FICHA

Título original Waco
Título en España: Waco
Temporadas: 1 (6 episodios)
Duración episodio: 45 minutos (aprox.)
Año: 2018
Temática: drama
Subgénero: sectas
Resumen: Reconstrucción del enfrentamiento que se prolongó durante 51 días en el rancho de la secta de los davidianos instalada en el desierto de Texas y que terminó trágicamente. La serie muestra los dos lados de la trinchera: la vida, la doctrina y los problemas que se generaban en la secta y las distintas posiciones mantenidas por el FBI y la ATF
Actores: Michael Shannon,  Taylor Kitsch,  John Leguizamo,  Andrea Riseborough,  Rory Culkin, Melissa Benoist,  Paul Sparks,  Shea Whigham,  Julia Garner,  Eric Lange, Sarah Minnich,  Steven Culp,  Camryn Manheim,  Annika Marks,  Demore Barnes, Christopher Stanley,  Barbie Robertson,  Stephanie Kurtzuba,  Andy Umberger, Kenneth Miller,  Duncan Joiner,  Cassandra Rochelle Fetters,  Jules Bruff, Howard Ferguson Jr.,  Hans Christopher,  Richard Beal,  Eli Goodman, David Grant Wright,  Rich Ting,  Jermaine Washington,  Darcel Danielleey
Lo mejor: Las actuaciones de Glenn Fleshler, Shea Whingham y John Leguizamo.
Lo peor: Que se conoce cómo va a ser el final desde el momento en el que se decide verla.
Lo más curioso
: Fue estrenada en los EEUU el 24 de enero suscitando división de opiniones.
¿Cómo verlo?: Es emitida en España por Paramount Network. Puede encontrarse en emule

Puntuación: 7,5

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (VOSE)

INTRO (primeras escenas)

MUSICA

VER SERIE (Paramount Network)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Paramount Network)

WEB OFICIAL

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

 

Lo menos que puede decirse sobre WACO

El 28 de febrero de 1993 se inició el asedio a las instalaciones del rancho regentado por la secta de “los davidianos”, en el desierto de Texas, a 14 kilómetros al este de Waco. Los que en aquel momento seguimos los acontecimientos esperábamos que aquello terminara como un enfrentamiento intrascendente en el que los miembros de una secta de alucinados y, en especial, su gurú, pasarían una temporada en la cárcel acusados de varios y variados delitos: desde acumular un arsenal de armas de guerra hasta abusos de menores. Pero, a medida que iban pasando los días empezaba a intuirse que aquella no sería la desarticulación de una de esas sectas que solamente pueden florecer en el fértil terreno para la espiritualidad absurda, de los EEUU. El 19 de abril, casi dos meses después, el FBI asaltaba las instalaciones y los atrincherados, por orden del gurú, David Koresh, hacían volar el rancho. El balance total fue demoledor: 76 (de los 85 davidianos residentes) resultaron muertos, 4 agentes del FBI cayeron y otros 16 resultaron heridos… Esta constituyó la mayor tragedia generada por una secta en territorio norteamericano (si tenemos en cuenta que en las selvas de Guyana se suicidaron o fueron asesinados 909 miembros de la secta El Templo del Pueblo, en su inmensa mayoría norteamericanos).

Las repercusiones de aquel episodio superaron cualquier previsión. Un año después, un supremacista blanco, Thimoty McVeigth, pretextando que los hechos de Waco confirmaban que el gobierno de los EEUU estaba contra el pueblo y no respetaba la constitución, colocó una furgoneta de gran potencia en el edificio de la administración federal en la ciudad de Oklahoma, devastando completamente el lugar y causando la muerte de 167 personas, entre ellos 19 niños y heridas a otras 700 personas.

Es raro que, ante la espectacularidad de todos estos incidentes, la cinematografía no se haya preocupado hasta ahora de tratarlos con detenimiento. Tal es la intención de la serie Waco, filmada no muy lejos de donde se encontraba el rancho de los davidianos e impulsada por la Paramount Network. El formato miniserie ha sido aprovechado para ofrecer una producción dinámica, bastante fiel a los hechos y que evitar tomar partido en función de una “lógica borrosa” en donde las dos partes, ni son completamente “buenas”, ni absolutamente “perversas”: simplemente, en cada una de las partes privaban rasgos propios, poco asumibles fuera de los EEUU: en el de los davidianos, anidaba el espíritu de secta, una religiosidad fanática y alucinada en torno a un gurú de poca monta que les había convencido de su “revelación” sobre el significado de los “siete sellos” que abre el cordero del Apocalipsis de San Juan. En el otro lado se encontraban divididos un FBI cada vez más militarizado y que contaba con medios pesados que exceden con mucho los recursos normales para un cuerpo policial y en el que parecía actuarse impulsivamente y sin reparar en los daños que podían causarse.

Los dos primeros capítulos de la miniserie están destinados a describir todas estas posiciones y lo que podríamos llamar, “el contexto” del conflicto. En las siguientes veremos el asedio y, mediante flash-backs algunos momentos estelares en la vida de los protagonistas que influyeron en el fatal desenlace. Así pues, cabe decir, que se trata de una producción en la que los guionistas realizan un esfuerzo de objetividad e intentan, sinceramente, entender por qué ocurrió aquella masacre.

Se trata de una producción que nos lleva a la “América Profunda”, a pesar de ser mucho más luminosa y nítida que las distintas temporadas de True Detective, cabe decir que va por los mismos derroteros: sin ser tan ambiciosa en la fotografía, Waco tiene como pilares: un casting extraordinariamente genial (en el que cabe destacar a Glenn Fleshler, Paul Parks, Shea Whingham, Julia Garner y John Leguizamo, sin desmerecer al resto) y una guionización que no ha hecho nada más que adaptar los hechos al lenguaje del plasma.

Hay series que resultan de obligado visionado por su espectacularidad, por su temática o por su fotografía. Ésta gustará especialmente a los que quieran conocer un poco mejor las rarezas de los EEUU y, en su momento, se interesasen por los hechos de Waco (Texas). Convencerá a los amantes de los thrillers basados en hechos reales. Confirmará a los admiradores de los actores citados que se trata de estupendos actores. Los amantes del cine psicológico podrán apreciar los esfuerzos del equipo de guionistas por perfilar los rasgos y las motivaciones de Koresh y de su grupo de sectarios, pero también lo que estaba en las mentes de los policías que les asediaron. Una serie, para todos ellos, imperdible.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).

 

Anuncios