FICHA

Título original El embarcadero
Título en España: El embarcadero
Temporadas: 1 (8 episodios)
Duración episodio: 50 minutos.
Año: 2019
Temática: drama
Subgénero: policíaca
Resumen: Una joven arquitecta que acaba de ganar el concurso para proyectar un rascacielos, recibe a altas horas de la noche una llamada de la Guardia Civil en la que le comunican que se ha encontrado el coche de su marido con un cadáver en el interior y que debe acudir a identificarlo. Ella creía que el marido estaba en Frankurt. El cadáver ha aparecido en las inmediaciones de un embarcadero que se convertirá en el eje de la trama y la policía cree que se ha suicidado.
Actores: Verónica Sánchez, Irene Arcos, Alvaro Morte, Roberto Enríquez, Judit Ampudia, Miguel Fernández, Paco Manzanedo, Marta Milans, Cecilia Roth, Antonio Garrido, Eva Martín.
Lo mejor: La presencia de algunos protagonistas de La Casa de Papel.
Lo peor: Falta contenido, el desarrollo es muy lento.
Lo más curioso
: La serie se entrenó el 18 de enero de 2019, creada por Alex Pina y Esther Martínez Lobato.
¿Cómo verlo?: Es emitida en España por Movistar+. Puede encontrarse en emule y comprarse en DVD

Puntuación: 6

PROMO

PROMO

PROMO

PROMO

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Movistar+)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Movistar+)

WEB OFICIAL (HBO)

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre EL EMBARCADERO

El primer episodio no genera el suspense ni el interés suficiente como para seguir la serie. De hecho, los 7 primeros minutos son completamente prescindibles y hacen prever que la serie terminará siendo como otras muchas creadas en España, una sucesión de escenas e hilos argumentales que tienen poco que ver con la trama central. No contribuye tampoco a que la serie guste el hecho de que la protagonista no esté creíble ni en su vertiente de arquitecta de éxito, como de viuda escéptica. En una palabra: si bien la serie se ha promocionado como realizada por el mismo equipo que realizó la exitosa La Casa de Papel, tiene muy poco que ver con el precedente.

La serie se inicia cuando una joven arquitecta (Verónica Sánchez) recibe la noticia de que se ha aceptado su proyecto para realizar un rascacielos en Valencia. A partir de ahí, junto con su amiga, se van a celebrarlo y la arquitecta recibe la llamada de su marido que dice estar en Frankfurt. A altas horas de la noche, cuando ya está en la cama, recibe otra llamada de la Guardia Civil en la que le comunican que se ha encontrado el cadáver de alguien que podría ser su esposo y que se ha encontrado en el interior de un vehículo aparcado en las proximidades de un embarcadero en la Albufera. Al parecer, se ha suicidado, algo que no termina de creer la esposa. Sin embargo, al día siguiente, al darle los efectos personales encontrados a su marido, se encuentra un teléfono de la que ella desconocía su existencia y en el interior del cual encuentra teléfonos, datos, fotos y vídeos de gentes cuya existencia desconocía, entre ellas la de una joven amante. ¿Qué ha ocurrido? ¿Llevaba el marido una doble vida? En cualquier caso, las respuestas están en el embarcadero que da nombre a la serie. Obviamente, tras enterrar al marido infiel, la protagonista, su hermana, su madre (Celicia Roth) y una amiga, van a localizar a la presunta amante en el embarcadero. Casualmente la arquitecta localiza a la amante…

La producción y la fotografía son buenas, pero falla el ritmo narrativo y el montaje, además de la interpretación de la protagonista que no termina de estar creíble en su papel. En el primer episodio pasan pocas cosas y todo lo que retenemos se podía haber resumido en no más de 15 minutos, es decir un tercio del metraje total.

Principales problemas de la serie: guión poco refinado y excesivamente retorcido, casting manifiestamente mejorable y excesivos fashbacks, falta de ritmo y un final decepcionante. Todo ello empaña la historia. Activos de la serie: la parte técnica, los encuadres, la selección de parajes naturales y alguna actuación superior al resto. ¿Lo intolerable? Excesivas referencias sexuales, desnudos gratuitos -¡a estas alturas!- que para justificarlos necesitan abundar en hilos que no tienen nada que ver con la trama central. Si alguien creía que esta serie iba a tener algo que ver con La Casa de Papel, se equivocaba, más se parece a aquella olvidable Mar de plástico, en la que algunos buenos actores se sacrificaron en aras de un guion pésimo con los mismos errores y tics “paletos” de esta serie que llega cuatro años después.

Serie prescindible, de relleno. Temerario, por parte de la cadena Movistar el haber dejado el final abierto para justificar la segunda temporada.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).