FICHA

Título original Hakan: Muhafiz
Título en España: Hakan, el proyector
Temporadas: 1 (10 episodios)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2018
Temática: Fantástico
Subgénero: Acción
Resumen: El hijo de un modesto anticuario se encuentra, bruscamente, con que ha heredado el papel de “el Protector” y tiene a su servicio a un grupo, “los leales”. Entre las pertenencias de su padre ha encontrado una “camisa mágica” que lo hace invulnerable. Deberá enfrentarse “el Inmortal”. Una banda al servicio de un multimillonario pretende hacerse con su “camisa mágica” y no repara en actos de violencia para conseguirlo.
Actores: Çagatay Ulusoy,  Ayça Aysin Turan,  Mehmet Kurtulus,  Hazar Ergüçlü,  Okan Yalabik, Erol Gedik,  Cem Yigit Uzümoglu,  Özgür Bayraktar
Lo mejor: Sirve como presentación del estado de la cinematografía turca.
Lo peor: Absoluamente predecible en todos sus episodios y tramos.
Lo más curioso
: Se trata de una producción turca, la primera que ofrece Netflix.
¿Cómo verlo?: Es emitida en España por Netflix. Puede encontrarse en emule

Puntuación: 5,5

PROMO (VOSE)

PROMO (en castellano)

PROMO (en inglés)

PROMO (en turco, subtitulado en árabe)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Netflix)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Netflix)

WEB OFICIAL (HBO)

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre HAKAN, EL PROTECTOR

Si con esta serie alguien quería demostrar que Turquía es Europa, algo ha fallado. Hakam, el protector,  circula por la senda de las series occidentales, especialmente de la Marvel, en la construcción de un super-héroe, sigue a las películas de acción, especialmente filmadas en Hollywood, y tiene las escenas de sexo, bastante gratuito y que se intuye, como cualquier serie española del montón… Pero está a medio camino entre las series habituales en Occidente y las producidas en lo que podríamos llamar “el área de las Mil y una Noches”. De hecho, este podría ser, muy buen, un cuento perteneciente a ese ciclo.

La serie nos presenta a un par de jóvenes veinteañeros que se han propuesto ser algo en la vida, salir de los cuchitriles en los que viven y adoptar un estilo de vida “occidental”: pero sus anteriores experiencias han resultado un fracaso. Ahora quienes alquilar un local céntrico para vender, claro está, alfombras. El padre de Hakam, el protagonista, se niega a darle el dinero para abordar la empresa. Es un anticuario que vive modesta pero dignamente en el bazar de Estambul. Hakan, a todo esto, se dedica a llevar los pedidos a los hoteles, lo que le permite basar buenos momentos sexuales con las clientas. Un buen día aparece en la tienda de su padre una misteriosa mujer que busca una “camisa mágica”. El padre le dice que no dispone de aquella antigüedad, a pesar de que Hakam le recuerda que en el almacén ha visto una similar a la que pide la clienta. El padre lo niega, pero él decide ponerse en contacto con la mujer y ofrecerle la camisa valorada en una cifra mínima de “siete cifras”. Cuando está a punto de realizarse la transacción, aparece el padre que la impide y, justo en ese momento, estalla un tiroteo que hiere de muerte al padre y a la clienta. Los sicarios que han organizado el atentado son los enviados de “el Inmortal”. El padre, malherido, tiene todavía fuerzas para pedirle a su hijo que le conduzca a una farmacia y allí muere. El propietario de la farmacia y su hija le explican que la “camisa mágica” otorga “poderes sobrenaturales” y que él es “el Protector” que cuenta con un grupo, “los Leales”, dispuesto a apoyarle en su lucha contra el mal y contra “el Inmortal” que es, a fin de cuentas, quién ha organizado el atentado…

Tal es el inicio de la trama que corresponde, punto por punto, en su versión orientalizante, a la fase de “fabricación del super-héroe”. Hakan, inicialmente, se niega a aceptar su misión y lo único que quiere es vengar a su padre y a su amigo y socio que, por cierto, un grupo de policías al servicio del “Inmortal”, lo han torturado y asesinado. Poco a poco, empezará a entrenarse en el combate y a aceptar su misión, pero también está interesado por conocer el pasado de su estirpe y en cómo ha llegado a ser el “protector de Estambul”.

La serie es un arquetipo de las dedicadas a los super-héroes y no varía en nada salvo por el hecho antropológico y cultural de haber sido concebida en un país de frontera entre el Este y el Oeste, pero cuya cultura y tradiciones corresponden más al mundo de las Mil y una Noches que al de los Cantares de Gesta medievales y por el mucho más dramático hecho de que se ha filmado con un presupuesto bastante limitado.

Obviamente, en Turquía ha resultado un éxito de público y ya se está filmando la segunda temporada. En Europa, en cambio, la serie yacerá olvidada en el apartado de series de poco interés del streamming que la contiene, Netflix. En Turquía se lanzó el 14 de diciembre de 2018 ha tardado apenas dos semanas en llegar a España con el año nuevo. La totalidad de la serie ha sido filmada en Estambul, aun cuando el lugar que aparece más obsesivamente es la antigua catedral ortodoxa de Santa Sofía (en realidad, el nombre originario era Iglesia de la Santa Sabiduría de Dios), una de las joyas -la mayor- de la arquitectura religiosa bizantina, posteriormente transformada en mezquita y afeada con cuatro superminaretes y actualmente, desde el gobierno laico de Kemal Ataturk, que pretendió inútilmente desislamizar el país, convertida en museo. Uno de los elementos más interesantes de la serie es que puede contemplarse Santa Sofía desde todos los puntos de vista.

Seria de poco calado, previsible en todo momento, bienintencionada, pero de escaso interés para el público occidental demasiado saturado de “héroes Marvel” e imitaciones. Ésta puede considerarse una más: no hace daño, no es desagradable, ni siquiera es aburrida, hay dosis de acción en cantidades aceptables para los amantes del cine de acción, el problema es que es irrelevante.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).

 

Anuncios