FICHA

Título original FBI
Título en España: FBI
Temporadas: 1 (6 episodios)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2018-2019
Temática: policial
Subgénero: thriller
Resumen: Los grandes casos de la oficina del FBI de Nueva York investigados por dos agentes y por todo su equipo. Episodios autoconcluidos en el que, en cada uno de ellos, se trata algún caso emblemático: asuntos de terrorismo, de trata de blancas, de corrupción, de mafias de la droga, contrainteligencia, espionaje, etc.
Actores: Sela Ward, Missy Peregrym, Zeeko Zaki, Jeremy Sisto, Mac Brandt, Josh Evans, Derek Hedlund, Charmar Jeter, Destin Khari, Carmen Lamar, Mark McKinnon, Natasha Murray, Ebonee Noel, CJ Parson, Joaquín Maceo Rosa, Juney Smith, Drew Olivia Tillman, David Zaldivar, Courtney Gonzalez, Assibey Blake, James Chen, Lynn Marocola
Lo mejor: una correcta serie policíaca.
Lo peor: carece por completo de nuevos elementos.
Lo más curioso
: existe otra serie de televisión con el mismo nombre que fue emitida desde 1965 hasta 1974.
¿Cómo verlo?: Es emitida en España por TNT. Puede encontrarse en emule.

Puntuación: 7

PROMO

PROMO  

PROMO

PROMO

PROMO

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Movistar+)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (TNT)

WEB OFICIAL (CBS, en inglés)

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre FBI

El estreno el pasado 8 de noviembre de la serie FBI en el canal TNT nos pone en la pista de los principales miedos que experimentan los habitantes de la ciudad de Nueva York. La serie entra en la oficina del FBI en esa ciudad, nos presenta a sus agentes -en gran medida, mujeres valerosas y agresivas, vale la pena recordarlo- y los sigue en cada episodio en la resolución de un caso. Si en algún momento hemos deseado vivir en “la Gran Manzana”, seguramente, el visionado de esta serie nos disuadirá: allí puede pasar cualquier cosa. Afortunadamente, las cosas, en realidad, no son tan dramáticas, pero nos hacen pensar si el miedo permanente en el que viven los habitantes de Nueva York, no será provocado por series alarmistas de este tipo.

Una mujer ucraniana torturada y enterrada, pero no muerta, que consigue salir de su tumba y pedir auxilio, descubriéndose una veintena de tumbas en el mismo emplazamiento que corresponden a otras tantas ucranianas asesinadas por un banda especializada en el tráfico de mujeres; un par de compañeros de trabajo que están almorzando al aire libre en una plaza de la ciudad y de repente ven como, en torno suyo, empiezan a caer muertos otros neoyorkinos y no por la baja calidad de la alimentación, sino por un agente tóxico esparcido por un grupo de terroristas islámicos; una bomba que arrasa un edificio de viviendas, explosión que, en principio se atribuía a la lucha de bandas por el control del tráfico de drogas en la ciudad y que, luego, evidencia un problema mucho más profundo… tales son las temáticas de esta serie que idealiza, tanto a los agentes el FBI que prestan servicio en Nueva York, como realiza una fotocopia ampliada de los problemas de seguridad que vive la ciudad.

No puede decirse que, ni en su concepción, ni en su ejecución, ni en su temática, esta serie tenga un atisbo de originalidad. De hecho, sus temáticas podrían haber sido colocadas bajo el mismo rótulo que Ley y Orden – Grandes Casos, o de cualquier otra serie policial. Mucho más realista que Quantico, eso sí, no aporta nada, ni al mundo de las series, ni al de las series policíacas. Es simplemente, una serie de trámite, bien realizada, en absoluto aburrida, a ratos hasta con buenas dosis de suspense, pero como otras muchas que hemos visto y estamos viendo. Se da la circunstancia, incluso, de que otra serie histórica que, en lugar de llamarse FBI, tenía el nombre de El FBI, trató entre 1965 y 1974 los casos llevados por la Oficina Federal de Investigaciones, pero de manera mucho más realista y mesurada: en esta serie de 2018 (de la que ya se ha encargado una segunda temporada) todo es mucho más dramático y deliberadamente exagerado. Pero no es eso lo que se le puede achacar, una falta de realismo susceptible de generar alarma social, sino el carecer por completo de elementos innovadores del género.

Para elaborarla se ha recurrido a actores desconocidos o poco menos en la escena norteamericana (Zeeko Zaki, guaperas de turno sin historial previo, y Missy Peregrym, rostro conocido por unas pocas intervenciones en Smallville, Reaper, Hawai Five-0, Ley y Orden, Van Helsing, etc…, Jeremy Sisto con un historial parecido, si bien fue durante 63 episodios el “detective Clint Glover” en la inefable Ley y Orden y se le vio en A dos metros bajo tierra). Pero, sin duda, el rostro más conocido y el reclamo de la serie, es la presencia de Sela Ward, superstar del CSI-Nueva York, carismática esposa de Graves, el peor presidente de los EEUU y uno de los rostros maduros más atractivos del mundo de las series.

La serie, de momento, ha recibido un pedido para una segunda temporada. A pesar de que no aporta nada nuevo, cumple con su función de entretenimiento, incluso, gracias a ella conoceremos algunas vistas de Nueva York, si no la conocemos, aunque después de ver esta serie, no dan muchas ganas de realizar turismo por la Gran Manzana, como no sea provisto de un chaleco antibalas.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).

 

Anuncios