FICHA

Título original
Título en España:
Temporadas: 5 (56 episodios)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2014-2018
Temática: Catástrofes
Subgénero: Virus
Resumen: Un destructor de los EEUU permanece en las inmediaciones del Polo Norte en una misión secreta durante varios meses. En ese tiempo, un virus desconocido se ha declarado mermando a la población mundial. Solamente parece haber sobrevivido la tripulación de ese destructor, pero el gobierno de los EEUU ha desaparecido. Dentro del destructor va una científica que está trabajando en la vacuna para el virus. El barco será perseguido por otra nave rusa que tratará de arrebatarle los avances científicos para curar la epidemia.
Actores: Travis Van Winkle, Rhona Mitra, Adam Baldwin, Jocko Sims, Eric Dane, Charles Parnell, Marissa Neitling, Christina Elmore, John Pyper-Ferguson, Kevin Michael Martin, Chris Sheffield, Michael Curran-Dorsano, Ness Bautista, Fay Masterson, Maximiliano Hernández, Andy T. Tran, Hope Olaide Wilson, Paul James, Ben Cho, Amen Igbinosun, Jade Chynoweth
Lo mejor: buenas escenas de acción.
Lo peor: película de propaganda de la marina de los EEUU.
Lo más curioso
: La quinta y última temporada se estrenó el 11 de septiembre de 2018 dos días después que en los EEUU.
¿Cómo verlo?: Es emitida en España por TNT. Puede encontrarse en emule y en eMule y en BitTorrent, o comprarse en DVD.

Puntuación: 6,5

PROMO (1ª Temporada, en inglés, subtitulada en castellano)

PROMO (5ª Temporada, en inglés)

PROMO (5ª Temporada, en inglés)

PROMO (1ª Temporada, en inglés)

PROMO (2ª Temporada, en inglés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Movistar+)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (en inglés, productora)

WEB OFICIAL (TNT)

Comprarlo en Amazon

Lo menos que puede decirse sobre THE LAST SHIP

Esta serie es muchas cosas. Algunas positivas, otras negativas y otras parecen la versión mejorada de series que ya hemos visto antes. Inevitable, cuando vemos el resumen y la temática de la serie (tripulación de un barco que se salva de una catástrofe mundial) pensar en la serie española El barco. La temática es la misma, sólo que en The Last Ship, el virus mortal del que se salvan los tripulantes del barco, es una simple excusa para ensalzar el heroísmo, la entrega, la abnegación y el patriotismo de los tripulantes del “USS Nathan James”. Y, a estas alturas, francamente, una película que venda las virtudes de los EEUU parece algo tan peregrino como un tatuaje en la planta del pie. Cansa. Lo mejor de la serie es, desde luego, que ha contado con asesores militares y que tiene momentos en los que las escenas de combate y los detalles son de gran realismo (eso, o que han participado en la creación estética de la serie, técnicos procedentes del mundo de los videojuegos). Así pues, de todo hay en esta serie que ha alcanzado la notable cifra de cinco temporadas y ha superado el medio centenar de episodios de 45 minutos.

Los presupuestos de la serie son postapocalípticos. Los tripulantes del “USS Nathan James” no se han enterado porque andan embarcados en una misión secreta en zonas polares. Los 218 miembros de la tripulación no saben lo que está ocurriendo en tierra firme. Quien sí está enterada es una científica que recoge, aquí y allí, muestras de pájaros y que sabe que la civilización ha entrado en vía muerta a causa de la mortalidad de un virus que ha afectado a la mayor parte de habitantes del planeta. El gobierno de los EEUU ha dejado de existir como tal. Pero en el destructor no se han enterado hasta que resultan atacados por unos helicópteros extraños que resultarán ser rusos. El capitán del barco trata de ponerse en contacto con sus superiores, pero el Pentágono ha desaparecido. Lo que queda de gobierno de los EEUU es dirigido por la que hasta ese momento era vicepresidenta. La científica embarcada es la que debe salvar al planeta y descubrir una vacuna contra el virus. Para ello deberán ir aquí y allí en busca de instrumentos científicos, reavituallamiento, repuestos, etc. Y eso dará lugar a las vicisitudes de las cinco temporadas que terminarán, en la última, con un poder naval reconstituido de los EEUU.

Temática apocalíptica con el mensaje esperanzador: “no es preocupéis, terrícolas, que la marina de los EEUU vela por vosotros”. ¿El enemigo? El malvado ruso, perseguidor implacable y quintaesencia del “eje del mal”. Demasiados tópicos y clichés como para que en una crítica no deploremos, a estas alturas, un mensaje ideológico que, quizás, tuvo sentido en los momentos de la crisis de los misiles en los 60, cuando se levantó el Muro de Berlín o durante la guerra del Vietnam, pero que, a partir de 1989, tras el fin de la Guerra Fría, son anacronismos divulgados por una superpotencia que quiere prolongar su estatus de “única potencia mundial”. Vale la pena constatar que no se trata de una serie de la “era Trump”, sino de la “era Obama”… dato para reflexionar.

De todas formas, la crítica “política” a esta serie y el percibirla como un vehículo más de una superpotencia decadente en todo, salvo en la industria cinematográfica, no nos compete. Los valores cinematográficos son los que nos interesan más. La serie tiene un buen ritmo. Se trata de una serie postapocalíptica con unas escenas espectaculares, especialmente de escenas de acción y del funcionamiento del aparato bélico. Casi de videojuego. El equipo de actores hace un buen trabajo y, a lo largo de la serie, “pasan cosas”, constantemente. Es una serie “de catástrofes” y “de acción”. Poco importa que todo lo que vemos tenga poca lógica o poco sentido. Son los presupuestos propios de una serie de acción que uno debe aceptar si quiere entender la temática y lo que va a ver. Ahora bien, hubiera sido de desear que los diálogos hubieran sido algo más creativos en lugar de reducirse constantemente a alusiones al patriotismo, la abnegación de la marina de los EEUU, el heroísmo y el deseo de salvar al mundo… Y es aquí donde nuevamente estamos obligados a enlazar con lo peor de la serie: su carácter de instrumento de propaganda.

La serie ha estrenado su quinta y última temporada el 11 de septiembre de 2018 (fecha emblemática desde 2001) y dos días después ha llegado a España a través de TNT y de las plataformas que lo engloban. Gustará a los habituales del género bélico y de aventuras y a los que busquen cine apocalíptico (sin zombis, pero con situaciones parecidas). Y, por supuesto, nada que ver -salvo la idea de fondo- con la temática de la serie El Barco. Una cosa es el apocalipsis vista desde Hollywood y otras vista desde Navalcarnero.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).

 

Anuncios