FICHA

Título original You
Título en España: You
Temporadas: 1 (10 episodios)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2018
Temática: thriller
Subgénero: psicópata tecno
Resumen: Un librero neoyorkino se enamora de una aspirante a escritora y aprovecha las nuevas tecnologías para conocer toda su vida, sus relaciones y sus pensamientos. Luego sigue una estrategia de aislamiento de sus amistades, llegando al asesinato de los que están más próximos a ella. Lo que, inicialmente, parece un flechazo, se convierte pronto en una obsesión insana.
Actores: Penn Badgley,  Elizabeth Lail,  Shay Mitchell,  Luca Padovan,  Nicole Kang, Kathryn Gallagher,  Victoria Cartagena,  Daniel Cosgrove
Lo mejor: un guion imaginativo que logra sorprender a los espectadores.
Lo peor: no todos los públicos están dispuestos a admitir que lo que parecía una comedia romántica se convierta en un drama de terror psicológico.
Lo más curioso
: El guión se basa en una novela del mismo título escrita por Carolina Kepnes.
¿Cómo verlo?: Es emitida en España por Netflix. Puede encontrarse en emule

Puntuación: 7,5

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)  

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Netflix)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Netflix)

WEB OFICIAL (FOX)

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre YOU

You, otro de los estrenos de Netflix para este fin de año, es una de esas series sorprendentes que, empiezan como comedia romántica, engañando deliberadamente a los espectadores y, a medida que avanza el metraje, el espectador se va dando cuenta de que, poco a poco, está cambiando la orientación de la cinta para convertirse en un thriller angustioso protagonizado por un psicópata integrado y por una joven no particularmente avisada. Es una de esas series perfectamente construida cuyo principal activo constituye, al mismo tiempo, lo que rechazarán seguramente algunos espectadores: un cambio inesperado de género.

Situémonos en la ciudad de Nueva York, en uno de esos barrios, no muy lejos de Central Park, en donde todavía existen construcciones de principios del siglo XX y en donde aún pueden verse antiguas librerías concebidas con los estándares de los años 40. El propietario es lo suficientemente anciano como para haber dejado la librería en manos de su “hombre de confianza” que él mismo formó (y maltrató) durante años. El niño de ayer se ha convertido en un joven soltero que, bruscamente, sufre un flechazo cuando una clienta le habla sobre literatura y le comenta que está aprendiendo a escribir. Aparentemente, todo hasta aquí es normal. Sin embargo, en el momento en el que la joven ha pagado con su tarjeta de crédito le ha dado datos suficientes como para que pudiera buscar su nombre en las redes sociales y, a partir de aquí, contar con una información completa sobre la joven, sus gustos, sus amistades, sus relaciones masculinas y sus gustos. Luego, cuando se hace con el teléfono de la joven y, después de entrar clandestinamente en su vivienda, tiene un cuadro completo de lo que es la vida la joven. El flechazo se ha convertido en obsesión y a lo largo de los distintos episodios de la miniserie, veremos como de la obsesión al acoso y del acoso al crimen, hay apenas un paso. Porque, a fin de cuentas, el joven librero enamorado es un simple y vulgar psicópata más o menos integrado y que -como cualquier psicópata- tiene, incluso, un atractivo inicial.

Ir más allá de esta descripción que constituye lo esencial de la trama, sería privar a los espectadores de que pudieran sorprenderse por sí mismos con los habituales giros inesperados de la trama. El argumento se basa en la novela homónima escrita por Caroline Kepnes. En EEUU fue estrenada por el canal Lifetime el pasado 9 de septiembre, tardando un trimestre en llegar a Netflix-España. Está anunciada una segunda temporada que correrá a cargo exclusivamente de Netflix sin la participación de Lifetime.

Ninguna de las actuaciones resulta sorprendente ni inolvidable y, sin embargo, el conjunto es ampliamente seductor y atractiva por lo que tiene de sorprendente, e incluso de realista: porque lo que la serie nos está diciendo es que, gracias a las redes sociales, somos un poco más vulnerables a los psicópatas, a los voyeristas y a los que lo quieren saber todo sobre nosotros. La telefonía móvil y, especialmente, los contenidos en las redes sociales, exponen nuestra intimidad a la luz pública: y nunca debemos olvidar que, en las sociedades occidentales, existe un 2-3% de psicópatas cuya única motivación en la vida es satisfacer sus deseos por encima de todo y sin reparar en los daños que pueden causar a terceros.

Serie muy original e inesperada cuya calidad se basa especialmente en el guion y, en segundo lugar, en la interpretación de Penn Badgley encarnando al librero protagonista, que, literalmente, “clava” a su personaje. Badgley tiene una amplia filmografía y su rostro nos suena de varias series y, desde luego, es mucho más conocido que Elizabeth Lail, cuya biografía es mucho más limitada.

Una serie, en definitiva, que se puede recomendar a los que aman los thrillers psicológicos y argumentos basados en la utilización de nuevas tecnologías y en problemas actuales. Serie en la que, inicialmente, nada es lo que parece, realizada con maestría y buen hacer. Puede recomendarse a un público muy variado e, incluso, exigente y de cualquier edad.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).