FICHA

Título original Black Earth Rising
Título en España: Black Earth Rising
Temporadas: 1 (8 episodios)
Duración episodio: 47 minutos.
Año: 2018
Temática: drama
Subgénero: policíaco
Resumen: Serie ambientada en los Países Bajos y en Málaga que muestra la actividad de las mafias locales del narcotráfico y se centra en la mafia judía que trafica con éxtasis y metanfetaminas. Un policía está dispuesta a limpiar la memoria de su padre que ha sido acusado de cooperar con el clan de narcos, mientras que la muerte del responsable del clan judío hace que se eleve como jefe del mismo a un joven que quiere alejarse de las intrigas criminales de la familia.
Actores: Rifka Lodeizen,  Teun Luijkx,  Micha Hulshof,  Jack Wouterse,  Marie-Louise Stheins, Steef Cuijpers,  René van Asten,  Nanette Edens,  Jan Bijvoet,  Tibo Vandenborre, Aaron Roggeman,  Wim Opbrouck,  Carola Arons,  Stefan Perceval,  Hans Dagelet, Arturo Querejeta,  Bart Slegers,  Flor Decleir,  Pepijn Cladder,  Stany Crets, Noureddine Farihi,  Marco Maas,  Ina Geerts,  Helen Juurlink,  Günther Lesage, Julmar Simons,  Sunny Singh,  Dries Smits,  Benjamin Van Tourhout, Rutger de Bekker,  Chris Nietvelt,
Lo mejor: Las actuaciones de Rifka Lodeizen y de Teun Luijikx como protagonistas
Lo peor: La serie arranca lenta y sin excesivo interés pero se va afianzando a medida que avanza la trama.
Lo más curioso
: La serie fue filmada para el canal holandés KON y se estrenó el 26 de enero de 2018 en el Festivas Internacional de Cine de Rotterdam.
¿Cómo verlo?: Es emitida en España por Filmin. Puede encontrarse en emule.

Puntuación: 8

PROMO

PROMO

PROMO

PROMO

INTRO

MÚSICA

VER SERIE (Filmin)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Filmin)

WEB OFICIAL  

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre FENIX

Hay series que empiezan a medio gas y uno no sabe si va a tener paciencia suficiente para ver los ocho episodios completos. Con Fenix, serie holandesa, ocurre que el primer episodio está destinado a situar las piezas en el table y, por tanto, parece algo pesado, gris, monótono y sin ritmo. Luego se entienden los motivos que han llevado al director a concentrar en ese episodio piloto todo lo que luego desarrollará de manera particularmente brillante. Porque al final del último episodio lo que estamos deseando es ver otra temporada de Fenix.

La serie ha sido traída a España por Filmin un año después de que se estrenara en el festival internacional de cine de Róterdam. No hay muchas series holandesas circulando fuera de su país. Se trata de un idioma minoritario y que, por tanto, tiene un difícil posicionamiento para la exportación. Algunas series son filmadas el coproducción con Bélgica (véase Inundación) y, en general, lo que se produce allí suele tener un buen nivel de calidad que, igualmente, está presente en Fenix que ha sido definida como un Narcos a la holandesa. Y algo de eso hay.

La serie nos muestra a un policía que resulta asesinado en el curso de una operación sobre un grupo de narcotraficantes que operan en la frontera entre Bélgica y Holanda, en la zona de Brabante. La policía concluye que el responsable de la operación tenía algo que ver con el que todo hubiera salido mal y que, probablemente estuviera trabajando para los narcotraficantes. Pero estos, a su vez, sufren la baja de uno de sus jefes. Esto lleva al conocimiento de la existencia de una mafia que fabrica pastillas de éxtasis y metanfetaminas compuesta en exclusiva por personajes de religión y etnia judía. Según el orden jerárquico, le toda al hijo del narco muerto, el asumir la dirección de la banda, pero este no es alguien particularmente predispuesto a la delincuencia y siempre trata de llegar a pactos y situaciones de entendimiento mucho más que a utilizar las represalias y los ajustes de cuentas a los que tan habituados están sus subordinados y, en particular, un tal Gedeon que fabrica las pastillas y tiene un destacado papel en la banda.

Así pues, la serie se sostiene sobre dos pilares: la hija del policía, policía a su vez, empeñada en reivindicar la inocencia de su padre, y el joven jefe mafioso que quiere evitar por todos los medios violencia y desea verse libre del mundo de la delincuencia. En otras palabras: ambos están llamados y dispuestos a salvar el honor de sus respectivas familias.

Parte de la serie ha sido filmada en Málaga y, algunos de los diálogos en los que participan “manguis” españoles, fueron filmadas en el idioma original, incluso cuentan con la participación del actor español Arturo Querejeta, en un muy buen papel que deja nuestro pabellón bien alto. Se trata de una serie de la que todavía no se sabe si habrá una segunda temporada: la deseamos e, incluso, la necesitamos. Creemos que los protagonistas y las situaciones pueden dar todavía mucho juego. Uno de los aspectos más interesantes de la trama es que resulta excepcionalmente realista: el narcotráfico en Europa no es, desde luego, como el que se da en los EEUU, México o Colombia, tiene a distintos protagonistas y se mueve con otras pautas. El cine filmado en Europa está más próximo de la realidad que el que vemos al otro lado del océano. Y en el caso de Fenix todos los elementos son particularmente realistas, moderados y comedidos. Hasta ahora, de los judíos holandeses solamente se hablaba por historias relacionadas con Anna Frank o por su control sobre el tráfico de diamantes, es bueno saber que algunos clanes judíos preocupan a la policía holandesa por su implicación en el tráfico de metanfetaminas.

Serie muy buena y cuya intensidad va in crescendo desde el primer episodio hasta alcanzar el clímax en el séptimo y resolverse en el octavo. Una buena serie holandesa que Filmin, siempre atento a las miniseries europeas de calidad (su catálogo es una muestra de las mejores miniseries inglesas) ofrece para sus abonados españoles.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).

 

Anuncios