FICHA

Título original Conan Without Borders
Título en España: Conan Without Borders
Temporadas: 1 (6 episodios)
Duración episodio: 40 minutos.
Año: 2019
Temática: humor
Subgénero: documental
Resumen: El showman Conan O’Brien, sucesor de Jay Leno en el programa de televisión The Tonight Show, sale de las fronteras de los EEUU y visita distintos países intentando en todo momento ser “positivo” y mostrar con humor los valores del liberal americano anti-Trump.
Actores: Conan O’Brien
Lo mejor: Un innegable sentido del humor y una gran bis cómica.
Lo peor: Es un liberal americano de manual que no aporta nada nuevo.
Lo más curioso
: De momento se han emitido en España seis episodios pero la productora ha prometido otros 12 en 2019.
¿Cómo verlo?: Es emitida en España por Netflix. Puede encontrarse en emule y comprarse en DVD

Puntuación: 7,5

PROMO (episodio en México)

PROMO (episodio en Berlín)

PROMO (episodio en Japón)

PROMO (vídeos de Conan O’Brian)

PROMO (monólogo en castellano)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Netflix)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Netflix)

WEB OFICIAL (de Conan O’Brien, en inglés)

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre CONAN WITHOUT BORDERS

Conan O’Brien no es particularmente conocido en España salvo por algunos raros seguidores a través de su canal de youtube. Sin embargo, en los EEUU es uno de los personajes más conocidos e influyentes de la televisión y como tantos otros en los dos últimos años ha emprendido una cruzada contra el presidente Donald Trump. Inicialmente, O’Brien, de origen irlandés, presentó el programa Late Night with Conan O’Brien en la NBC entre 2009 y 2010, reemplazando a Jay Leno. Sin embargo, la cadena lo despidió poco después alegando una caída de las audiencias (decisión que él atribuyó a discrepancias políticas). Sea como fuere, el tiempo que el show estuvo en antena le proporcionó gran influencia entre la opinión pública. Hoy su show es emitido por la TBS, con un razonable nivel de audiencia y que, prácticamente, ha aquilatado todos los premios que podía recibir en su segmento especializado.

O’Brien tiene formación universitaria, está diplomado en Historia de los EEUU y estudió cultura hispanoamericana. Posteriormente se doctoró en Historia del Arte en Yale. En los seis episodios que ofrece Netflix de su serie Conan without Borders, nos lo muestra en viajes a distintos países del mundo. Se han filmado dieciocho programas de los que el stremming en España solamente ofrece en su “primera temporada”, seis: vemos a O’Brien viajando a Cuba, Corea, México, Israel, Haití e Italia. En cada uno de estos espacio, O’Brien trata con todos los recursos a su alcance de mostrar una imagen positiva de los lugares a los que va visitaqndo. Se suele ganar el aplauso del público local dando vivas a tal o cual país y compartiendo alimentación, vida y lugares con los autóctonos. En su programa hay entrevistas (al ex presidente Fox de México), relaciones con la población en busca del tipismo más desmadrado, visita a centros culturales y, casi siempre, participación en alguna filmación famosa de la televisión de ese país: lo vemos en una escena en Israel en la que reconstruye la serie Fauda, lo vemos como malo entre los malos en un culebrón mexicano, canta, baila, cuenta chistes, procura hablar en la lengua de ese país: castellano en México, hebreo en Israel, italiano en Italia y criollo en Haití. Habitualmente, sus bromas y gags suelen “funcionar”.

En la parte negativa, su intención de ir a la contra de Donald Trump es lo que hace del show algo demasiado tópico: no hay en estas tomas de posición nada que sea esencial. Es más, los ataques a Trump contienen los elementos más forzados y difíciles de digerir del show: cuando en Haití intenta solidarizarse con los lugareños atacando a Trump (quien dijo en una conversación privada que se filtró que Haití es “un país de mierda”), sale a duras penas bien librado y cuando quiere presentar como inaceptable el muro que pretende construir Trump en la frontera con México, olvida decir por qué razones, no solamente el presidente de los EEUU, sino los muchos millones de electores que le han votado, están alarmados por las llegadas masivas de inmigración.

Conocemos la actitud: hay humoristas que no resisten la tentación del aplauso fácil por vía de la provocación política. En este caso cabría decir: “Zapatero, a tus zapatos”. Lo esencial de un humorista es hacer reír, si adopta el papel de “redentor” y la actitud de “liberal y progresista consciente”, es posible que dé “testimonio” de sus creencias íntimas, pero siempre -en España y en EEUU- el humor baja un peldaño y se convierte en discutible. Este es el principal defecto de un show que, por lo demás, resulta sumamente entretenido, mantiene casi constantemente la sonrisa en el rostro y constituye una buena entrada de O’Brien en España.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).