FICHA

Título original Gigantes
Título en España: Gigantes
Temporadas: 1 (6 episodios)
Duración episodio:  minutos.
Año: 2018
Temática: Drama
Subgénero: Thriller
Resumen: Un clan mafioso que opera en el rastro madrileño está compuesta por el patriarca y sus tres hijos logra expulsar a la zona a otro clan gitano. El padre del primero, enterado de que su hijo mayor quiere volar por su cuenta lo denuncia a un policía amigo y pasa una temporada en prisión. Este clan colabora con policías y políticos corruptos. Cuando el hijo mayor salga de prisión, asumirá, junto a su hermano abogado y cerebro del clan, la dirección de los negocios.
Actores: José Coronado, Daniel Grao, Isak Férriz, Carlos Librado, Yolanda Torosio, Elisabet Gelabert, Sofía Oria, Juana Acosta, Antonio Dechent, Xenia Tostado
Lo mejor: El primer episodio.
Lo peor: El que la historia se va complicando más y más.
Lo más curioso
: La serie ha sido dirigida por Enrique Urbizu sobre una idea de Manuel Gancedo desarrollada, entre otros, por el propio Urbizu.
¿Cómo verlo?: Es emitida en España por Movistar+. Puede encontrarse en emule y en bitTorrent

Puntuación: 7

PROMO (tráiler largo)

PROMO  (tráiler corto)

PROMO (making-off)

PROMO (entrevistas con director y actores)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Movistar+)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Movistar+)

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre GIGANTES

Gigantes supone el retorno de Enrique Urbizu a la televisión acompañado por su actor icónico José Coronado (que, una vez está brillante en su interpretación, por mucho que concluye en el primer episodio) que corre el riesgo de quedar encasillado en papeles de capo mafioso (véase el también reciente estreno de Vivir sin permiso). Solo la participación de Coronado debería servir para aconsejar ver esta serie, pero hace falta realizar algunas precisiones.

La serie va a seguir a lo largo de sus seis episodios la vida del clan de los Guerrero, compuesto por el patriarca y sus tres hijos: uno, el echao p’alante, el mayor y sucesor de su padre, el otro un tipo estudioso y con cabeza y el menor, con pajaritos en la cabeza que solamente aspira a ser boxeador. El padre se comporta con ellos tiránicamente y no es, desde luego, el pater amantísimo que ellos hubieran deseado. Las reacciones del padre, especialmente con su hijo mayor y con el menor suelen ser iracundas y siempre intenta manipularlos: cuando no lo consigue, no duda en destruirlos.

A esto se une el choque que tienen en las zonas del Madrid popular con el clan gitano de “los Chitos” a los que terminan expulsando del barrio. El patriarca, obviamente, les jura odio eterno que se irá concretando en los episodios sucesivos. Hay que decir que el patriarca de los Guerrero (Pepe Coronado) desaparece pronto de la escena, pero sus hijos, al hacerse cargo del negocio no son menos implacables que él y contribuyen a acentuar las diferencias y el deseo de venganza de “los Chitos”.

Por su esta trama no fuera ya de por sí suficientemente rica en matices y violencias, se superpone otra, previsible por lo demás: la policía está tras las huellas del clan y les sigue de cerca. El patriarca de los Guerrero no dudó a la hora de entregar a la policía a su hijo mayor que empezaba a volar solo. Mientras éste permaneció en la cárcel, el hermano se hizo cargo de los negocios, los amplificó, y mantuvo los contactos con una trama de políticos corruptos. Así pues, a la lucha de clanes se unen otras dos tramas en las que entran policías: las luchas fraccionales entre policías que apoyan el clan y policías que lo quieren destruir y entre políticos y policías corruptos de un lado y los intereses del clan. Por su esto no fuera poco, luego están los problemas y las vicisitudes personales de los tres hijos, cada uno de los cuales tiene una problemática muy diversa. El mayor, al salir de cárcel se liga a una chica que conocía de su juventud y que ahora es policía; el hermano cultivado empieza a tener problemas familiares y sociales por el origen gitano de su esposa; y en cuando al menor, anda perdido por la vida queriendo seguir siendo boxeador.

El problema de todo este entramado de tramas y subtramas es cómo articularlo en un relato coherente y con un hilo conductor fácilmente perceptible para el público. Y eso se consigue solo a medias. Pronto -especialmente a partir del tercer episodio incluido- la serie se convierte en una sucesión de tomas y escenas que parecen completamente desconectadas de la trama anterior y sin una ilación clara. Si nos trasladamos al mundo del humor podemos decir que la serie termina pareciendo una colección de chistes de Eugenio mucho más que a los monólogos habituales en el Club de la Comedia.

Hay una cosa que merece mencionarse: los protagonistas realizan un trabajo correcto. Concretamente, los tres hermanos Guerrero, interpretados por Isak Férriz, Carlos Librado y Daniel Grao, están particularmente brillantes. Sobre Coronado no vale la pena añadir ningún elogio, salvo el riesgo de quedar encasillado en papeles de capo mafioso.

El guion resulta demasiado exagerado: hoy no hay clanes mafiosos como los que nos muestra la serie. Si en algún momento existieron, eso terminó hace mucho. Hoy los únicos clanes mafiosos organizados -vale la pena recordarlo- son los que nos llegan desde las cuatro direcciones de la galaxia. Es el guion lo que debería de haberse medido con un poco más de contención y prudencia. Probablemente, si los guionistas hubieran visto La mafia sólo mata en verano, se habrían dado cuenta de los límites máximos de la actividad delictiva. España no es -de momento- un “Estado frustrado” en el que las mafias más pedestres hacen y deshacen a su antojo. Es precisamente el guion -una vez más- lo que debería haberse refinado y lo que hubiera hecho que, con los mismos medios, con el mismo cuadro de actores, con la misma dirección, en lugar de tener un notable bajo, la serie hubiera llegado al sobresaliente.

(SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB. GRACIAS).

 

Anuncios