FICHA

Título original Person of interest
Título en España: Vigilados: Person of interest
Temporadas: 5 (85 episodios)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2011-2016
Temática: thriller
Subgénero: crimen
Resumen: Un antiguo agente de los servicios especiales norteamericanos que se ha dado al alcoholismo y a la mendicidad, es detenido por la policía después de una trifulca en el metro. La policía que lo detiene se fija en él por sus cualidades para la acción. Al salir, un misterioso personaje contacta con él: se trata de un millonario filántropo que ha diseñado un sistema para prevenir actos criminales y le pide al exagente que colabore con él como hombre de acción en esta tarea.
Actores: Jim Caviezel,  Michael Emerson,  Kevin Chapman,  Amy Acker,  Taraji P. Henson, Anthony Mangano,  Takako Haywood,  Susan Misner,  Al Sapienza,  Gregory Lay, Sarah Shahi,  Robert John Burke,  Enrico Colantoni,  Karolina Kurkova,  Cara Buono,
Lo mejor: El interés de la serie va in crescendo a través de las tres primeras temporadas.
Lo peor: En algunos episodios, la trama central resulta floja.
Lo más curioso
: La serie fue comprada por la CBS y fue creada por Jonathan Nolan, partícipe en series como The Dark Knight Rises, o Westworld.
¿Cómo verlo?: Es emitida en España por Calle 13 y pasó sin pena ni gloria por La Sexta. Puede encontrarse en emule y comprarse en DVD

Puntuación: 7

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Calle13)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Calle13)

WEB OFICIAL (CBS)

Comprarlo en Amazon

Lo menos que puede decirse sobre VIGILADOS: PERSON OF INTEREST

Hay series cuyo presupuesto de partida es discutible, pero que una vez en marcha, van convenciendo poco a poco. Vigilados: Person of interest es una de ellas. Si hemos de atender al protagonista, un macho alfa salido de las “fuerzas especiales” y que lo puede todo, no nos daremos cuenta del potencial de esta serie. Tampoco en lo que respecta al filántropo multimillonario, ni siquiera en cuanto a la temática: prevenir crímenes utilizando procedimientos informáticos. Cuando leímos de qué iba la serie, lo primero que pensamos es: “vaya, otra clónica de muchas de ellas anteriores o bien una síntesis de ideas anteriores a falta de ideas nuevas”. En realidad, nos equivocamos. Reconocemos que el primer episodio nos hizo cambiar de opinión, aún cuando no es particularmente brillante. El segundo nos interesó un poco más y el tercero nos convenció de seguir viendo la serie que va creciendo en las tres primeras temporadas. Luego, eso sí, mantiene su interés y va decayendo, poco a poco, porque la idea original ya ha sido amortizada.

¿De qué va Vigilados: Person of interest? De la importancia de los sistemas de vigilancia mediante cámaras instaladas en lugares públicos y de los softwares de reconocimiento facial. En esta serie, estos sistemas se presentan como infalibles, universales y efectivos, no solo para observar y controlar, sino -lo que es mucho más discutible- para prever crímenes. Un multimillonario filántropo ha desarrollado, “por el bien de la humanidad”, un sistema que permite identificar a las víctimas contra las que alguien planea un asalto o su asesinato, con cierta anticipación. Obviamente, se trata de una enormidad, una de tantas exageraciones propias del optimismo tecnológico tan habitual en nuestros días.

Así pues, el multimillonario en cuestión tiene el arma científica definitiva contra el crimen, “la máquina”, pero, por extraño que parezca, la pone en manos de la policía o del Departamento de Estado de los EEUU para evitar acciones terroristas; pero el gobierno se desinteresa por los delitos de baja cota o por los asesinatos cometidos por criminales de a pie, así que el “sr. Finch”, aspira a utilizar él mismo “la máquina”, siempre, claro está, al servicio de la humanidad y para prevenir estos casos. Y para ello, precisa de un macho alfa, un superhombre, un hombre de acción con experiencia en combate individual, especialista en técnicas de combate, valor inconmensurable y eficacia demostrada. Lo encuentra, paradójicamente, en un mendigo de aspecto alcohólico, hecho polvo, que en una pelea intrascendente en el metro de Nueva York, consigue poner fuera de combate es un tris a media docena de gamberretes. La policía lo detiene inmediatamente, e incluso llama la atención de la funcionaria que lo interroga. Poco después, desintoxicado como por ensalmo y sin necesidad de largos períodos en Alcohólicos Anónimos, está en forma dispuesto a evitar el crimen.

Cada episodio es autoconcluido y los dos protagonistas principales son el “Sr. Finch” (Michael Emerson) y “John Reese (Jim Caviezel). Caviezel dio en su momento que hablar al haber encarnado a Jesucristo en La Pasión de Cristo (2002) dirigida por Mel Gibson, mientras que el primero es un rostro conocido entre los seriéfilos, que hemos visto en Lost, Expedientes X, Ley Orden, Arrow… Ambos tienen un rostro inolvidable que encaja perfectamente en los papeles que encarnan en esta serie. El reparto se completa con la “detective Carter” (Taraji P. Henson) decidida a descubrir quién es el misterioso mendigo que le aparece por todas partes.

La serie, cuyo optimismo tecnológico desbordante, ex extremo, está muy bien armada, los efectos especiales que muestra son interesantes y realistas, el montaje y la dirección son correctos, así como todos los aspectos técnicos. A medida que avanza la serie se va encarrilando por la senda de la conspiranoia (el mismo recorrido que siguió, en su momento, Los Expedientes X, pero sobre otro terreno).

No es una serie policíaca de carácter procedimental, sino más bien una síntesis entre acción, ciencia-ficción, McGyver y series de super-héroes. Hay que tener algo de paciencia con los primeros episodios, hasta que la serie lograr un buen nivel (hacia mediados de la primera temporada y cuyo tono va creciendo en las temporadas posteriores, alcanzando su cénit en la tercera y manteniéndose en el mismo nivel en la cuarta). Gustará para amantes del cine de acción que sean algo exigentes y a los amantes de protagonistas con los contornos definidos a formón y escoplo. Un consejo: no creer en la eficacia de los sistemas de vigilancia pasiva.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).

 

Anuncios