FICHA

Título original Atfermath
Título en España: Aftermath
Temporadas: 1 (13 episodios)
Duración episodio: 42 minutos.
Año: 2016
Temática: ciencia ficción
Subgénero: catástrofe
Resumen: Un matrimonio cuya vida es normal, ella antigua piloto de combate y él un profesor universitario, junto con sus tres hijos, deben de huir de su lugar habitual de residencia cuando detectan fenómenos extraños y los habitantes de varias regiones se ven poseídos por unas extrañas fiebres que alteran su comportamiento y los convierten en asesinos enloquecidos. Logran llegar hasta una zona refugio habilitada por el gobierno, pero sus vicisitudes se prolongan por que una de las hijas ha sido separada del grupo.
Actores: James Tupper,  Anne Heche,  Levi Meaden,  Taylor Hickson,  Julia Sarah Stone, Louis Ferreira,
Lo mejor: Tiene algunos efectos especiales notables.
Lo peor: La familia protagonista parece todo menos una familia.
Lo más curioso
: Los economistas no han sido capaces de interpretar cómo se produjo aquel crack bursátil. Esta serie da la respuesta más probable a la crisis.
¿Cómo verlo?: Es emitida en España por Syfy desde el 21 de enero de 2019. Puede encontrarse en emule.

Puntuación: 5,5

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en castellano)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Syfy)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Syfy, en castellano)

WEB OFICIAL (Syfy, en inglés)

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre AFTERMATH

Serie frustrada producida en Canadá para el canal SyFy. No sobrevivió a la primera temporada compuesta por trece episodios y es emitida en España desde el mes de enero de 2017 por el mismo canal norteamericano. La segunda temporada se canceló ese mismo mes. ¿Su problema? Un planteamiento de base incoherente imposible de rectificar sobre la marcha. Es una serie de catástrofes, es una serie sobre el apocalipsis, es una serie sobre el declive de la civilización, es una serie sobre epidemias que alteran la vida de los humanos, es una serie de supervivencia, es una serie de monstruos “espirituales”… demasiados elementos inconexos que no hay forma de ordenar coherentemente.

Una familia estándar del Estado de Washington vive en un lugar apartado, es una familia feliz, por mucho que cada uno de sus miembros vaya por su parte y, más bien, parezcan cinco personas que no tienen gran cosa que ver unas con otras. El padre es un profesor universitario especializado en sociología de las culturas, un tipo estudioso que intenta, a través de los libros, explicarse lo que le está ocurriendo a la humanidad. La madre es antigua piloto de combate, con entrenamiento militar y habilidades para la lucha persona a persona. Un hijo mayor, algo timorato y dos hermanas gemelas, una inteligente y otras snob pero testaruda, completan el cuadro familiar que vive en un entorno rural.

Un buen día todo empieza a cambiar. El cielo se llena de aerolitos que parecen estrellarse sobre la tierra, hay terremotos, noticias alarmantes, pero sobre todo aparecen vecinos que hasta el día anterior se habían comportado normalmente y que a partir de ese momento adoptan los rasgos de psicópatas salvajes sedientos de sangre. Parece que están poseídos por entes que los abandonar en forma de un vapor negruzco cuando el cuerpo físico resulta muerto. Pero, además, algunos de ellos tienen la facultad de poder volar arrastrando incluso pesos pesados… como una de las hermanas gemelas -la snob- que es separada del resto de la familia por uno de estos seres voladores. A partir de ahí, la familia trata de huir hacia una zona en la que se está concentrando, bajo la protección del gobierno, a la población que todavía no ha sido contaminada por las fiebres -parece ser que el rasgo es que sangran por la boca- y, al mismo tiempo, intentan reunirse con la hija que ha sido secuestrada por el ser volador. Obviamente los seres “enfebrecidos” (como se dice en la serie) son una mezcla de zombis pulidos que han sido poseídos -según concluye el padre estudioso- por espíritus del mal dado que, todos los signos son los propios del fin de los tiempos.

Como puede verse el argumento dista mucho de ser original y, lo que es peor, todo en él está mal construido: las situaciones absurdas e inexplicables se suceden una tras otra, nadie se cree obligado a explicar nada, ni siquiera a ofrecer una coherencia mínima al relato. No importan las cualidades escénicas de los dos actores protagonistas: Anne Heche (Dig, The Brave, Hung, Everwood) y James Tupper (Los misterios de Emma Fielding, Big Little Lies, En cuerpo y alma). La serie es un caos inextricable e inenarrable que da que pensar sobre si los guionistas han sido contagiados por las “fiebres” que atribuyen a los malvados que persiguen a los protagonistas.

Es difícil encontrar a un público adaptado para esta serie: los que gustan consumir series de zombis encontrarán a estos descafeinados, los que sienten propensión hacia las películas apocalípticas reprocharán a esta serie el que no se ven suficientes catástrofes, sino más bien, persecuciones sin fin, los que les gusta el cine paranormal y de espíritus desencarnados se quejarán de que no saben si estos son el resultado de las fiebres o de la llegada del apocalipsis bíblico. Como máximo podríamos recomendarla a los seguidores de Anne Heche, por mucho que no dé el tipo de una aguerrida ex piloto de combate capaz de vencer a “enfebrecidos” y “posesos”.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).