FICHA

Título original Dig
Título en España: Dig
Temporadas: 1 (10 episodios)
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 2015
Temática: intriga
Subgénero: thriller
Resumen: Un agente del FBI destinado en Jerusalén investiga la presencia de un yihadista de origen norteamericano en la ciudad y conoce a una arqueóloga que, poco después, resulta asesinada. La policía israelita sospecha de él y la embajada de su país no puede hacer nada por protegerlo. Mientras, un grupo de judíos ultraortodoxos creen que el Mesías ha llegado mientras son obstaculizados por sus enemigos.
Actores: Jason Isaacs,  Anne Heche,  Angela Bettis,  Omar Metwally,  Ori Pfeffer, Lauren Ambrose,  Travis Hammer,
Lo mejor: Todo el peso de la trama recae sobre Jason Isaacs que sale airoso.
Lo peor: La trama no tiene pies ni cabeza y divaga a través de varios hilos argumentales.
Lo más curioso
: La serie fue creada por Gideon Raff y Tim King y fue clausurada en el décimo capítulo.
¿Cómo verlo?: Es emitida en España por Calle 13. Puede encontrarse en emule.

Puntuación: 7

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en castellano)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Movistar+)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Calle 13)

WEB OFICIAL (USANET)

Comprarlo en Amazon

Lo menos que puede decirse sobre DIG

La traducción de la palabra inglesa “dig” quiere indicar “excavación”. Alude en esta serie a unas investigaciones arqueológicas que está realizando una especialista que resulta asesinada poco después de trabar amistad con un agente del FBI norteamericano destinado en el Estado de Israel y que persigue a un peligroso yihadista nacidos en EEUU. La trama se complica extraordinariamente con una comunidad de judíos ultraortodoxos que cree que el Mesías ya está aquí, entre nosotros, y se trata de un niño de doce años, al que lo consagran como tal. Uno de los signos anunciadores es el nacimiento de un becerro con el pelo completamente rojo y sin sombra de ningún otro color. Para colmo, la arqueóloga asesinada, busca en los sótanos de Jerusalén nada más y nada menos que el Arca de la Alianza…

Y una cosa es que el genio de Spielberg nos obsequiara en 1981 con En busca del arca perdida y otra muy diferente que el tema vuelva a aparecer en una serie que promete ser de intriga, aventura y acción y que es, efectivamente, todo eso, pero a medio gas y sin un guion creíble ni coherentes. En realidad, lo que vamos a ver van a ser distintas tramas que sospechamos que, al final, terminarán uniéndose pero que, cuando lo hacen, el resultado es excesivamente forzado y encajado a martillazos. No es una serie que vaya a suscitar grandes entusiasmos ni que vaya ser recordada (y el hecho es que la USAnet la clausuró nada terminar la primera temporada. Cuando se aproximaba el final, los productores decidieron que el último capítulo debería cerrar la serie sin posibilidades de que tuviera continuación).

La serie es una muestra de los destrozos que han hecho novelas como El código Da Vinci o imitaciones de la película de Spielberg realizadas sin su talento. Quiere generar un rompecabezas que mantenga la atención del espectador y lo que, finalmente, logra es hartar al espectador que quiere que cada episodio le dé respuestas concretas, en lugar de la permanente zanahoria puesta en sus narices para que vea el episodio siguiente. La serie gustará a los que amen las series rompecabezas. El resto la tendrá como un inútil retorcimiento narrativo, con fallos de guionización, y que se basan en el tirón que pueda tener Jason Isaacs, el “Lucius Malfoy” de la saga de Harry Potter. Ciertamente, los padres de Isaacs son, realmente judíos de Liverpool procedentes del Este Europeo, y el actor tiene cualidades físicas y recursos interpretativos para salir airoso del trance: pero es que el guion que le ha tocado en suerte es flojo y retorcido.

Esta serie adolece de una adición de demasiados géneros: los arqueólogos intrépidos que encuentran restos de hace 2.000 años que revolucionan la historia, la secta judía -que parecen sacados de La Vida de Brian– que acaba de descubrir el Mesías y al becerro rojo, el género de espionaje, el de terrorismo yihadista, y, para colmo, alusiones a los Manuscritos del Mar muerto que tan pronto sirven para justificar un roto como para comprar una zurcidora mecánica. Un verdadero lío de tramas y temáticas, con giros inesperados que, al final, terminan suponiendo una sobredosis para espectadores que requieren de series más serenas.

Todas las partes hacen lo que pueden en esta serie. Además de Isaacs, Anne Heche también hace lo que puede en su papel de agente de la embajada de los EEUU en Jerusalén. El montaje es bueno y contribuye a darle dinamismo y a acentuar la carga de suspense, los encuadres de algunas escenas pueden resultar incluso geniales… pero, con todo, falla el guion que convierte la serie (que, inicialmente, nació para durar y que, en última instancia, se ha vendido en el exterior como “miniserie”) en una broma inasumible. En fin, llega a notable bajo por los méritos del cuadro de actores y de la realización, pero no merece más por el lastre que supone un guion tan absolutamente retorcido.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).