica científica, sino las fotos tomadas desde el espacio e incluso las observaciones que nosotros mismos podemos realizar con cierta simplicidad.

El documental presentado por Netflix en este mes de febrero de 2019 nos dice todo lo que vale la pena saber sobre tan extraña teoría y sobre quienes la defienden. Son tipos simpáticos, utilizan las nuevas tecnologías y las redes sociales para difundir sus mensajes. Y deben hacerlo bien, porque cada vez logran más seguidores. O quizás sea que la sociedad norteamericana funciona mal y ha nacido muy alejada de los principios de la lógica y de la filosofía cartesiana. El caso es que esta serie nos permite conocer a cuatro personajes que encabezan el movimiento:  un joven preocupado por encontrar una explicación razonable y la demostración absoluta e incuestionable al principio (y que nunca lo logra), una atractiva activista de mirada ingenua y enigmática, un cuarentón jovial que vive con su madre, permanentemente atacado por un disidente de la misma teoría y otro tipo de aspecto enérgico y divertido. Todos ellos han convertido la causa de la “tierra plana” en su razón de vivir y en el rasgo diferencial que los distingue del resto de la población, que vive en la oscuridad, ingenuos ellos, pensando que la tierra es redonda.

El modelo que defienden los partidarios de la “tierra plana” es el de una superficie circular, cubierta por una bóveda en la que se encuentran “pegadas” las estrellas y que tiene en su periferia y en la zona en la que termina la tierra y empieza la semiesfera celeste, una acumulación de hielo. El cómo han podido llegar a esta conclusión es algo bastante enigmático. Se empieza no creyendo que los astronautas norteamericanos llegaron a la Luna y que ingenios rusos, chinos y europeos se han instalado en la superficie del satélite, y se termina, mediante el tiro por elevación, creyendo en conspiraciones cada vez más abracadabrantes. Ésta es una de ellas. En realidad, ante semejantes disparates que cuestionan las leyes de la lógica y el mismo sentido común, y niegan veracidad a hechos suficientemente demostrados, lo que vale es realizar un estudio sobre la personalidad conspiranoica, mucho más que sobre la teoría, en sí, de la “tierra plana”. ¿Cómo es posible que unos tipos aparentemente normales, agradables en el trato, dialogantes y, lo que es mejor, viviendo en esta época, sean capaces de sostener tan peregrina teoría sin evidenciar ningún otro rasgo de locura? Sin duda, el afán de “saber”, de pertenecer a una élite que conoce la verdad y que “ha despertado”, que es refractaria a las “mentiras” difundidas por científicos, por gobiernos y por medios y, por todo, ello se siente superior y no se ve como mediocre o normal, está en el origen del grupo impulsor de la “tierra plana”.

En este documentar de hora y media no dejamos de sorprendernos. El director Daniel J. Clark, ha sido extraordinariamente hábil a la hora de seleccionar testimonios científicos que tratan de explicar el porqué hoy se defiende el “terraplanismo” y de encontrar a unos representantes de esta corriente que, defendiendo posiciones incuestionablemente freakys, no dan esa sensación, sino la de responder al modelo de americano medio.

Lo sorprendente de este documental no es la naturaleza de la creencia (los hay que creen en la existencia de una conspiración de “reptilianos” y si los Expedientes X hicieron las delicias de toda una generación es por lo extendido de la creencia sobre la presencia de extraterrestres en el planeta Tierra, ayer, hoy y mañana), sino la aproximación a las personalidades de sus más conspicuos defensores y la explicación que la denostada “ciencia oficial” da. Cuando los defensores de la “tierra plana” se sienten arrinconados, recurren a la “defensa de la libertad de expresión y de creencias” que, efectivamente, está sancionada y reconocida por las leyes… Nadie les llevará al patíbulo por sostener creencias peregrinas, pero lo que vale la pena explicar -y este documental lo hace a medias- es qué le da esa fe irracional y cómo han llegado a ella.

Documental que satisfará a los buscadores de freakadas, a los coleccionistas de teorías conspiranoicas, a los amantes de la psicología y a los que se interesan por la personalidad paranoide. A los “terraplanistas”, en cambio, no les dirá gran cosa que no hayan encontrado antes en youTube o en las muchas webs que defienden estas posiciones.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).

 

Anuncios