FICHA

Título original The Oath
Título en España: The Oath
Temporadas: 1 (10 episodios)
Duración episodio: 45 minutos (aprox.)
Año: 2018
Temática: drama
Subgénero: policial
Resumen: En una gran ciudad norteamericana, la policía tiene en su interior distintas bandas que actúan en barrios. Se trata de policías corruptos. Uno de estos grupos es localizado por el FBI que les ofrece detención o colaboración. Optan por la colaboración para desarticular distintas bandas policiales y a grupos organizados de delincuentes, pero pronto se verán llevados a situaciones extremas.
Actores: Ryan Kwanten,  Sean Bean,  Cory Hardrict,  Katrina Law,  Aaron Abrams, Isabel Arraiza,  Blaise Alexandre,  John Cassarino,  Blas Sien Diaz,  Michael Filipowich, Matt Gerald,  Rey Hernandez,  Michael Malarkey,  Billy Malone,  J. Anthony Pena, Gilluis Pérez,  Isaac Keys,  Elisabeth Röhm,  Kane Schirmer,  Joseph Julian Soria, Rafa Sánchez,  Brian Tester,  Omar Cruz Soto,  Edward Lee Thompson, LaToya Tonodeo,  Mike Whaley,  Robert Gossett,  Clint James,  Kwame Patterson, Arlen Escarpeta,  Sarah Dumont,  Linda Purl,  Khotan Fernandez
Lo mejor: Dinamismo a flor de piel.
Lo peor: No es original, hemos visto otras muchas series similares y superiores.
Lo más curioso
: La serie recién estrenada en diciembre de 2018 ha firmado una segunda temporada.
¿Cómo verlo?: Es emitida en España por AXN. Puede encontrarse en emule

Puntuación: 7

PROMO

PROMO  

PROMO

PROMO

INTRO

MUSICA

VER SERIE (AXN)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (AXN)

WEB OFICIAL  

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre THE OATH

The Oath (literalmente, el juramento) es una de esas series que, desde las primeras escenas, uno cree que ya la ha visto. En efecto, son muchas las series en las que se escenifica la corrupción policial en EEUU. Se diría que cada país tiene su serie que demuestra que, como dice el viejo refrán, en todas partes cuecen habas. En Brasil lo vemos en Túnel de Corrupción, en Australia es Wanted, en Francia fue Braquo, en EEUU The Shield con el inolvidable “Vic MacKey”, más recientemente Shades of Blue, e incluso está en el trasfondo de series como True Detective. El tema, como puede verse, está muy trillado.

En The Oath, tenemos a un grupo de policías, obviamente corruptos. Se dedican a atracar bancos, traficar, chantajear y ofrecer protección, además de a cualquier actividad que les pueda resultar lucrativa. No son los únicos: en la policía de esa misma ciudad, cada barrio está controlado por uno de estos grupos mafiosos que han formado una especie de “Estado Mayor” que coordina las actividades de todos. Sin embargo, después de un atraco en el que están a punto de ser localizados y uno de los empleados del banco sufre graves heridas por la paliza que le ha propinado uno de los miembros de la banca, el FBI se decide a actuar sobre la banda. Sus miembros resultan detenidos y son presionados para que colaboren en la desarticulación del “estado mayor”. Ellos se avienen al acuerdo, pero inmediatamente después empiezan los problemas, cuando uno de los narcos de la zona se da cuenta de que uno de sus interlocutores es un agente federal infiltrado. A partir de ahí empiezan los conflictos que darán lugar a las situaciones mas abracadabrantes de las que parece cada vez más increíble que los protagonistas puedan sobrevivir.

El tema ni es nuevo, ni es original, pero el desarrollo, al menos, es dinámico y el thriller logra algunos momentos resultar emocionante. El problema es que nunca logra superar a otras series del mismo género y ni se aproxima a The Shields, que puede ser considerada como el modelo canónico del género.  Está al nivel de Shades of Blue, es decir, convincente, dinámica pero no excepcional ni mucho menos genial.

La presencia de Sean Bean es uno de los reclamos y el más conocido de los protagonistas. Sin embargo, su intervención es secundaria y poco relevante en los primeros episodios. Katrina Law y Ryan Kwaten, asumen papeles poco matizados y con los perfiles bastante vagos. Sin ser excepcional, cabe decir que los actores cumplen con sus papeles. La serie discurre por barrios sórdidos, sin que la fotografía sea algo esencial y sin que los exteriores resulten significativos. De hecho, la serie ha sido filmada íntegramente en Puerto Rico. Se evitar emplazar la serie en una población realmente existente.

La serie se ha estrenado en los EEUU en enero de 2018 y ha tardado casi un año en llegar a España de la mano de AXN que lo ha estrenado el 2 de diciembre de 2018. Es una serie para amantes de los thrillers y que no se cansen se que les ofrezcan series sobre corrupción policial. A los seguidores de Sean Bean, les sabrá a poco su actuación. La serie no es recomendable para las almas sensibles, a causa de algunas escenas de brutalidad (que hubieran podido evitarse).

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).