FICHA

Título original Wrecked
Título en España: Superperdidos
Temporadas: 2 (20 episodios)
Duración episodio: 30 minutos.
Año: 2016-2018
Temática: comedia
Subgénero: parodia
Resumen: Un avión se estrella en una isla desierta. La mayoría de los pasajeros mueren, pero los supervivientes se enfrentarán a distintos riesgos y peligros. Un ex agente de las fuerzas británicas lidera el grupo de supervivientes en los primeros momentos. La serie nos muestra los peligros a los que se enfrentarán, varios de ellos creados por los mismos supervivientes.
Actores: Ginger Gonzaga,  Rhys Darby,  Zach Cregger,  Jessica Lowe,  James Scott,  Asif Ali, Brooke Dillman,  Ally Maki,  George Basil,  Will Greenberg,  Brian Sacca,  Pablo Azar, Mike Benitez,  Todd Allen Durkin,  Ebonee Noel,  Ravi Patel,  Lela Elam, Will McLaughlin,  Brendan Jennings,  Lucas Hazlett,  Patrick Cox,  Eliza Coupe, Dink O’Neal,  Ruben Rabasa,  Gary Anthony Williams,  Jamie Denbo,  Josh Lawson, Erinn Hayes,  Rory Scovel
Lo mejor: El ser una parodia de Lost… que, efectivamente, merecía ser parodiada.
Lo peor: La parodia, en algunos momentos, se convierte en comedia negra de pésimo gusto.
Lo más curioso
: La serie fue creada por Jordan Shipley y Justin Shipley.
¿Cómo verlo?: Es emitida en España por TNE. Puede encontrarse en emule

Puntuación: 5

PROMO

PROMO  

PROMO

PROMO (en inglés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Movistar+)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (TNT)

WEB OFICIAL (tbs)

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre SUPERPERDIDOS

Comedia irrelevante que llega  al rebufo de Lost, la serie que logró mantenerse entre 2004 y 2010. El problema de esta serie es que su primer episodio se emitió seis años después, cuando Lost empezaba a olvidarse y había sido sustituida por series similares, en las que el presupuesto inicial es un absurdo que nunca consigue ser explicado del todo (de la que el último subproductos es La Cúpula). Así pues, cabe decir que los creadores de esta serie se despertaron pronto y que su impacto hubiera sido mucho mayor un lustro antes. Pero, además, la serie carece de interés narrativo, los giros cómicos son muy forzados, el absurdo es elevado a la enésima potencia y, finalmente, la serie no destaca ni por su guion, ni por sus interpretaciones, ni por el montaje, ni por su banda sonora. De hecho, es de aquellas series que solamente se ven cuando no existe otra cosa para ver; el crítico las ve por pura curiosidad, esperando ansioso visionar los cuatro primeros episodios para hacerse una idea de conjunto de lo que da de sí e, incluso, se plantea si vale la pena hacer la crítica de un producto tan absolutamente irrelevante.

Porque lo irrelevante de la serie no se le escapa a nadie desde las primeras escenas en las que está claro que lo que vamos a ver es una parodia de aquella serie que se inició hace quince años y de la cual tenemos la sensación que nos escamoteó mucho tiempo para, al final, no concluir de manera sólida ni verosímil. Hay algo peor aún: la serie, en varias ocasiones, cae en el humor negro, un humor de pésimo gusto, habitual en las películas norteamericanas de jóvenes en institutos.

Un avión cargado de pasajeros se estrella en una isla desierta. Solamente sobreviven algunos tripulantes mientras que los cadáveres de otros quedan esparcidos por la isla y en el interior de fragmentos del fuselaje. Los supervivientes intentarán salir adelante como puedan a la espera de que aparezca alguien que los rescate. Mientras, se forjarán nuevos liderazgos, se intentarán comunicar mediante móvil, aparecerán piradas, terroristas, bestias salvajes, individuos desconocidos, etc., todo lo cual ya vimos en Lost y ahora se nos repite con una falta de imaginación que clama a gritos.

Las interpretaciones son malas o muy malas, los rasgos de los personajes pintados con brocha gorda y los diálogos propios aptos solamente para individuos con muy escasas aspiraciones culturales, poco exigentes y que se conforman con cualquier cosa que les arrojan al suelo. Poco más puede decirse de este aborto, uno de los más hirientes que hemos visto hasta ahora y del que nos preguntamos cómo diablos el canal TNT ha emitido en España y cómo Movistar+ no la ha vetado. Seguramente porque hay público para todo y que esta serie puede ser aceptada solamente por damnificados de la LOGSE. Un horror, vaya. Impropio de la “televisión de pago”.

Para coleccionistas de anécdotas cabe decir que la serie se rodó en las islad Fidji. A la vista del éxito de la primera temporada en su emisión en EEUU, se rodó una segunda en 2017 y se ha estrenado una tercera en 2018. Lo único que se nos ocurre decir es que “hay gente para todo”.

Abstenerse de visionarla un público con un mínimo de formación cultural y con aspiraciones a ver algo digno en el plasma.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).