FICHA

Título original Titans
Título en España: Titanes
Temporadas: 1 (11 episodios)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2018
Temática: ciencia ficción
Subgénero: superhéroes
Resumen: Un oscuro policía que resulta ser “Robin” y una chica perseguida por unos desconocidos entran en contacto. Ambos poseen poderes paranormales. Conocerán a otros dos jóvenes con los que formarán un grupo de defensores de la justicia, Titanes.
Actores: Brenton Thwaites,  Teagan Croft,  Anna Diop,  Ryan Potter,  Alan Ritchson, Minka Kelly,  Lindsey Gort,  Seamus Dever,  Bruno Bichir,  April Bowlby, Jake Michaels,  Dwain Murphy,  Curran Walters,  Conor Leslie,  Neven Pajkic, David J. MacNeil,  Jarreth J. Merz,  Rodney Alexandre,  Lars Classington, Carlos Fortin,  Colton Gobbo,  Mark Antony Krupa,  Ferelith Young,  Liza Colón-Zayas
Lo mejor: Las pinceladas de misterio que encierra cada uno de los personajes.
Lo peor: Excesivamente violento.
Lo más curioso
: Está basada en las historietas gráficas de Los Jóvenes Titanes.
¿Cómo verlo?: Es emitida en España por Netflix. Puede encontrarse en emule

Puntuación: 6,5

PROMO (en inglés)

PROMO (VOSE)

PROMO (en inglés)

PROMO (entrevistas y making of)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Netflix)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Netflix)

WEB OFICIAL (DC Universe)

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre TITANS

Uno de los elementos que más gustan a los adictos a las series de super-héroes es visualizar el proceso mediante el cual un joven asume que tiene superpoderes y se decide a combatir al mal endosándose el más estrafalario atuendo. No es raro que Titanes, serie de superhéroes, no de la Marvel sino de la DC, dedique dos de sus once episodios a describir los primeros pasos de los cuatro superhéroes que forman los Titanes, herederos de la Liga de la Justicia. Para los que las series de superhéroes no nos dicen gran cosa, estos dos episodios suponen simplemente, un peaje necesario para entrar de lleno en la trama. Y lo que veremos serán conspiraciones mundiales, pero, sobre todo, violencia, mucha violencia, exceso de violencia y no siempre muy bien llevada.

En la primera escena, los sueños unen a los dos primeros personajes. “Rachel Roth” tiene pesadillas de continuo: se ve perdida en la destartalada carpa de un circo, asistiendo a un espectáculo de trapecistas. La cuerda de uno de los trapecios se rompe y su compañero no puede darle la mano: cae como una piedra sobre la arena del circo. Entonces se despierta. Su madre, intoxicada por fármacos, la tranquiliza. Al día siguiente, “Rachel” se ve obligada a huir de la ciudad después de que un desconocido asesinara a su madre. Lejos de allí, un policía es considerado como un bicho raro por sus compañeros. No es raro, además de sus funciones como detective, en horas muertas, reviste el uniforme de “Robin”, sin Batman, y se dedica a proteger a la ciudad. Sus compañeros dicen que “viene de Gotham”. Luego, lejos de allí, en Viena, una mujer de color sale indemne de un accidente de coche, pero ha perdido la memoria. La va recuperando poco a poco y ella también, advierte que tiene superpoderes, al igual que otro joven con capacidad para transformar su morfología. Los cuatro son los “Titanes” que protagonizan la serie. Y, a partir de este momento, los episodios de violencia se suceden de manera acelerada.

Seamos claros: esta serie no es, ni mejor, ni peor que el estándar medio de este tipo de productos. Las series de super-héroes recluyen al espectador en una temática de ciencia ficción facilona en la que no existen problemas científicos ni paradojas técnicas, sino solamente excentricidades puestas al servicio de una trama que se quiere dinámica y que aspira a mantener al espectador en permanente tensión. De ahí la necesidad de sorprenderlo con continuas escenas de acción. En esta serie, el recurso es el mismo: efectos especiales y acción.

Claro está que el hecho de que sean cuatro los superhéroes tiene la ventaja de que el espectador se encariña con uno o con otro. De ahí que cada uno de ellos tenga unos rasgos propios y diferentes al resto. La serie no destaca por ningún motivo en especial: es, como todas las de este tipo, una sucesión de fantasías y absurdos que se perdonan siempre y cuando la escenografía y la coreografía de las peleas resulte convincente. Aquí lo es sólo a medias.

Los intérpretes no poseen un carisma excesivo. Digamos que son super-héroes para un público poco exigente que no ha advertido que existen demasiados super-héroes y que el mundo es mucho más lineal y simple de lo que aparece en estas series. La traca final es la imagen de Batman que aparece en la serie.

La serie se estrenó en los EEUU el 12 de octubre de 2018 y ha llegado a España, incluida en el catálogo Netflix, el 11 de enero de 2019. Apto sólo para fanáticos de series de super—héroes. Resto abstenerse.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).

 

Anuncios